El amamantar es demasiado bueno para la madre





La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce Amamantamiento como una de las prácticas más decisivas para el futuro del niño. Tanto es recomendable la leche materna como alimentación exclusiva en los primeros seis meses de vida y, si es posible, que continúe formando parte del menú infantil hasta los 2 años. Pero podemos decir que es amamantando que se recibe.

Los estudios poblacionales de peso, como los liderados por el epidemiólogo Cesar Victora, de la Universidad Federal de Pelotas (RS), comprueban que, además de reforzar el vínculo con la cría, dar de mamar se mueve con el cuerpo de una manera especial: se queda más protegido contra una penca de amenazas, entre ellas la hipertensión y el cáncer de mama.

Un bien poderoso y gratuito como ese debía ser popular, ¿no? Porque los índices de lactancia materna todavía dejan a desear. En Brasil, la OMS señala que menos de cuatro de cada diez nenes de hasta 5 meses sólo maman en el pecho – el promedio global, también malo, oscila entre el 20 y el 40% de los niños.

Para los entendidos, hay una combinación de factores detrás de eso. "Pero la falta de apoyo para la madre, ya sea de la familia, del compañero o de los propios profesionales, encabeza la lista", afirma Elsa Giugliani, presidente del Departamento Científico de Lactancia Materna de la Sociedad Brasileña de Pediatría. Según la médica, es necesario concientizar mejor a toda la sociedad sobre el valor de la lactancia.

Hay otro motivo que hace tanta gente descuidar o abandonar la práctica. El amamantamiento no es sólo poner el bebé en el pecho y listo. Sin orientación, el ritual puede acabar en frustración. Niño que no toma el pecho, senos doloridos, llorando a la hora del mamar …





"Generalmente son cosas pequeñas, que, una vez corregidas, no impiden más la lactancia", tranquiliza Antonio Lages, vicepresidente de la Comisión de Lactancia de la Federación Brasileña de las Asociaciones Brasileñas de Ginecología y Obstetricia (Febrasgo).

La recompensa a quien supera los obstáculos es generosa. Para el hijo … y para la madre.

Vida bajo menos presión

La presión aquí es ésa dentro de los vasos sanguíneos. Cuando ella dispara y se mantiene en lo alto, ya vio: es hipertensión en la correcta, un mal de los más prevalentes en Brasil y directamente asociado a infartos y AVCs.

Por lo que respecta a la lactancia llega a reducir el riesgo de que esta enfermedad aparezca hasta 30 años después del parto, como muestra una gran revisión firmada por la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos. Los científicos notaron que dar de mamar por lo menos un mes ya bastaba para tener una ligera protección contra la elevación futura de la presión.

Una de las hipótesis para explicar este efecto a largo plazo es la interferencia de la lactancia en el metabolismo materno. Cuanto más tiempo durará, mejor para las arterias.

En defensa de las mamas

El eslabón no podría ser más directo. El hecho de que nunca haya amamantado constituye, por sí solo, un factor de riesgo para el cáncer de mama.

Dar la leche al bebé es bienvenido porque reduce la concentración de estrógeno en circulación, y esa hormona puede convertirse en combustible para el tipo más común de tumor en la mama. La lactancia también hace que la glándula mamaria cede terreno en el futuro el tejido graso, lo que disminuye el espacio para que el cáncer aparezca.

Los tumores de ovario y endometrio (en el útero) también aparecen menos entre los que ya han amamantado.

Sangre en la dulzura correcta

El impacto hormonal de la lactancia rinda protección adicional contra la diabetes tipo 2. Las sustancias liberadas en esa fase actúan en el páncreas, glándula que produce insulina, la hormona que regula el azúcar en la sangre. Fuera que la fabricación de leche demanda mucha glucosa del cuerpo de la madre, lo que evita excesos dando sopa en la sangre.

Incluso las mujeres que tuvieron diabetes gestacional se enfrentan a un menor riesgo de ver la enfermedad instalada de vez en cuando de mamar.

Recuperación a chorro

La lactancia acelera la rehabilitación después del parto. La ocitocina, la hormona que estimula la producción de leche, también instiga la contracción del útero, colaborando para que el órgano vuelva al tamaño normal más rápido y eliminando eventuales restos de la gestación.

Esto es importante especialmente para quienes pasan por cesárea, porque no es raro que, con el procedimiento, el útero presente cierta debilidad muscular. Con la contracción constante, la región se recupera bajo menor riesgo de sangrados.

Nervos de acero

Un estudio publicado por la Asociación Americana de Neurología muestra que amamantar por al menos 15 meses, aunque se acumulan entre diferentes gestaciones, reduciría en un 53% la incidencia de esclerosis múltiple, trastorno autoinmune que afecta al sistema nervioso y para el cual no existe cura.

Para quienes ya tienen la enfermedad, marcada por fatiga, dificultades de locomoción y déficit de visión, las crisis pueden llegar a ser menos frecuentes.

Con unos kilos menos

El dar de mamar tiende a ayudar a retomar el peso normal después del embarazo: ora, la lactancia exclusiva propicia un incremento de hasta 900 calorías en el gasto energético diario.

Pero hay que estar listo con un mecanismo de compensación: torciendo más calorías, el hambre puede venir con todo después. Por eso, a pesar del peso, vale la pena cuidar del menú y hacer actividad física.

Depresión? Aquí no

Las investigaciones indican que el amamantamiento disminuye la propensión a la depresión posparto. Probablemente porque la tal de la ocitocina influye, en el cerebro, en la actividad de neurotransmisores responsables de la sensación de bienestar.

El fortalecimiento del vínculo madre-hijo también contribuye a ello. Tanto es que, en los casos en que la lactancia es mala, el riesgo de que el trastorno aparezca aumenta.

¿Y los bebés?

Son tantos, pero tantos, los beneficios comprobados de la lactancia para el bebé, que es más interesante explicar de dónde viene ese poder que listar los perrengentes que ella ayuda a evitar.

La leche materna tiene la composición ideal de nutrientes para el sistema digestivo en maduración y la proporción exacta de proteínas, grasas, vitaminas e incluso anticuerpos. Estimula, así, el desarrollo del cerebro y enseña al cuerpo a defenderse de los peligros.

Es un alimento tan bajo demanda que el contenido de la leche de la mañana difiere del de la noche. Cuando la lactancia canta como manda el vestuario, el bebé queda menos expuesto, a lo largo de la vida, la obesidad, la diabetes, las alergias …

fuentes: Anastasio Berrettini, mastólogo de la Sociedad Brasileña de Mastología; Barbara Giesser, neurólogo de la Academia Americana de Neurología; Clery Gallacci, coordinadora de los Bares Sectoriales del Hospital y Maternidad Santa Joana (SP); Eunice Martins, profesora del Departamento de Materno Infantil y Salud Pública de la Escuela de Enfermería de la Universidad Federal de Minas Gerais; Moises Chencinski, pediatra del departamento de Pediatría Ambulatoria de la Sociedad de Pediatría de São Paulo; Renata de Camargo Menezes, ginecólogo del Comité de Mortalidad Materno-Infantil de Barueri (SP)

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *