El asedio medi√°tico contin√ļa en Bolivia despu√©s de que Evo renuncia





Los 14 a√Īos de gobierno de Evo Morales (2006-2019) en Bolivia no han sido f√°ciles para el periodismo independiente. Aunque el movimiento fue m√°s sutil que en Venezuela o Ecuador, donde se compraron peri√≥dicos y las concesiones de televisi√≥n fueron expropiadas abiertamente durante las administraciones de Hugo Ch√°vez y Rafael Correa, se utilizaron otras estrategias de intimidaci√≥n.





Algunos de ellos son revelados por el periodista y acad√©mico Fernando Molina, en su libro ¬ęLa relaci√≥n entre Evo Morales y Los Medios de Comunicaci√≥n¬Ľ: presi√≥n sobre los anunciantes para que no publiquen publicidad en medios cr√≠ticos. Evo, las amenazas de los funcionarios del gobierno a los propietarios y editores de peri√≥dicos y el estricto control sobre las cuentas y los impuestos en cada medio, por ejemplo.

Con el tiempo, los medios independientes terminaron migrando a Internet, mientras que los principales medios cedieron a la alineación con el gobierno.

En este escenario, el √ļnico peri√≥dico que se aventur√≥ a publicar algunas opiniones cr√≠ticas de Evo Morales fue P√°gina Siete, no sin sufrir una falta de recursos y amenazas.

Su editor en los primeros a√Īos fue Ra√ļl Pe√Īaranda, uno de los periodistas bolivianos m√°s respetados, ganador del premio Mar√≠a Moors Cabot. Incluso √©l no pod√≠a soportar la presi√≥n: Pe√Īaranda sali√≥ del veh√≠culo y hoy mantiene un sitio web llamado La Br√ļjula Digital.

Con la salida de Evo del poder, después de renunciar bajo presión de las Fuerzas Armadas el 10 de noviembre, parecía que la libertad de expresión volvería a tener lugar. No fue el caso, desde el principio.

Durante el período de militarización de las grandes ciudades y la represión más dura de los manifestantes a favor de Evo, algunos periodistas extranjeros fueron deportados, como miembros de los equipos periodísticos de los canales argentinos Todo Notícias (que pertenece a Clarín) y América TV.





Esto fue seguido por una alineaci√≥n de la prensa local. La p√°gina de Siete de los √ļltimos tiempos es irreconocible. De un peri√≥dico con una fuerte inversi√≥n en investigaci√≥n y cr√≠tica, se convirti√≥ en un panfleto del gobierno, alineado con la presidenta interina Jeanine A√Īez.

Para Molina, ¬ęhoy el peri√≥dico apoya al gobierno de A√Īez hasta el punto de justificar la represi√≥n que llev√≥ a cabo, utiliza un lenguaje espec√≠fico para tratar a los que est√°n en contra de su gobierno como terroristas, etc.¬Ľ

Da algunos ejemplos: cuando hubo una masacre en Sacaba, cerca de Cochabamba, en la que el Ej√©rcito reprimi√≥ una manifestaci√≥n de los defensores del ex presidente, con nueve civiles muertos y ninguna v√≠ctima del lado de los oficiales, el peri√≥dico inform√≥: ¬ęFuego cruzado entre los cocaleros y las fuerzas armadas deja al menos seis muertos ‚ÄĚ.

La experiencia y las investigaciones realizadas más tarde confirmaron que los manifestantes eran campesinos y que ninguno estaba armado. El periódico no rectificó la noticia.

El mismo Page Siete se est√° deshaciendo de algunas columnistas cr√≠ticas con √Ā√Īez, entre ellas la activista feminista Mar√≠a Galindo.

‚ÄúHe estado en el peri√≥dico durante diez a√Īos y me un√≠ porque era una voz que no estaba en sinton√≠a con la de Evo, a quien siempre he criticado.

Cuando escrib√≠ una columna que dec√≠a que √Ā√Īez, cuando present√≥ la solicitud, estaba incumpliendo sus promesas cuando asumi√≥ el cargo, se negaron a publicar y me despidieron ¬ę, dijo. Hoja.

Seg√ļn las estimaciones de los expertos en medios, Evo gast√≥ m√°s de $ 1 mil millones en publicidad, y gran parte de ese dinero fue para subsidiar peri√≥dicos y televisores en l√≠nea con su gobierno.

En opini√≥n de Molina, √Ā√Īez est√° actuando a√ļn m√°s directamente, con amenazas, presiones para que ciertos periodistas sean eliminados y para que las l√≠neas editoriales se ajusten a su gobierno.

Galindo tambi√©n advierte sobre el cambio de idioma en los principales peri√≥dicos, como La Raz√≥n y El Deber, que a menudo, en lugar de referirse a los partidarios del MAS (partido de Evo), dicen ¬ęgrupos armados subversivos¬Ľ.

Otros signos demuestran que la libertad de expresión está en riesgo en Bolivia. Las emisoras Unitel, Red Uno y Bolivisión adoptaron la narrativa de que el período Evo fue una dictadura y se limitan a transmitir información oficial sin análisis ni críticas.

Además del impedimento de transmisión del canal izquierdo Telesur, decenas de estaciones de radio comunitarias creadas durante la administración de Evo Morales, cuyo objetivo era dar voz a las comunidades indígenas, perdieron la concesión y fueron cerradas.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *