El capitalismo de la vigilancia.









¡Sonríe, te están observando! Puede que no sea nuevo para ti. Y es probable que si se le pregunta si valora su privacidad, la respuesta es sí. Sin embargo, ante la decisión de otorgar acceso a sus datos para poder usar ciertos servicios, renunció y dijo que sí.

¿Se puede deducir que la privacidad no es tan importante para usted? Probablemente no. Lo que te hace decidir de esta manera es sentir que no tienes alternativa y que no quieres quedarte fuera de las posibilidades que ofrece la tecnología. Y así, datos sobre su ruta en Internet, sus búsquedas, sus compras, su trotar, las rutas de su automóvil, su ubicación, sus conversaciones en las redes sociales, entre otras, le son entregadas por las compañías que brindan estos servicios (a veces de forma gratuita), autorizándolos a dárselos a otras compañías e incluso para combinar todos los datos sobre ti.

Sabemos que hay un negocio próspero basado en nuestros datos. La apreciación de las empresas que tienen datos habla por sí misma. Alphabet, propietaria de Google, alcanzó un valor de capitalización de billones de dólares hace unos días. Linkedin fue adquirida por veintiseis mil millones de dólares y WhastApp por diecinueve.

Nuestros datos comenzaron a recopilarse para mejorar la publicidad que se nos dirige. Sin embargo, la recopilación y el procesamiento de información sobre nosotros hoy está mucho más allá del negocio publicitario o incluso de Internet. Varios sectores de la economía acceden, recopilan y utilizan datos sobre los usuarios para predecir su comportamiento.

Durante los últimos veinte años, la recopilación y el procesamiento de datos se han realizado sin la regulación pertinente y varias compañías han asimilado cantidades sustanciales de información sobre sus clientes sin leyes o escrutinio efectivos. La reciente entrada en vigor del GDPR se ha visto como un buen comienzo. Sin embargo, cuando la opción es ceder o quedarse afuera, el usuario está, de hecho, «obligado» a autorizar, por lo que esto no resuelve el problema fundamental.

Muchos han pedido que intervengan las autoridades de competencia. Las reglas de competencia permiten abordar problemas de recolección y uso de datos cuando plantean cuestiones de explotación de clientes, exclusión de competidores, discriminación de precios, creación de barreras de entrada, entre otros.





La autoridad de competencia alemana (Bundeskartellamt) fue pionero, pero controvertido, con la decisión de prohibir a Facebook combinar los datos del usuario recopilados en esta aplicación con los datos recopilados en otros servicios de la empresa, como WhastApp e Instagram, y en sitios web de terceros, sin consentimiento voluntario del usuario Sin embargo, la decisión ha sido suspendida por un tribunal alemán, pero el asunto está lejos de cerrarse.

Sin embargo, los problemas de competencia no son los únicos que surgen y puede que ni siquiera sean los más complejos. Shoshana Zuboff, de la Harvard Business School, publicó recientemente un artículo (La era de la vigilancia del capitalismo) en el que advierte que el negocio de predecir nuestros comportamientos evolucionará inevitablemente hacia el negocio de determinarlos.

En función de los datos disponibles sobre los usuarios, se crearán las variables que los llevan a tomar decisiones. Las implicaciones son cuestiones profundas y entrelazadas de libertad económica, pero también de libertad individual, autodeterminación e incluso el funcionamiento del sistema democrático.

Algunos han propuesto la publicación de leyes, prohibiciones a gran escala e incluso la creación de impuestos sobre la recaudación y las transacciones que involucran datos. El tema es complejo y no está claro qué respuesta es la más adecuada. Pero es innegable la necesidad de una reflexión profunda sobre el lugar al que nos lleva la recopilación masiva de información actual.

Hay ciertos beneficios y eficiencias, pero también hay peligros reales y sistémicos. Y la forma en que tratamos el tema ahora dará forma a la sociedad en la que vivirán las próximas generaciones.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *