El ataque a Irán se calculó para probar los límites de Trump





El ataque iran√≠ sin precedentes contra dos bases estadounidenses en Irak fue dise√Īado para poner a prueba a Estados Unidos y mantener la posibilidad de una reacci√≥n violenta en la crisis que involucra a Washington y Teher√°n, adem√°s de responder al p√ļblico interno del pa√≠s persa.





Irán buscó específicamente presionar a Donald Trump, lo cual es extremadamente riesgoso dado que es un presidente conocido por su mal genio y sus decisiones irreflexivas de política exterior.

La indicaci√≥n inicial de Trump, en una publicaci√≥n de Twitter, fue que esperar√≠a al menos hasta su declaraci√≥n para dar una respuesta, probablemente para evaluar si alg√ļn estadounidense realmente muri√≥ en el ataque, pero en un tono inusualmente suave.

Por supuesto, la mente del liderazgo iran√≠ es inescrutable, pero se puede inferir que al analizar su comando, el comportamiento de Trump como l√≠der militar cont√≥: las acciones √ļnicas seguidas de reveses y la promesa perenne de eliminar a los EE. UU. De lo que √©l llama "guerras in√ļtiles". Han sido el sello distintivo de su mandato hasta ahora.

El problema es, m√°s all√° de lo impredecible, que Trump enfrenta un juicio pol√≠tico y tendr√° que postularse para la reelecci√≥n a finales de este a√Īo.

Los conflictos son factores unificadores, ya que el asesinato por parte de Estados Unidos del principal general iraní demostró al gobierno acorralado en Teherán. Además, Trump había dicho sobre el riesgo de una "respuesta desproporcionada" si es atacado.

A√ļn as√≠, desde un punto de vista militar, los ataques tambi√©n pueden leerse como un gui√Īo a la teor√≠a de la proporcionalidad y una promesa de moderaci√≥n.





Si Estados Unidos mató al general Qassim Suleimani en un ataque con aviones no tripulados en Bagdad, Irán entendió que tenía derecho a cobrar un precio equivalente.

Al carecer de la capacidad de matar, por ejemplo, al jefe de personal militar de EE. UU. En otro continente, Teherán buscó una respuesta simbólica.

Es por eso que el ataque se realizó desde territorio iraní. Es un acto de guerra, así como se puede leer la muerte de Suleimani. Si Teherán usara el canal habitual para externalizar sus acciones a las milicias aliadas y los grupos terroristas en toda la región, y ciertamente el efecto de la acción coordinada sería bastante perjudicial, no daría un mensaje tan fuerte.

La elecci√≥n de las armas, las principales disponibles para Ir√°n, es otra se√Īal. La base estadounidense m√°s alejada de los iran√≠es en la noche del ataque, Al Asad, est√° a unos 500 km de la frontera. Solo podr√≠a ser alcanzado por misiles bal√≠sticos. Probablemente modelos de rango medio como el Shahab-3, que alcanza objetivos a una distancia de hasta 1.300 kil√≥metros.

Ir√°n tiene cientos de ellos, divididos por unos 50 lanzadores, seg√ļn el Instituto Internacional de Estudios Estrat√©gicos de Londres.

La agencia cree que la precisi√≥n de tales misiles es baja, pero ha habido una gran inversi√≥n iran√≠ en sistemas de gu√≠a de armas en los √ļltimos a√Īos. Esto abre la posibilidad de una segunda se√Īalizaci√≥n: que el ataque ten√≠a como objetivo no atacar masivamente a los objetivos. Hoy esto es pura especulaci√≥n.

El inventario de misiles incluye varios otros modelos, la mayoría de ellos de corto alcance, pero al menos uno, el Sejjil-2, puede volar técnicamente hasta 2.500 km. La mayoría de los modelos se pueden lanzar desde bases móviles.

Al no escalar lo que ya es el mayor ataque contra los intereses estadounidenses por parte de un estado nacional desde el conflicto con Saddam Hussein en Irak en 2003, Teher√°n se√Īal√≥ que podr√≠a estar satisfecho con el alcance de su acci√≥n. El canciller del pa√≠s lo indic√≥ en su publicaci√≥n de Twitter.

Fue necesario dada la conmoción que la muerte de Suleimani generó en el país, que había registrado cientos de protestas contra el gobierno teocrático en 2019, reprimidas con violencia.

Pero los primeros movimientos del régimen de Ayatollah fueron políticos, con la suspensión de las obligaciones del acuerdo nuclear de 2015, cuyo objetivo era frenar su programa nuclear.

Con esto, Ir√°n busc√≥ hacer que Europa y otros pa√≠ses aislaran a Trump, abriendo canales para una soluci√≥n negociada que se intensific√≥ en los √ļltimos meses.

Al cumplir su promesa de tomar el camino, en la medida de lo posible, Irán ha abandonado la efectividad de esa táctica y ha aumentado su apuesta en el póker jugando con Trump. El estadounidense está leyendo las cartas en la Casa Blanca.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *