El cerco de la PJ a los ex gobernantes de S贸crates en la investigaci贸n a las PPP. Los costes podr铆an ascender a 3.500 millones





Rompimiento de secreto bancario para 5 ex gobernantes y respetadas mujeres, b煤squedas en una peluquer铆a, acuerdos secretos. Los bastidores de la investigaci贸n de la PJ a las PPP, donde Paulo Campos es el gran objetivo.





La Polic铆a Judicial (PJ) no tiene grandes dudas: los indicios constatados en la investigaci贸n a las Asociaciones P煤blico-Privadas (PPP) de carreteras apuntan a la supuesta pr谩ctica de cr铆menes graves. Al cabo de siete a帽os de investigaci贸n que llevaron a la realizaci贸n de m谩s de 60 inquisiciones, ya la recogida de pruebas en b煤squedas domiciliarias y no domiciliarias a algunos de los que estuvieron involucrados en la firma de los contratos bajo sospechosos, los inspectores de la Unidad Nacional Contra la Corrupci贸n entienden que el Estado se ha visto perjudicado en m谩s de 3.500 millones de euros de una forma supuestamente consciente por parte de algunos de los principales titulares de cargos pol铆ticos del Gobierno S贸crates.

El valor corresponde, grosso modo, a dos a帽os de cargas p煤blicas con los pagos a las CPP, aunque la mayor parte de este aumento de cargas no se est谩 pagando. Esto es consecuencia de acuerdos adicionales (que pueden considerarse acuerdos secretos) a los contratos de subconcesiones de carreteras y que no recibieron el visado previo. El Tribunal de Cuentas clasific贸 estas compensaciones como ilegales, en una auditor铆a de 2012, y por lo que no se est谩n ejecutando.

A pesar de los ex ministros M谩rio Lino (Obras P煤blicas), Fernando Teixeira dos Santos (Finanzas) Carlos Costa Pina (ex secretario de Estado del Tesoro) y de Almer铆a Marques (El ex presidente de la empresa p煤blica Estradas de Portugal) est谩n dirigidos en la investigaci贸n de la PJ y el Departamento Central de Investigaci贸n Penal y Acci贸n (DCIAP), la consulta realizada por el observador a m谩s de 5000 p谩ginas que componen los registros de la investigaci贸n del PPP revela que la PJ considera que existe una supuesta responsabilidad particular de Carlos Campos, ex secretario de Estado de Obras P煤blicas y el principal operativo del primer ministro Jos茅 S贸crates en la aplicaci贸n de los programas de las CPP de carreteras entre 2005 y 2009. En un informe emitido este a帽o, PJ da a Campos como el principal objetivo de la investigaci贸n criminal.

La PJ propuso el 18 de mayo la evaluaci贸n de la eventual responsabilidad criminal de los ex titulares de cargos pol铆ticos arriba mencionados pero, hasta el momento, el DCIAP a煤n no lo ha hecho. Por lo menos, nada consta en los autos consultados.

En respuesta al Observador, Paulo Campos afirma total disponibilidad para dar aclaraciones necesarias a las autoridades. "Sin nunca esconderme ni hurtar al debate", subraya. "En m谩s de seis a帽os de investigaci贸n nunca fui o铆do en el proceso". En cuanto a su participaci贸n en el debate p煤blico sobre el tema de las PPP, considera que la derecha "eligi贸 la criminalizaci贸n de la inversi贸n p煤blica como su principal bandera". Sobre su supuesta responsabilidad particular, describe as铆 los actos que practic贸 como secretario de Estado de Obras P煤blicas y Comunicaciones: "Son p煤blicos, escrutinables e inserta en el marco de las decisiones del Gobierno al que pertenezco y de las responsabilidades compartidas entre el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Obras P煤blicas ".





Por su parte, abogado de Pablo Campos (Y tambi茅n el ex gerente de carreteras de Portugal Ana Tomaz), recuerde que sus clientes fueron atacados b煤squeda de casi seis a帽os, sin que hasta ahora se hayan constituido acusados. No pudieron por ello "ejercer cualquier derecho procedimentales propio de esa condici贸n" y s贸lo muy recientemente comenzaron a tener acceso a los autos en la parte que es consultable.

Considerando que sus responsabilidades se han asumido, mediante la defensa fundamentada de las opciones pol铆ticas adoptadas y que est谩n en la base de toda esta controversia, adelanta que "proceder tambi茅n en el proceso penal, aclarando y asumiendo sus responsabilidades y defendiendo dichas opciones adoptadas , si y cuando se les da la ocasi贸n.

El gran foco de la investigaci贸n de la PJ y del DCIAP son dos tipos de contratos en r茅gimen de PPP concretados por el Gobierno de Jos茅 S贸crates:

  • Los contratos de las autopistas Sin Costos para el usuario (SCUT) adjudicados por el Gobierno de Ant贸nio Guterres a finales de los a帽os 90, pero cuya renegociaci贸n se concret贸 en 2010. Es esta renegociaci贸n que se discute en los autos;
  • Las subconcesiones adjudicadas entre 2007 y 2009, en particular la forma en que se eludi贸 un primer plomo del Tribunal de Cuentas a los contratos.

La investigaci贸n judicial sobre el universo PPP nace de la renegociaci贸n de concesiones de Ascendi en 2010, un paquete que incluye tres ex SCUT – Costa da Prata, Gran Oporto y Beira Litoral Provincia, de alta – y dos concesiones de peaje de la Gran Lisboa y el Norte . Adem谩s de la introducci贸n de peajes en las ex SCUT (sigla que significa sin costes para los usuarios), la negociaci贸n result贸 de la sustituci贸n de los peajes como forma de remuneraci贸n de dos concesiones por pagos por disponibilidad, en condiciones favorables para el grupo privado Ascendi que, la fecha era controlada por Mota-Engil y por el BES de Ricardo Salgado.

Fue un comentario de Marques Mendes en la TVI que desencaden贸 la investigaci贸n abierta el 31 de octubre de 2011 por el fiscal En este sentido, el actual presidente del Sindicato de los Magistrados del Ministerio P煤blico. Con el traslado de la causa a DCIAP hab铆a dos quejas m谩s penales, uno presentado por el Autom贸vil Club de Portugal contra M谩rio Lino, Ant贸nio Mendon莽a y Paulo Campos.

La renegociaci贸n de los contratos de las SCUT surgi贸 por iniciativa del Estado. Es decir, el Gobierno de Santana Lopes ya hab铆a anunciado en 2004 que pretend铆a colocar peajes en las autopistas que no ten铆an costos para los usuarios y el Gobierno de Jos茅 S贸crates concret贸 esa intenci贸n. Los peajes avanzaron en 2010 en las tres v铆as del Litoral Norte, de las cuales dos eran de las Ascendi, y se extendieron a las dem谩s concesiones en 2011.

El ex secretario de Estado Paulo Campos es uno de los principales objetivos en esta investigaci贸n

El proceso de negociaci贸n se llev贸 a cabo en una crisis econ贸mica (iniciado en 2008), sino tambi茅n dentro de un nuevo modelo de financiaci贸n del sector vial promovida por doble M谩rio Lino y Paulo Campos ha reforzado m谩s la necesidad de que estos peajes para garantizar los ingresos de Estradas de Portugal (EP). La empresa de capitales p煤blicos a quienes el Estado concesion贸 toda la red de carreteras nacional necesitaba tener ingresos propios para poder salir de las cuentas del d茅ficit p煤blico.

Las concesiones que se negociaron en paquete ten铆an modelos distintos de remuneraci贸n.

Para percibir el razonamiento de la brigada de la PJ coordinada por el inspector jefe Afonso Sales sobre los supuestos perjuicios para el Estado causados 鈥嬧媝or la renegociaci贸n de los contratos de las SCUT, es importante percibir el siguiente contexto hist贸rico:

Adem谩s de estos premios a煤n hab铆a casos de concesiones Gran Lisboa y Norte. No eran concesiones SCUT porque ten铆an peajes. Por otro lado, y precisamente por tener peajes (que era una receta de la concesionaria) el Estado no ten铆a que hacer ning煤n pago a Ascendi debido a esas v铆as. Para iniciar la renegociaci贸n con respecto a las concesiones SCUT, Ascendi exigi贸 que el Gobierno tambi茅n incluye estas dos concesiones de Lisboa y el Norte.

驴Qu茅 ocurri贸 despu茅s de la renegociaci贸n, seg煤n las inspectoras Ana Matias y N谩dia Couto?

supuestamente, los ingresos de los peajes cubrir谩 los costos con los nuevos pagos por disponibilidad ideados por el secretario de Estado Paulo Campos. De acuerdo con las pericias financieras realizadas por Mariana Abrantes de Sousa (economista y especialista en contratos PPP que lleg贸 a ejercer la funci贸n de controladora financiera en los Ministerios de Obras P煤blicas y de la Salud), esto no se verific贸.

El desempe帽o real de las concesiones estaba muy por debajo de las proyecciones de los casos base definidos en los contratos originales. La suma del valor asociado a los pagos de disponibilidad garantiz贸 as铆 una receta para ascendi de unos 1.300 millones de euros a precios actuales. Este aumento de ingresos, que corresponde a los pagos que la EP se oblig贸 a realizar, acab贸 por neutralizar el ahorro que el Estado estaba captando en los pagos en funci贸n del tr谩fico real. Y lo que el Estado pas贸 a ganar con los peajes en las tres SCUT de la Ascendi no llega para compensar las p茅rdidas que tuvo en la renegociaci贸n de las dos concesiones con peaje.

Por otro lado, los expertos consideraron que, con el paso a la disponibilidad de pago (en lugar de los peajes), el riesgo de tr谩fico fue trasladado de utilidades para el otorgante Estradas de Portugal (EP). Esto es, el Estado pas贸 a asumir el riesgo de tr谩fico, lo que deber铆a haberse materializado en ahorro para parte p煤blica y en una ca铆da de remuneraci贸n para la parte privada. Pero al contrario, se produjo un agravamiento de las condiciones financieras para la concedente EP.

En su an谩lisis, Mariana Abrantes alerta a煤n para las proyecciones de tr谩fico:

En realidad, las ca铆das de tr谩fico llegaron al 30% y el 40% en algunas concesiones. Un dato que muestra c贸mo el Estado fue mal preparado para este proceso negociador, enfatizan los expertos y pone de manifiesto a PJ en sus informes.

El ex secretario de Estado remite al informe de la comisi贸n de negociaci贸n de las concesiones SCUT, elaborado por cinco prestigiosos y experimentados t茅cnicos de la administraci贸n p煤blica que atribuyen a dicha negociaci贸n un beneficio para el Estado de 1, 8 000 millones de euros y un descenso de m谩s del 20% de la TIR (tasa interna de rentabilidad) de las concesionarias. Y subraya que fue base en ese informe de esos t茅cnicos que decidi贸 aprobar la negociaci贸n de las antiguas SCUT, "en cumplimiento escrupuloso de la legislaci贸n en vigor".

Otra cuesti贸n de investigaci贸n se refiere a los contratos de subconcesiones que fueron adjudicados por el Gobierno de Jos茅 S贸crates entre 2007 y 2009. Los concursos para siete subconcesiones se lanzaron en un momento de pre-crisis, pero su adjudicaci贸n se hizo en medio de la tormenta financiera sigui贸 a la ca铆da del banco estadounidense Lehman Brothers en septiembre de 2008, lo que hizo disparar los costos financieros de estos proyectos. Pr谩cticamente todas las propuestas que pasaron de la primera fase a la llamada fase mejor y final oferta (BAFO) sufrieron subidas del precio, debido al aumento de los costes cobrados por los financiadores.

驴Cu谩l es el problema? La ley de licitaci贸n no permite que las propuestas de BAFO sean superiores a las de la primera fase. Todo porque la fase de negociaci贸n final, la BAFO, sirve para que el Estado negocie directamente con los dos competidores m谩s bien colocados y lograr m谩s ventajas por intermedio de la competencia entre los privados.

En opini贸n de los expertos financieros y PJ, el Estradas de Portugal ten铆a una justificaci贸n suficiente para no adjudicar la licitaci贸n – este fue tambi茅n el punto de vista de InIR, el sector vial regulador. Pero eso no es lo que la administraci贸n de EP (ahora Portugal Infraestructura), dirigido por el Marques Almerindo hizo bajo presi贸n pol铆tica que lleg贸 a ser aceptado por el ex presidente de Portugal carreteras en la comisi贸n de investigaci贸n parlamentaria a PPP.

Seg煤n el gestor, exist铆a "Presi贸n del primer ministro de la 茅poca para ser contractualizada m谩s y m谩s obra". Preguntado sobre c贸mo se hac铆a esa presi贸n, Almerindo Marques dijo que tal presi贸n fue efectuada a trav茅s de Paulo Campos. S贸crates "Presionaba las estructuras pol铆ticas, el se帽or secretario de Estado de Obras P煤blicas, para darme instrucciones en ese sentido", declar贸 Almerindo.

A prop贸sito de su papel como intermediario de las orientaciones del entonces jefe del Gobierno, Jos茅 S贸crates, Paulo Campos aclara que no existi贸 "la supuesta figura del operativo", ni en la estructura gubernativa, ni en la pr谩ctica. Subraya que ha habido "evidente compartici贸n de responsabilidades" y asegura que siempre ha ejercido la funci贸n "de conformidad con la ley y el inter茅s p煤blico".

El calendario de los concursos se mantuvo, a pesar de los signos evidentes de la crisis financiera global, y la EP, con conocimiento de la tutela, acept贸 que las propuestas de la fase BAFO subieran significativamente frente a la fase inicial. La PJ, sobre la base del informe de los expertos financieros, considera que habr谩 ocurrido una opci贸n consciente e intencional de no respetar los Programas de Concurso y la Ley de Contrataci贸n P煤blica y "apunta el dedo" a tres entidades diferentes:

Todas ellas, especialmente las CAP y la EP, las entidades bajo escrutinio criminal, ten铆an gran experiencia, enfatizan los inspectores Ana Matias y N谩dia Couto en informes de la Judiciaria. Por ejemplo, Ernesto Batista Ribeiro (Comisi贸n de Renegociaci贸n de las Scuts) y Francisco Pereira Soares (Comisi贸n de Renegociaci贸n de las SCUTS), adem谩s de Rui Manteigas y otros responsables de la EP fueron objeto de b煤squedas judiciales.

Los informes de la PJ, elaborados sobre la base de los diversos informes de expertos, no ahorra en los adjetivos para describir la supuesta gravedad de lo que est谩 en juego, hablando de irregularidades, falla grave y en cadena de diversas normas prudenciales.

Por eso mismo, fue sorprendente que el Tribunal de Cuentas chup贸 las subconcesiones, rechazando en 2009 el visto previo a los primeros cinco contratos. La negativa de visado cay贸 que ni una bomba en el Gobierno de Jos茅 S贸crates y llev贸 a la implicaci贸n del propio primer ministro en las negociaciones que se desarrollaron con el Tribunal de Cuentas, entonces liderado por Guilherme Oliveira Martins (ex ministro de Educaci贸n y Finanzas de los Gobiernos de Antonio Guterres).

El Tribunal de Cuentas acaba de aceptar que EP presentara contratos reformados con los valores de las ofertas originales que, a primera vista, presentaban costes m谩s bajos que los que se sometieron a visado previo en la primera fase. El problema es que se han firmado anexos a los contratos (las llamadas letras de canciones) que conten铆an un nuevo mecanismo de pago a las concesionarias, la llamada "Compensaci贸n Contigente".

驴Cu谩l es el problema de esta compensaci贸n? En la 贸ptica de los expertos financieros y de la PJ, son varios y profundos.

La auditor铆a realizada en 2012 por el Tribunal de Cuentas detect贸 estos pagos contingentes que consider贸 ilegales por no haber sido sometidos al visado previo dado en 2010. Seg煤n esta auditor铆a, estas compensaciones fuera del contrato, tambi茅n mencionadas como acuerdos secretos, representaban cargas adicionales a precios de la altura de 705 millones de euros. Esta conclusi贸n tuvo consecuencias pr谩cticas. La IP no est谩 pagando dichas compensaciones, porque son ilegales ante los ojos del Tribunal.

A pesar de que la auditor铆a del Tribunal de Cuentas hab铆a anticipado las conclusiones de la pericia de Mariana Abrantes de Sousa, el informe entregado a la PJ dice que los jueces no consiguieron a cuantificar el impacto financiero de la carga extraordinaria asumida fuera de las reglas del concurso y que estima ser de 3,13 mil millones de euros al final de los contratos. Este es el valor de los flujos de pago acumulados a lo largo de los 30 a帽os de duraci贸n de las concesiones. Cuando traducimos la cuenta al VAL – un indicador que permite evaluar un activo hoy (en este caso en 2010) teniendo como base flujos de efectivo generados en el futuro – el agravamiento es del orden de los 808 millones de euros.

El ex secretario de Estado de Obras P煤blicas, en respuesta al observador, se帽ala que este proceso fue la responsabilidad de Estradas de Portugal, que puso en marcha el sub-concesiones, a diferencia de la SCUT que eran premios del propio Estado. Paulo Campo contradice la tesis de que los contratos reformados hayan perjudicado al Estado. Dice que defienden el inter茅s p煤blico porque permiten la refinanciaci贸n de los proyectos con el Estado a quedarse con la totalidad de los beneficios de esa operaci贸n. S贸lo si dicha refinanciaci贸n-a unos costes m谩s bajos de los obtenidos en la cumbre de la crisis financiera- no se realizaba, habr铆a lugar a dichos pagos contingentes.

驴Y por qu茅 ese beneficio no se concret贸? El ex secretario de Estado apunta el dedo al proceso de renegociaci贸n conducido por el Gobierno PSD / CDS que "Desgraciadamente y extra帽amente, a pesar de la ca铆da entre 2010 y 2015 en los costes de financiaci贸n "no incluy贸 las operaciones de refinanciaci贸n en las nuevas condiciones.

El Estado, dice, no aprovech贸 el beneficio de la ca铆da de esos costos, a pesar de que el entonces secretario de Estado de Obras P煤blicas – S茅rgio Monteiro – y el presidente de la comisi贸n de renegociaci贸n y actual presidente del Nuevo Banco – Antonio Ramalho – ser "profundos conocedores de los derechos beneficios potenciales para el Estado "y la ca铆da de ingresos para los bancos, si hubieran hecho la refinanciaci贸n.

Los expertos y economistas Mariana Abrantes de Sousa y Jos茅 Pereira Moreira son particularmente duros en el an谩lisis de la figura de las "compensaciones contigentes". Adem谩s de considerar el mecanismo como in茅dito, s贸lo justificado por incumplimientos y fallas procedimentales, a帽aden que no respeta ning煤n mecanismo de salvaguardia del inter茅s p煤blico, ya que 茅stos fueron contorneados, ignorados o distorsionados.

Lo que plantea la duda: 驴c贸mo fue posible el Tribunal de Cuentas aprobar los contratos reformados, de los que formaban parte estas compensaciones contingentes? Esta es tambi茅n una cuesti贸n que est谩 siendo analizada por la investigaci贸n de la PJ.

Por ejemplo, se intercambiaron varios correos electr贸nicos intercambiados entre el ex secretario de Estado Paulo Campos y Jos茅 Tavares, juez consejero y ex director general del Tribunal de Cuentas. Adem谩s de Tavares haber enviado de su email personal a Campos una copia del contradictorio a un informe de auditor铆a del propio tribunal, la PJ enfatiza que existe una gran proximidad entre los dos.

La primera duda es simple de explicar: el Tribunal de Cuentas tuvo conocimiento de las "Consent Letter"Firmadas por dos miembros del Consejo de Administraci贸n liderado por Almerindo Marques?

La posici贸n de la instituci贸n liderada entonces por Guillermo de Oliveira Martins siempre fue que tales documentos, como las cartas de consentimiento, fueron escondidas del tribunal. Pero varios dirigentes de la EP, como Rui Manteigas y Jo茫o Canto e Castro, por ejemplo, testificaron precisamente lo contrario en los autos. Este 煤ltimo, que es director del Departamento de Asesor铆a Jur铆dica de la EP (ahora Infraestructuras Portugal) desde el a帽o 2008, asegur贸 a los investigadores que los pagos contingentes integraban los contratos reformados sometidos a visado previo y que se acordaron previamente con los jueces del Tribunal de Cuentas.

Almerindo Marques, entonces presidente de la EP, ya hab铆a asegurado lo mismo cuando depuso en marzo de 2013 en la Comisi贸n Parlamentaria de Investigaci贸n (CPI) a las PPP. Durante los trabajos parlamentarios se revelaron varias reuniones supuestamente secretas entre miembros del Gobierno de Jos茅 S贸crates y jueces del Tribunal de Cuentas para encontrar la mejor forma de eludir la primera negativa de visado previo del Tribunal de Cuentas.

Una de esas reuniones habr铆a tenido lugar un s谩bado en la Presidencia del Consejo de Ministros, donde habr谩n estado presentes el entonces ministro M谩rio Lino, el ex secretario de Estado Paulo Campos y Jos茅 Tavares, el entonces director general del Tribunal de Cuentas.

El propio Guillermo de Oliveira Martins, que fue elegido en 2005 por el entonces primer ministro Jos茅 S贸crates para liderar el tribunal, admiti贸, al testificar en los autos, que tambi茅n participar en reuniones con el Gobierno. El ex ministro de Ant贸nio Guterres dijo en la PJ, sin embargo, que nunca sufri贸 ning煤n tipo de presi贸n por parte del Ejecutivo de S贸crates para emitir el visado previo a los contratos de las subconcesiones y neg贸 haber proporcionado documentos o instrucciones para la EP reformar los contratos de forma a acomodar las cr铆ticas del tribunal. S贸lo admiti贸 que pueden haber sido entregadas sentencias p煤blicas del Tribunal que se encuentran disponibles en el sitio de la instituci贸n.

Sobre este tema, Paulo Campos refiere que el proceso de obtenci贸n del visado previo "fue hecho escrupulosamente de acuerdo con las instrucciones emanadas por el Tribunal de Cuentas".

La atenci贸n de la investigaci贸n no se agota en las antiguas SCUT y subconcesiones y llegan al T煤nel de Mar茫o, concesi贸n que acab贸 por ser rescatada por el Estado en 2013. De acuerdo con el informe intermedio de la Polic铆a Judicial del 18 de mayo de 2018, los compromisos asumidos por el Estado El Estado de reembolso a la Caja General de Dep贸sitos por las financiaciones a la concesionaria del T煤nel de Mar茫o pueden implicar responsabilidad criminal para quien las suscribi贸. Esto en el caso de que se consideren garant铆as de Estado y si no se cumplen los requisitos legales exigidos.

En el caso de que se trate de cartas firmadas en el segundo Gobierno de Jos茅 S贸crates, por los ex secretarios de Estado de Obras P煤blicas, Paulo Campos, y del Tesoro y Finanzas, Carlos Costa Pina, en que el Estado asume, bajo determinadas condiciones, la responsabilidad de pagar a la empresa CGD los pr茅stamos concedidos por el banco del Estado a la concesionaria que estaba construyendo el T煤nel de Mar茫o. En el marco de estos compromisos, El Estado pag贸 198 millones de euros a la Caja a finales de 2011, ya por decisi贸n del Gobierno del PSD / CDS, un valor que equivale en la pr谩ctica a la inversi贸n hecha por la concesionaria.

La sospechosa mencionada en el documento consultado por el Observador es sostenida en el testimonio del antiguo director del INIR (Instituto de las Infraestructuras de Carreteras) dado en el marco de la investigaci贸n criminal a las PPP. El presidente de Brasil, Luiz In谩cio Lula da Silva, afirm贸 que el presidente de la Rep煤blica, Jos茅 Luis Rodr铆guez, dijo que el presidente de la C谩mara de Representantes, la posici贸n defendida por la concesionaria. Esta decisi贸n ha dificultado la gesti贸n de los litigios del Estado con esta concesionaria que estaba liderada por la Somague, considera Neves Soares.

El antiguo director de regulaci贸n del INIR, organismo hoy incorporado en el IMT, dice que, si dichas cartas representan la emisi贸n de garant铆as personales del Estado, presume que las mismas no habr谩n cumplido todas las reglas previstas en el marco legal para su emisi贸n. En ese sentido, y en virtud de dicha legislaci贸n, podr谩 existir responsabilidad criminal resultante de la suscripci贸n de esas cartas, concluye la PJ.

El apoyo financiero de la Caja fue negociado despu茅s de que los bancos financiadores suspendieran la financiaci贸n a esta concesi贸n tras una decisi贸n del tribunal que orden贸 parar las obras en respuesta a una providencia cautelar de la empresa Aguas del Mar茫o. El Gobierno acept贸 que 茅sta era una circunstancia excepcional y no declar贸 el incumplimiento del contrato, aceptando ajustar el calendario y el equilibrio financiero de la concesi贸n.

Rui Neves Soares entreg贸 a los investigadores dos cartas enviadas a la agrupaci贸n responsable de la concesi贸n del T煤nel de Mar茫o, y que son firmadas por los secretarios de Estado del Tesoro y Obras P煤blicas, en nombre de los ministros. Estas cartas definen las condiciones en que el Estado tendr谩 que sustituir a la concesionaria en el pago de las financiaciones concedidas por la Caja y que permitieron proseguir con las obras del T煤nel de Mar茫o en nombre del inter茅s p煤blico.

Las cartas remiten a un oficio de 12 de agosto de 2010, firmado por los dos secretarios de Estado. El Estado reconoce que est谩 interesado en que la concesionaria obtenga fondos para proseguir los trabajos de construcci贸n y dice que tiene condiciones para responder a los problemas verificados en esta concesi贸n y que, en su opini贸n, ponen en cuesti贸n el inter茅s p煤blico.

Una de esas condiciones pasa por la posibilidad de asumir la posici贸n de los privados en el caso de que la concesi贸n sea extinguida. En este escenario, el Estado quedar铆a responsable como parte del contrato por los pagos de los valores debidos a la Caja en la fecha acordada, esto si no ocurren los siguientes hechos: una sentencia judicial que obligue a parar la obra, la suspensi贸n de los trabajos por otras razones, la rescisi贸n o el secuestro del contrato por el Estado, y si no se negocia otro contrato de financiaci贸n.

En respuesta al Observador, el ex secretario del Estado del Tesoro, Costa Pina, asegura que no se concedi贸 ninguna garant铆a del Estado,"Ni tiene esa calificaci贸n una declaraci贸n que explicita compromisos o un entendimiento sobre la manera en que ser谩n honrados. No es igualmente una garant铆a la afirmaci贸n de que se debe aquello que se viene a reconocer que se debe ".

Recordando que la concesi贸n en cuesti贸n fue "operativamente bloqueada por los bancos financiadores que quer铆an rescindir o renegociar el contrato de financiaci贸n aumentando su costo ", defiende que la soluci贸n" encontrada pretendi贸, por lo tanto, proteger el inter茅s p煤blico, no agravar las cargas contratadas, evitar la movilizaci贸n y desmovilizaci贸n de m谩quinas, equipos y equipos las personas y los costes asociados que una parada generar铆a, y evitar tambi茅n los consiguientes despidos ".

Paulo Campos sublinha que a preocupa莽茫o do Estado era a de manter as condi莽玫es financeiras dos contratos existentes, muito favor谩veis por serem anteriores 脿 crise financeira. 鈥淓m sentido contr谩rio, os bancos financiadores, liderados pelo seu representante Dr. S茅rgio Monteiro鈥 pretendiam uma revis茫o do pre莽o dos financiamentos contratados para evitar perdas para os financiadores. O Governo do qual fez parte, sublinha, 鈥渙p么s-se a essa pretens茫o鈥, procurando dar condi莽玫es financeiras 脿 concession谩ria para garantir o cumprimento dos contratos financeiros. As cartas emitidas pelos dois secret谩rios de Estado procuraram assim evitar que os bancos abandonassem o contrato e 鈥渇oram subscritas no cumprimento da legisla莽茫o em vigor e defendiam o Estado鈥, assinala ainda Paulo Campos.

Na posse dos investigadores est茫o duas cartas enviadas ao agrupamento privado respons谩vel pelo projeto, assinadas pelos secret谩rios de Estado do Tesouro e Finan莽as, entre 2010 e 2011, onde o Estado se reconhece como devedor de todos as opera莽玫es financeiras concedidas pela Caixa, caso se verifiquem determinadas condi莽玫es. S茫o referidas聽tr锚s opera莽玫es, a primeira de 110 milh玫es de euros em que a CGD recebe cr茅ditos titulados por faturas emitidas nesse valor, a segunda de 42 milh玫es de euros e uma terceira de 50 milh玫es de euros, em que as eventuais responsabilidades do Estado pelo pagamento 脿 Caixa s茫o reafirmadas numa carta com data de 6 de abril de 2011 o mesmo dia que o ent茫o primeiro-ministro Jos茅 S贸crates anunciou o pedido de ajuda financeira internacional.

Quando a data prevista para o pagamento chegou, em dezembro de 2011, o Governo de Passos Coelho, com S茅rgio Monteiro nas Obras P煤blicas, fez o reembolso de 198 milh玫es de euros 脿 CGD. Esta opera莽茫o acabou por ser inclu铆da num or莽amento retificativo desse ano, contribuindo para o d茅fice de 2011.

A decis茫o de reembolsar o banco p煤blico foi justificada em abril de 2013 no Parlamento pelo ent茫o primeiro-ministro, Pedro Passos Coelho, com um despacho 鈥渞uinoso鈥 assinado pelos ex-secret谩rios de Estado do Governo de S贸crates que definiu as condi莽玫es em que o Estado assumia o pagamento da obra inserida na autoestrada entre o Porto e Vila Real.

Nas respostas ao Observador, Paulo Campos afirma que com a decis茫o de S茅rgio Monteiro, o Estado 鈥渄esvinculou-se dos contratos que o favoreciam, beneficiando claramente os bancos financiadores鈥 que se libertaram de contratos que n茫o lhes eram favor谩veis. J谩 em 2013, o antigo secret谩rio de Estado聽garantiu que o Governo do qual fez parte 鈥渘茫o deixou nenhum documento que obrigasse o Estado a fazer o pagamento sem que antes estivesse executada a condi莽茫o de que era o pr贸prio Estado a assumir-se no papel de concession谩rio, fazendo o resgate da concess茫o鈥, o que 脿 data n茫o tinha acontecido.

S贸 um ano e meio ap贸s o pagamento dos tais 198 milh玫es 脿 Caixa, em junho de 2013, 茅 que o secret谩rio de Estado das Obras P煤blicas e o secret谩rio de Estado das Finan莽as, Manuel Rodrigues, rescindiram o contrato da concession谩ria depois de as obras terem parado em junho de 2011 e de meses de negocia莽玫es infrut铆feras com os privados. O Estado invocou o incumprimento definitivo 聽鈥渆m resultado de viola莽玫es graves e n茫o sanadas das obriga莽玫es contratuais鈥, nomeadamente o incumprimento da data prevista para a abertura dos primeiros tro莽os ao tr谩fego prevista para o final de 2012. A Infraestruturas de Portugal, ent茫o liderada por Ant贸nio Ramalho, assumiu a concess茫o e concluiu o projeto que abriu ao tr谩fego em 2016.

O processo de rescis茫o deu origem v谩rias litig芒ncias e pedidos de indemniza莽茫o do Estado e da concession谩ria e a uma decis茫o de tribunal arbitral desfavor谩vel ao Estado.

A leitura e a an谩lise dos contratos das PPP rodovi谩rias sempre foi muito complexa. Na pr谩tica, s贸 a reuni茫o de uma equipa constitu铆da por um jurista (para decifrar a linguagem jur铆dica), um engenheiro (para interpretar os pormenores t茅cnicos das vias) e um matem谩tico (para fazer os c谩lculos subjacentes ao contrato) permitiria interpretar corretamente os documentos sob investiga莽茫o聽judicial desde 2011.

Por isso mesmo, a PJ solicitou a realiza莽茫o de uma per铆cia 脿s f贸rmulas matem谩ticas contidas nos contratos das concess玫es ex-SCUT que foram renegociados em 2010聽鈥 e que s茫o essenciais para apurar os pagamentos devidos pela EP 脿s concession谩rias, nomeadamente os pagamentos por disponibilidade que foram introduzidos com a renegocia莽茫o de 2010. E o resultado, entregue a聽14 de mar莽o de 2016, 茅 devastador para a credibilidade dos contratos subscritos pelo Estado, tal como a SIC noticiou esta semana.

De acordo com os peritos matem谩ticos聽Jos茅 Matos (do Instituto Superior de Engenharia do Porto e do Centro de Matem谩tica da Universidade do Porto) e Fernando Mirada (da Universidade do Minho), eis os principais problemas:

Da铆 a conclus茫o dos peritos de que as cl谩usulas que incluem as f贸rmulas matem谩ticas utilizadas no c谩lculo das remunera莽玫es por disponibilidade 鈥 que, recorde-se, valeram, s贸 no caso da Ascendi, uma receita de 1,3 mil milh玫es de euros 鈥斅爐er茫o sido elaboradas com amadorismo e displic锚ncia.

Ana Sofia聽Tomaz聽茅 outra personagem em destaque nos autos do inqu茅rito das PPP, onde se investigam ind铆cios聽de alegados crimes de participa莽茫o econ贸mica em neg贸cio, gest茫o danosa, burla agravada, tr谩fico de influ锚ncias, fraude fiscal, branqueamento de capitais e associa莽茫o criminosa.

Trata-se de uma ilustre desconhecida que foi聽assessora de Paulo Campos na Secretaria de Estado das Obras P煤blicas, tendo ganhado notoriedade quando foi escolhida por Campos para entrar no conselho de administra莽茫o das Estradas de Portugal (EP) em julho de 2010. A PJ entende que a sua eventual responsabiliza莽茫o criminal deve ser considerada pelo Minist茅rio P煤blico por ter sido encontrada, durante buscas realizadas no seu domic铆lio, uma quantidade significativa聽de documenta莽茫o oficial e confidencial da EP, hoje Infra-Estruturas de Portugal, que Tomaz ter谩 alegadamente divulgado a terceiros, com alegado preju铆zo do interesse p煤blico.

Em esclarecimentos prestados ao Observador, Ana Tomaz聽diz que 茅 鈥渢otalmente falso que tenha enviado para quem quer que seja quaisquer decis玫es e delibera莽玫es confidenciais鈥. Justifica que as informa莽玫es 鈥渘茫o confidenciais鈥 foram enviadas ao ex-secret谩rio de Estado e deputado Paulo Campos, no cumprimento das 鈥渙briga莽玫es como administradora e dos deveres de transpar锚ncia e informa莽茫o鈥.

Nos autos do inqu茅rito das PPP consultados pelo Observador, Ana Tomaz 茅 referida por por diversas vezes 鈥 sempre como uma grande aliada de Paulo Campos. De acordo com a PJ, n茫o s贸 costumava enviar com regularidade as decis玫es e delibera莽玫es confidenciais tomadas pelo conselho de administra莽茫o da EP, como tamb茅m tinha acesso a um caixa de correio eletr贸nico pessoal de Paulo Campos que ambos utilizavam para troca de documentos e informa莽玫es.

Por isso mesmo, a PJ incluiu a atual diretora de Seguran莽a Rodovi谩ria da聽EP na primeira leva de buscas judicias da investiga莽茫o 脿s PPP que levaram o juiz Carlos Alexandre e a Judici谩ria aos domic铆lios聽de M谩rio Lino e de Paulo Campos em 2012. Na altura, um cabeleireiro de Ana Tomaz em Lisboa, chamado Be Trendy, foi igualmente alvo de buscas. A PJ suspeitava igualmente que o estabelecimento comercial tinha um sistema de fatura莽茫o paralela para alegadamente omitir receitas ao fisco mas durante a busca nada foi detetado ou apreendido. Sobre esta tema, a ex-gestora聽diz que essa suspeita 茅 falsa, salientando que 茅 s贸cia minorit谩ria do referido estabelecimento, n茫o tendo responsabilidade na gest茫o.

Nas respostas ao Observador, Ana Tomaz聽assinala a oposi莽茫o da administra莽茫o a que pertencia na EP聽face a op莽玫es do Governo PSD/CDS 聽e do ent茫o secret谩rio de Estado, S茅rgio Monteiro聽鈥 nomeadamente o chamado duplo pagamento 脿 concession谩ria Lusoponte,聽a n茫o aplica莽茫o de multas 脿s subconcession谩rias por incumprimento contratual. Acrescenta que quando o conselho de administra莽茫o da qual fez parte foi destitu铆do pelo Governo, n茫o lhe foi dado um gabinete, 鈥渢endo sido remetida toda a documenta莽茫o de trabalho existente no seu gabinete para a sua casa鈥.

Os crimes de corrup莽茫o ativa e passiva est茫o a ser investigados desde 2011 mas at茅 agora ainda n茫o foi recolhido nenhum ind铆cio de alegadas contrapartidas. Pelo menos, tal n茫o consta dos autos consultados pelo Observador.

Os investigadores da PJ quebraram o sigilo banc谩rio e fiscal dos v谩rios titulares de cargos pol铆ticos aqui envolvidos. Assim, foram alvo de investiga莽茫o聽patrimonial os seguintes pol铆ticos e respetivos c么njuges:

O levantamento聽de todo o patrim贸nio m贸vel e im贸vel feito pelos inspetores do Gabinete de Recupera莽茫o de Ativos da PJ permitiu concluir, por exemplo, que o patrim贸nio daqueles聽ex-titulares de cargos pol铆ticos evoluiu muito pouco entre o tempo que estiveram no Governo e quando sa铆ram. Al茅m do mais, a PJ n茫o conseguiu聽recolher nas buscas domicili谩rias e n茫o domicili谩rias a que todos foram sujeitos nenhum ind铆cio de fluxos financeiros fora do comum.

A 煤nica mat茅ria fora do comum que foi encontrada nessas buscas foi uma pistola Browning de calibre 6,35 mm e respetivas muni莽玫es que foi apreendida na casa de M谩rio Lino.

No que diz respeito aos ind铆cios de corrup莽茫o, os inspetores da PJ seguiram desde o in铆cio uma pista relacionada com a realiza莽茫o das cerim贸nias das assinaturas dos contratos das subconcess玫es. Em 2009, o Jornal de Neg贸cios noticiou que cada cerim贸nia teria um custo de cerca de 500 mil euros 鈥 valor que seria pago pelas concession谩rias a empresas que seriam escolhidas pela EP.

Havia a suspeita de que Humberto Bernardo, ex-assessor de Paulo Campos na Secretaria de Estado das Obras P煤blicas, indicaria as empresas a contratar pela EP, sendo que parte da fatura莽茫o dessas sociedades seria alegadamente distribu铆da pelos decisores envolvidos nas adjudica莽玫es聽dos contratos das PPP rodovi谩rias. Contudo, os inspetores da PJ n茫o encontraram sustenta莽茫o para esses ind铆cios. Ficou apenas provado que uma das sociedades, a Soundchek, tinha prestado servi莽os gratuitos na festa de inaugura莽茫o de um cabeleireiro de Ana Tomaz聽em 2012 鈥 onde tamb茅m Paulo Campos esteve presente.

A PJ quebrou o sigilio banc谩rio e fiscal 脿s sociedades contratadas pela EP (a Soundcheck, a Bebop, a WWN e um empres谩rio em nome individual chamado Ant贸nio Marques), realizou buscas domicili谩rias e n茫o domicili谩rias a Humberto Bernardo, Jos茅 Diogo Madeira (ex-administrador da EP respons谩vel pela comunica莽茫o) e a diversos respons谩veis da concession谩ria p煤blica, mas nenhum fluxo financeiro suspeito foi detetado.

Ouvido a 30 de novembro de 2017, Jos茅 Diogo Madeira afirmou nos autos que foi tomando consci锚ncia ao longo do tempo que os eventos eram desproporcionados, podendo ser mais modestos e sem a ostenta莽茫o pol铆tica desejada pelo Governo de Jos茅 S贸crates. Enquanto Humberto Bernardo chegou a admitir que聽conhecia os s贸cios de todas as empresas envolvidas, com a exce莽茫o da WWN, e que indicou聽as referidas sociedades 脿 EP, mas n茫o para estes servi莽os espec铆ficos relacionados com as cerim贸nias das PPP.

Uma coisa 茅 certa: s贸 a Soundchek faturou 1,8 milh玫es de euros entre 2008 e 2010 脿 EP e 脿s concession谩rias, prestando diversos servi莽os relacionados com a montagem聽 e a organiza莽茫o de eventos das PPP. No mesmo per铆odo, uma produtora de v铆deo chamada Bebop聽faturou cerca de 334,6 mil euros, enquanto um empres谩rio em nome individual chamado Ant贸nio Marques foi contratado por essas duas sociedades por um valor total que ultrapassa os 900 mil euros. No total, a EP聽e as concession谩rias ter茫o gasto mais de 2,1 milh玫es de euros em a莽玫es de comunica莽茫o das PPP.

As per铆cias聽realizadas por聽Jos茅 Carlos Belchior e Dinis Serra Marques n茫o detetaram nenhum fluxo financeiro suspeito, a n茫o ser o levantamento em numer谩rio de um total de cerca de 15 mil euros por parte de Ant贸nio Marques.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *