El Bolsillo no es bestia y el miedo de los evangélicos





"El mundo moderno comenz√≥ el 29 de mayo de 1919" – escribe Paul Johnson en su excelente A History of the Modern World – "cuando fotograf√≠as de un eclipse solar, tomadas en la Isla del Pr√≠ncipe y en Sobral en Brasil, vinieron a confirmar una nueva teor√≠a del universo". Naturalmente Johnson se refiere a la Teor√≠a de la relatividad desarrollada por Einstein. Johnson compara la importancia del descubrimiento de que el espacio y el tiempo se relaciona con la innovaci√≥n de la perspectiva en el arte que habr√≠a ocurrido m√°s o menos 500 corriente alterna en Grecia. Johnson sigue demostrando que la idea del relativo toc√≥ y molde√≥ todas las √°reas del conocimiento humano, desde la literatura con La B√ļsqueda del Tiempo Perdido de Proust hasta la psicolog√≠a, donde Freud inventaba un nuevo gnosticismo sexual. Si no fuera el √°rea del saber en que estuvi√©ramos interesados ‚Äč‚Äčel mensaje del eclipse solar era claro: Nada en el mundo era lo que parec√≠a. Para Johnson este fen√≥meno fue responsable de la p√©rdida de influencia de las religiones tradicionales dejando un vac√≠o moral inmenso en el mundo. El libro es apasionante y merece lectura atenta.





Es aqu√≠ donde quisiera introducir el mayor equ√≠voco en el debate sobre las elecciones en Brasil. Hay un sentimiento globalizado de lo que Brasil est√° dando un giro conservador, o sea volviendo al punto pre-relativista donde todo era cierto y ordenado. Y, en realidad, hay un discurso m√°s libre que hace una ruptura con el pasado reciente de Brasil y que es francamente conservador. Discurso que estaba atado en muchas gargantas por miedo de ser etiquetado de torturador y malvado y cruel. Pero, nada es lo que parece. Y lo que es cierto es que este discurso sin papas en la lengua deja intelectuales y las universidades y parte de los medios en p√°nico. Esta gente est√° todo al borde de un ataque de nervios desde el Brexit, y desde la subida del Trump al poder, y ahora con la real posibilidad del Bolsonaro ser electo presidente en Brasil. Es gente de izquierda que hered√≥ una moral moralizante y que encarn√≥ el bien social y pol√≠tico durante d√©cadas, pero que debido a su ineptitud asiste a su auto-ruina. Y ahora est√° en p√°nico porque el ala conservadora de la sociedad ha recuperado el aliento y ha descubierto que es … ¬°pasm√°rase! … la mayor√≠a.

Es esta desorientaci√≥n de la izquierda que lleva a otro equ√≠voco (porque nada es lo que parece): La influencia de los Evang√©licos. Los Evang√©licos no eligen solos a un presidente, sino que aglutinan el n√ļcleo m√°s conservador de la sociedad y representan tres cosas que producen miedo a la izquierda instalada, agudizando su desorientaci√≥n.

1. Conservación
La visi√≥n de mundo de los Evang√©licos en Brasil es conservadora en su moral. En t√©rminos de comportamiento social y sexual hay un endurecimiento de las posiciones. Y casi que existe una censura a la moral de los dem√°s. Tipo: "Yo vivo de este modo y esta es la forma correcta de cualquier persona de vivir". Los gur√ļs del comportamiento moderno se asustan con esta postura casi puritana. Error grave. ¬°Nada es lo que parece! En realidad lo que los Evang√©licos brasile√Īos defienden son los valores de la familia que ellos sienten estar amenazados. El elemento del miedo y la persecuci√≥n a los comportamientos desviantes es m√°s una consecuencia que un plan preestablecido. Dicho de otra forma me parece que existe ante todo una reacci√≥n de la izquierda fracturante y no un plan de agresi√≥n por parte de los movimientos conservadores. Estos s√≥lo est√°n recuperando el espacio vac√≠o que el relativismo moral se ha ampliado hasta alcanzar dimensiones dantescas.

2. Comunidad
La mentalidad de ra√≠z protestante que desagua en las iglesias evang√©licas brasile√Īas enfatiza la responsabilidad individual y premia el esfuerzo. Tiende a disminuir el peso del estado en la vida de la persona humana, y desconf√≠a del asistencialismo ad eternum. El m√©rito es esencial. En el espacio de los Evang√©licos Brasile√Īos el asistencialismo existe, pero dentro de la Iglesia. All√≠ cualquier persona que se entregue a las manos de la Iglesia puede ser cuidada y acariciada. La valoraci√≥n de la persona se da por la dedicaci√≥n a la Iglesia y eso genera una idea de ciudadan√≠a que funciona dentro de la comunidad espiritual. En la comunidad, el creyente tiene la respuesta a sus m√°s √≠ntimos anhelos y angustias. All√≠ hay orden. All√≠ reina la paz. La tranquilidad existe porque si existe en comunidad. Los testimonios de vidas transformadas son impresionantes. La cosa funciona. Y trae paz. El alcoh√≥lico queda sobrio. La criada se convierte en mujer de negocios. El drogado es curado … Naturalmente que hay un precio a pagar: El diezmo. Pero los ricos gastan fortunas en terapeutas, compras y fiestas para impulsar su autoestima. ¬°Dale todo bien! Y al final va un selfie a Facebook y al Instagram. S√≠, porque el momento s√≥lo tiene certificaci√≥n existencial si se registra en las redes sociales. Entonces, la comunidad evang√©lica propicia la sociabilidad y el ejercicio de la ciudadan√≠a.

3. Carisma
Los Evang√©licos brasile√Īos est√°n llenos de carisma, en el sentido original del t√©rmino. Tienen dones, ejercen poder. Bien s√© que esta dimensi√≥n es m√≠stica y de dif√≠cil an√°lisis. Pero los Evang√©licos en Brasil conviven bien con un cierto desapego al test de la verdad. En realidad, la verdad es algo que no les preocupa mucho. Hay otra preocupaci√≥n utilitaria del mundo espiritual. (En este sentido y de forma curiosa es interesante notar la simbiosis entre pr√°cticas Cat√≥licas y Esp√≠ritas, en un sincretismo tropical altamente funcional.) Pero volvamos a la vaca fr√≠a … El Evang√©lico Brasile√Īo t√≠pico da su adhesi√≥n tanto a la Biblia y al Capital. Las √©lites Evang√©licas tienen una postura utilitaria, donde Dios y Mammom son socios. Lo importante es la bendici√≥n alcanzada. Es la vida mejorada. Es la circunstancia adversa transformada. ¬°Business as usual! La diferencia es que ahora descubrieron que tienen una voz y esa voz se oye en varios cuadrantes y afirma alto y buen sonido que no quieren ser rehenes de minor√≠as. Hasta porque son mayor√≠a – en la medida en que representan ideas mayoritarias en la sociedad. Y esa mayor√≠a quiere ocupar el espacio vac√≠o dejado por el relativismo. Quiere volver a las fotos del eclipse solar de Sobral en el Ce√°ra y afirmar que hay cosas que no son relativas. Es la vuelta de los conservadores. Para ellos el Bolsillo no es la Bestia, es bestial. Para los dem√°s … eso da miedo!

Nota: el t√©rmino "Evang√©lico" es usado en el art√≠culo para reflejar una realidad exclusivamente brasile√Īa. Es un t√©rmino general que alberga las denominaciones de origen Protestante sin distinci√≥n t√©cnica de sus reglas de fe y de pr√°ctica.





Filipo Samuel Nunes es teólogo a vivir en Brasil

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *