El asistente de Bolsonaro dice que Itamaraty era la oficina de la ONU y crea inquietud





En otra manifestación del bolsonarismo que generó inquietud entre los diplomáticos, el asesor internacional de la Presidencia, Filipe Martins, afirmó que el Ministerio de Relaciones Exteriores «funcionaba como una oficina avanzada de la ONU» antes de la elección de Jair Bolsonaro.





La declaración fue hecha por Martins a su padrino en el gobierno, diputado Eduardo Bolsonaro (PSL-SP), hijo del presidente más aficionado a los asuntos internacionales: es presidente del Comité de Relaciones
Asuntos Exteriores y Defensa Nacional de la Cámara de Diputados.

Eduardo tiene un programa de entrevistas en YouTube. El sábado (22), dedicó casi una hora a Martins para exponer lo que él considera «el rediseño de la política exterior», que para el asesor «no
fue claramente brasileño ”.

El diputado quería brindar apoyo moral a su amigo, ya que las funciones de Martins fueron retiradas de la asistencia directa del presidente y subordinadas a la Secretaría de Asuntos Estratégicos, encabezada por el Almirante Flávio Rocha.

El agotamiento, cuyo efecto aún es incierto, es parte de la expansión de la influencia del ala militar del gobierno, en detrimento del grupo ideológico en el poder, señalado por los seguidores del escritor Olavo de Carvalho, como Eduardo, Martins y los ministros Ernesto Araújo (Itamaraty). y Abraham Weintraub (Educación).

El video circuló entre los diplomáticos, generando una mezcla de consternación y burlas: hay confusión de conceptos y contradicciones en los discursos.

«Teníamos una orientación política que llevó a nuestro cuerpo diplomático a actuar en línea con los cánones globalistas, con lo que se decidió en las agencias internacionales y no tuvo nada que ver con nuestros valores», dijo Martins.





Intenta suavizar la retórica y difiere de la «excelencia del cuerpo diplomático», y Eduardo lo recuerda sobre el papel del actual canciller. Incluso va tan lejos como para negar, instado en cuestión, que haya un conflicto de intereses con el ministro, solo para luego desafiar la importancia de la diplomacia presidencial. Itamaraty fue responsable de la «formulación de la política exterior».

Ambos ven el ministerio anterior a Bolsonaro como un notario público. “Las propuestas legislativas fueron una gran repetición de las propuestas que nacieron en el extranjero. Itamaraty actuó mucho en base a estas pautas ”, dijo el asesor.

Eduardo cita las audiencias de custodia como ejemplo, que para él se llevaron a cabo en la ONU. «En 24 horas, ella pone al bandido atrapado en el acto en la calle», dijo.

Martins estuvo de acuerdo y agregó que estos «burócratas anónimos y no elegidos generalmente tienen posiciones de izquierda». El asesor ve las comisiones de la ONU y los organismos multilaterales como perdedores de empleos.

«Cuando un político de izquierda pierde una elección, solo mira dónde estará», dijo, citando a la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, alta comisionada para los derechos humanos en la agencia.

Al mismo tiempo que predica alejarse del multilateralismo, Martins dijo que «los presidentes que eligen abandonar la arena hacen que sus países sean olvidados», siendo necesario participar en «foros importantes, viajes bilaterales, asociaciones de cooperación, tratados».

También dice que Brasil necesita unirse a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) para adoptar «buenas prácticas» que llevarán al país a ser más aceptado, algo contradictorio para aquellos que se niegan a seguir pautas externas.

Y hace una concesión a la existencia del Mercosur como algo útil siempre que los gobiernos acuerden el libre comercio, que duda con la ahora peronista Argentina.

Aquí, otra contradicción, ya que considera que el foro es esencial para el acuerdo comercial con la Unión Europea, vendido como un gran logro para Bolsonaro, aunque fue un proceso de más de 20 años acelerado bajo el gobierno de Michel Temer (MDB).

Martins defendió el enfoque con los Estados Unidos, diciendo que «en el gobierno de Dilma [Rousseff] se ha abierto una gran brecha ”. De hecho, el PT había revertido la orientación casi antiamericana de Itamaraty bajo Lula, pero congeló el movimiento cuando se descubrió que Estados Unidos la espiaba.

Bolsonaro dijo que Brasil podría beneficiarse de los fondos de defensa. Y Martins elogió el apoyo de Washington a la intención brasileña de unirse a la OCDE, otra negociación que se remonta a Temer.

Como no podía estar en un programa de Bolsonar, se recordaba el comunismo. Eduardo sugiere criminalizar la ideología, y Martins dice: «Y hay una ley [polonesa] eso iguala los símbolos comunistas y nazis. Después de todo, el equilibrio genocida de las naciones comunistas es incluso mayor que el del nazismo ”.

Si es obvio que el número de muertos es mayor en los países comunistas, dado que la ideología gobernó a las naciones durante casi todo el siglo XX y el nazismo duró 12 años en el poder, no hay noticias de un esquema industrial como el Holocausto, por no mencionar otras víctimas en los seis años de la Segunda Guerra Mundial.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *