El caso del autor anónimo en el New York Times: servicio a los lectores o golpe en la credibilidad?





¬ŅCu√°les son los l√≠mites de la confidencialidad? La excepci√≥n justifica el secreto, defiende a quien est√° a favor de la publicaci√≥n, por el New York Times, del art√≠culo de opini√≥n an√≥nimo en que se dice que hay una "resistencia" interna contra Trump y contra varias de sus pol√≠ticas, tenidas por "irascibles ". El que est√° en contra, habla en el riesgo de p√©rdida de credibilidad. El diario norteamericano justific√≥ la apertura de este precedente – fue la primera vez que public√≥ un art√≠culo de opini√≥n cuyo autor no es identificado – con la necesidad de "dar una perspectiva importante" a la que los lectores no tendr√≠an acceso de ninguna otra forma. Pero ¬Ņno habr√≠an de hecho?





"Para denunciar situaciones excepcionales es necesario a veces tomar decisiones excepcionales". Es de esta forma que Joaquim Vieira, periodista y antiguo proveedor del lector del peri√≥dico P√ļblico (2008-2009), resume al Expreso su posici√≥n en relaci√≥n a la publicaci√≥n, por el diario norteamericano "New York Times", del art√≠culo de opini√≥n an√≥nimo en que se afirma que hay en la Casa Blanca una "resistencia" interna contra las posiciones "irascibles" del Presidente Donald Trump, descrito como "amoral", "antidemocr√°tico" y responsable de decisiones "inmaduras, mal informadas y ocasionalmente imprudentes".

¬ŅY qu√© situaci√≥n excepcional es √©sta que justifica la publicaci√≥n de un art√≠culo de opini√≥n cuyo autor no aparece identificado? Al expreso, el periodista dice que la respuesta est√° en el propio art√≠culo, en que queda patente que la forma de gobernar de Donald Trump "no es normal". "Hay funcionarios en la Casa Blanca para impedir que el Presidente haga ciertas cosas. Eso no es normal en una democracia ".

Joaquim Vieira se escucha en la regla del C√≥digo Deontol√≥gico del Periodista que asegura la protecci√≥n y seguridad de las fuentes para defender su opini√≥n. "Si se divulgara la identidad del autor del texto, su lugar estar√≠a m√°s que en peligro. Todos sabemos bien lo que ha sucedido a aquellos que salen de la Casa Blanca. Se convierten en blancos del revanchismo de Donald Trump y de sus insultos. Por otro lado, dice el periodista y antiguo proveedor, es √ļtil y "m√°s importante" para el peri√≥dico y, esencialmente para sus lectores, "tener a alguien dentro de la Casa Blanca que comunica abiertamente al exterior", aunque de forma confidencial. "Es una manera de conocer una determinada realidad que las fuentes oficiales, y en particular las fuentes de la Casa Blanca, que tienen un lenguaje de escenario y se limitan a reiterar la posici√≥n oficial, nunca dejar√≠an aprehender.

La reacción de Trump en Twitter a la publicación del artículo de opinión

La reacción de Trump en Twitter a la publicación del artículo de opinión

MANDEL NGAN / Getty Images

La publicaci√≥n del art√≠culo de opini√≥n an√≥nima en el diario norteamericano, el mi√©rcoles, dio lugar a varias comparaciones con la historia del "Garganta Funda", apodo de William Mark Felt, el antiguo director adjunto del FBI que denunci√≥ clandestinamente el ex el presidente estadounidense Richard Nixon en el "esc√°ndalo Watergate". Tambi√©n para Joaquim Vieira las semejanzas son obvias y tambi√©n por eso, o precisamente por eso, se justifica la publicaci√≥n de este art√≠culo de esta opini√≥n. "Permite dar a conocer al p√ļblico informaciones a que √©ste nunca tendr√≠a acceso si fuera necesaria la identificaci√≥n del autor. Es una cuesti√≥n de inter√©s p√ļblico, tal como lo era en el caso de la "garganta escarpada".





Y si hay diferencias obvias entre los dos casos, el "caso Watergate" se dio con el intercambio de información confidencial con dos periodistas y no con la publicación de un artículo en bruto Рeso no es para el periodista y antiguo proveedor relevante . "Es sólo un detalle. El artículo de opinión termina siendo una forma diferente de transmitir al lector información que es confidencial. La manera de hacer las cosas es diferente pero el fin es el mismo ", defiende.

El periodista y antiguo proveedor no desvaloriza los riesgos de la decisión editorial, en particular el de que el lector tome por cierto lo que es sólo un punto de vista, pero recuerda que todos los días vemos cientos de casos en que las fuentes no están identificadas " que, aunque eso es "irregular desde el punto de vista de las reglas periodísticas", corresponde al periódico hacer por merecer la confianza del lector y al lector elegir si confía o no.

Pedro Santos Guerrero, periodista y director del Expreso, tambi√©n invoca "situaciones de excepci√≥n" en las que se justifica la publicaci√≥n. Reconoce que las reglas dictan que el secreto est√© garantizado en materias de informaci√≥n y no opini√≥n, pero "hay excepciones que tienen que ver con el inter√©s p√ļblico". En este caso, el inter√©s p√ļblico "es permitir a los lectores y electores estadounidenses tener conocimiento de c√≥mo se ejerce el poder ejecutivo en la Casa Blanca a trav√©s de alguien que conoce bien el medio, algo que es relevante cuando se trata de criterios de conducta democr√°tica y ejercicio del poder ". Por otro lado, a√Īade, todav√≠a hay que tener en cuenta la "protecci√≥n de la fuente" o, en el caso, el autor del texto de opini√≥n. "Se aplica t√≠picamente en reg√≠menes autoritarios y dictatoriales. Donald Trump sigue una pol√≠tica basada en el miedo y en represalias contra aquellos que lo critican.

Pero no ser√° la falta de contexto para el lector un problema? Pedro Santos Guerrero dice que no y dice que "siempre que un periodista escribe en off the record se est√° escudando en la reputaci√≥n que el propio cre√≥ en la relaci√≥n con los lectores y, por lo tanto, es esa relaci√≥n de confianza entre lectores y peri√≥dico que hace que los primeros conf√≠en en los criterios del segundo y crean en la veracidad de esos fuera de los registros". Los riesgos son obvios pero tambi√©n son necesarios. "Un peri√≥dico que es anodino es un peri√≥dico que no existe, es un Diario de la Rep√ļblica, es un reproductor de hechos. "El New York Times no quiso ser anodino" y entendi√≥ actuar en funci√≥n del inter√©s p√ļblico, sabiendo perfectamente que iba a ser criticado por ello. "Tom√≥ una posici√≥n editorial ante hechos pol√≠ticos muy fuertes y eso tambi√©n lo califica", dice el director del Expreso.

"Las opiniones tienen fuerza en función de quien da la cara por ellas". El otro lado

En el C√≥digo Deontol√≥gico del Periodista puede leerse: "las opiniones deben ser siempre atribuidas". Y es recurriendo al punto seis de este documento que Joaquim Fidalgo, profesor asistente de la c√°tedra de Periodismo en la Universidad del Minho, en Braga, justifica la posici√≥n. "Tengo las mayores dudas sobre el procedimiento", empieza por decirle al Expreso. "Si alguien insultar al Presidente de la Rep√ļblica, es completamente diferente si es un joven inimputable o si es un ministro de la Rep√ļblica. Las opiniones tienen fuerza en funci√≥n de las personas que dan la cara por ellas. En este caso, creo que es muy dif√≠cil justificar que se d√© el anonimato a una opini√≥n de √©stas ", defiende.

Mario Tama / Getty Images

Tambi√©n San Jos√© Almeida, presidente del Consejo Deontol√≥gico del Sindicato de Periodistas y periodista del "P√ļblico", considera que lo que fue hecho por el diario norteamericano representa un enorme riesgo, ya que se trata de la publicaci√≥n de declaraciones que, adem√°s de no tienen autor, no tienen tratamiento period√≠stico. "Una cosa es utilizar fuentes bajo secreto, que en realidad no son an√≥nimas. "Est√° bajo anonimato, pero el periodista sabe qui√©nes son, hace su trabajo period√≠stico, mide el enfrentamiento de fuentes, hace la verificaci√≥n de los hechos, despu√©s utiliza esos datos y hasta puede usar opiniones expresadas an√≥nimamente", explica, subrayando que todo este proceso garantiza al lector la relaci√≥n de confianza con el periodista como mediador en la transmisi√≥n de informaci√≥n. "Aqu√≠ no estamos ante eso. Tenemos opini√≥n sin ning√ļn tratamiento period√≠stico, publicado an√≥nimamente y eso no forma parte de las reglas del periodista. "No deber√≠a ser hecho", defiende San Jos√© Almeida.

La presidenta del Consejo Deontol√≥gico habla en una contaminaci√≥n de las redes sociales – "pero el periodismo no es redes sociales" – y recuerda que hasta entonces los comentarios tienen el autor identificado. "Lo que no sucede en este art√≠culo, que tiene claramente objetivos pol√≠ticos. No s√© si es correcto o incorrecto, pero ya entra en el dominio de lo que puede ser considerado una campa√Īa permitida por un peri√≥dico ", dice.

Tanto para San Jos√© Almeida como para Joaquim Fidalgo exist√≠a otra soluci√≥n: en vez de un opinador habr√≠a una fuente bajo secreto; en vez de una opini√≥n habr√≠a una noticia. "A pesar de que el peri√≥dico aleg√≥ que era la √ļnica forma de hacerlo, no es verdad. Podr√≠a dar la informaci√≥n a trav√©s de noticias. "Usaba esas declaraciones y las trataba noticiosamente", defiende la periodista. "Es m√°s laborioso, demorado y dif√≠cil. "Es m√°s f√°cil pedir una opini√≥n", dice el profesor de periodismo, que a√Īade que la no identificaci√≥n del autor quita credibilidad al texto. "Es muy f√°cil herir de muerte esta opini√≥n diciendo que 'despu√©s de todo fue un periodista que invent√≥', a√Īade el profesor.

El anonimato se justifica en casos de seguridad o de un bien mayor. Sin embargo, la cuesti√≥n de la confidencialidad deber√≠a, en opini√≥n de ambos, ser s√≥lo la excepci√≥n. En Portugal, dicen, es la regla. "Diariamente, los peri√≥dicos hacen noticias basadas en informaci√≥n de origen confidencial pero la tratan la prensayo"s√≠sticamente", explica San Jos√© Almeida. "En ciertas circunstancias, puede ser asegurar la confidencialidad para los hechos. Opiniones siempre se deben asignar y ese es el punto, para m√≠, m√°s le falt√≥ el respeto en Portugal, nen el periodismo pol√≠tico. Se recurre mucho a eso. La gente da las opiniones que quieren porque saben que no son identificadaslas. "Dicen lo que les apetece, hacen juego pol√≠tico, manipulan informaci√≥n", a√Īade el profesor de la Universidad del Minho.

El secreto de las fuentes forma parte de las reglas estructurantes del periodismo y ni en el tribunal puede ser cuestionado. "Eso no sucede con la opinión, porque no es trabajo periodístico, es opinión de quien la suscribe y en este caso no está suscrita", dice San José Almeida. "Al hacer esto, el New York Times está, él mismo, como título, a suscribir un artículo de opinión cuyo autor no revela. Y no fue el 'New York Times' que escribió el artículo.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *