El CCT de Petrogal no logra cerrar la refinería de Porto y critica a Galp y al Gobierno





“CCT emite una opinión negativa sobre la decisión de la Administración de cerrar la refinería de Porto”, se lee en el documento difundido por la comisión.





Para los trabajadores de Petrogal, la decisión de cerrar la refinería “no tiene fundamento económico, es ciega” y resulta de un “sistema monstruoso” que apunta exclusivamente a la obtención de ganancias, sin considerar el impacto económico y social.

En el dictamen, el CCT criticó el compromiso del Gobierno con la “agenda de apropiación patrimonial” de grandes grupos económicos, señalando que “donde acaba el Gobierno o empieza el Grupo Amorim”, ya que es un “conglomerado de intereses”.

La comisión de trabajadores de Petrogal subrayó que los efectos de la pandemia son transitorios y afectan, “de manera similar”, a la Unión Europea, “productora de una legislación más restrictiva desde el punto de vista ambiental y que mantiene intacta su capacidad de refino”.

Por otro lado, CCT recordó que las refinerías que van a cerrar corresponden a una “capacidad residual” de refino, realizándose inversiones para convertir algunas de ellas en biorrefinerías, todas ellas inferiores a la distribución de dividendos aprobada en el Galp. junta general de accionistas 24 de abril de 2020.

“Al final, la Administración podría haber llevado a cabo la conversión de la Refinería de Porto sin recurrir a ninguna financiación”, subrayó.

El comité de trabajadores también recordó que la empresa está en el proyecto H2Sines para la producción de hidrógeno “aún incierta” y que está compitiendo “en la gran suma de recursos públicos / fondos europeos”.





Sin embargo, como se señaló, la estrategia para el hidrógeno no implica el cierre de refinerías, que pueden ser una “parte integral” de la reindustrialización de Portugal y Europa en la producción de hidrógeno, combustibles sintéticos y biocombustibles no clasificados como ILUC por la RED II. directiva.

Y da el ejemplo del “proyecto no divulgado por la Administración para transformar la refinería de Porto en una biorrefinería con la virtud de mantener en producción la actividad petroquímica, el empleo y los impactos fructíferos en la economía local. La refinería dejaría de procesar crudo y comenzaría a tratar materias primas de origen biológico, produciendo así biocombustibles y productos petroquímicos nobles también con biocomponentes en sociedad con la refinería de Sines ”, ejemplificó.

Para CCT, este proyecto sería viable e idéntico al avanzado de la refinería de Cartagena con las mismas empresas “que trabajarían en Matosinhos”, además de reducir sus emisiones de dióxido de carbono “ya bajas” en aproximadamente un 80%.

La comisión solicitó a la gerencia de Galp el proyecto de biorrefinería, pero la empresa “sigue ignorando lo que dice la ley sobre el derecho a la información por parte del CCT”.

Este órgano de representación de los trabajadores también dijo que encontró “información comprobada errónea” en el documento enviado, como el cierre “dado por hecho” de la refinería de Grandpuits, que se convertirá en biorrefinería con una inversión de 500 millones de euros.

«El proyecto de biorrefinería en la refinería de Porto fue rechazado porque la Administración privilegia los resultados a corto plazo para alimentar el fuego de los dividendos para los accionistas, quizás relacionados con el negocio inmobiliario», dijo.

Galp concentrará sus operaciones de refinación y futuros desarrollos en el complejo Sines y descontinuará la refinación en Matosinhos, en el distrito de Porto.

En un comunicado enviado al mercado en diciembre de 2020, Galp dijo que “continuará abasteciendo al mercado regional manteniendo la operación de las principales instalaciones de importación, almacenamiento y envío de productos existentes en Matosinhos”, y que está “desarrollando soluciones adecuadas para la necesaria reducción de la plantilla y evaluar usos alternativos del complejo ”.

La empresa agregó que “los cambios estructurales en los patrones de consumo de productos petrolíferos motivados por el contexto regulatorio y el contexto del covid-19 tuvieron un impacto significativo en las actividades de downstreaming industrial de Galp”, y afirmó que “el suministro y distribución de combustibles en el país no se verá afectado por esta decisión ”.

Están en juego 500 empleos directos y 1000 indirectos.

El Estado es uno de los accionistas de Galp, con una participación del 7%, a través de Parpública.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *