El Banco del banquete



De 2000 a 2015, el caso fue un buen banco para algunos portugués. No para aquellos portugués que el crédito necesario para comprar una casa, un coche o pagar los estudios de sus hijos. No para el portugués que tenía una pequeña o mediana empresa y necesitaba 100 o 150.000 euros para impulsar su negocio. No para los jóvenes portugueses que querían correr el riesgo y ser su inicio. No, no lo era para estos portuguesa ese caso era un buen banco.

El caso fue el buen banco de algunos, no muchos, y no todos portuguesa. La Caja fue de Artland, tenencia Metalgest, de Investfino y de Manuel Fino, de Birchview y de la QDL, de éstas y de otras sociedades como éstas. Fue la sede del portugués Armando Vara, Santos Ferreira y Faria de Oliveira. Fue el banco del madeirense Berardo y de su fundación, del Douro Litoral y de la Júpiter. Fue el banco de Fercal y de Siempre Special. Desde hace varios años, Caixa, el banco estatal, sirvió media docena portuguesa que sirve a todos los demás.

Todavía no sabemos todo, lejos de eso, pero las primeras conclusiones traídas a la luz por la auditoría de Ernst & Young dejan anteponer un banquete harto y una factura pesadísima. Muy pesado para los demás, no para ese puñado de portugués que sirve.



En 46 financiaciones consideradas de medio y alto riesgo, la Caixa concedió 2,96 mil millones de euros de crédito. Entre estos, se encuentran operaciones aprobadas contra el dictamen emitido por el departamento de análisis de riesgos del banco o aprobadas sin ningún soporte o certificación técnica.

También se identifican operaciones aprobadas sin información relevante en cuanto a la viabilidad económica y financiera de los proyectos en cuestión, casos, por ejemplo, de Vale do Lobo y de la Aprirose en Quinta do Lago. También se concedieron créditos en los que las garantías previstas en el contrato eran insuficientes para asegurar el ratio de cobertura del 120%, como obliga a la normativa aplicable.

De entre estos 46, hay 18 créditos en que la Caja tuvo que reconocer una pérdida superior al 50% del valor total prestado y siete donde, pura y simplemente, perdió todo el dinero que prestó. Slos casos de Investfino, FDO Construcciones, de Jupiter, de Always Special, de Soil, de la Fundación Horacio Roque y de Fercal.

En el informe de la auditoría se señala la concesión de créditos por un importe total de 1.092 millones de euros, cuyas pérdidas registradas en 2015 son superiores al 50%. En este lote, que son considerados como dos compañías del portugués – Comendador, por cierto – Joe Berardo. Su fundación y la tenencia Metalgest representaron un crédito de 320 millones de euros, que en 2015 dieron lugar a un deterioro cercano al 50%.

También tenemos el portugués Manuel Fino que se ha concedido un préstamo de 180 millones de euros para la compra de acciones del Milenio BCP y los 200 millones de euros concedido a Finpro, el de Madeira también Horacio Roque, para integrar el consorcio comprador de Thames Water , concesionaria de aguas británica.

El caso de Manuel Fino es, en sí mismo, ilustrativo de cómo el sentimiento de impunidad y el despudor conviven de brazo dado en esta Caja. Sobre la operación Fino, el informe de la EY subraya el incumplimiento de las reglas internas del banco, comenzando desde el préstamo inicial, donde las opiniones del departamento de riesgos no fueron considerados por la junta, que, sin embargo, aprobó la propuesta de concesión de créditos a este especial portuguesa. Hasta hoy, está por identificar el fundamento y la justificación para la operación.

En esta caja, banco del Estado, administrada y gestionada por una casta, el cielo era el límite. A la caja de las sociedades vehículo, de los negocios fáciles y del crédito ilimitado, todo estaba permitido. La ley y el cumplimiento de las reglas de gobernancia Ellos no se aplican a los "elegidos", sólo el otro portugués. Ellos, los hijos y ahijados del régimen se bastaban a sí mismos. El lugar a la mesa del banquete era suyo por derecho y afiliación.

Este Caixa, Caixa que alimentaba media docena y envió el proyecto de ley para el portugués que nunca cruzó el umbral de su puerta, tiene una cara (s) y nombre (s). No los olvidar.

gerente


Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *