Dylan en Oporto: ni cantigas alrededor de la hoguera ni conversación de circunstancia, sólo la elegancia de la costumbre





No han contabilizado los viajes que ya hicieron para ir detrás de Bob Dylan, dicen sólo que son "muchas". También no dicen cuánto tiempo lo siguen, sólo que ya lo hacen "quite a long time", hace mucho tiempo. El hombre de los pantalones vaqueros, rastas rubias, camisetas y una chaqueta capucha azul oscuro abierto. Ella también de abrigo azul oscuro, pero más caliente, un cigarrillo en la mano y ropa relajada. Poco pasaba de las 22h de este miércoles, 1 de mayo, cuando los dos montaron una pequeña banca en el suelo frente a la entrada del Coliseo de Oporto, en la Rua de Passos Manuel, con carteles del músico, cantante y último ganador del Premio Nobel de Literatura. "Vamos a los conciertos y luego vendemos los carteles"Lo eché en vuelo, antes de volver a cantar la sesión de" dos, cinco euros ", ahora en Inglés ahora luchando en portugués.





La venta ya había comenzado antes del concierto, pero se aceleró después de dos horas de canciones con Bob Dylan tostado Porto pública, este retorno a la ciudad que recibió la primera vez en Portugal. Hace casi 26 años, en 1993, cuando Dylan se preparaba para editar un álbum con un título de viejo sabio desilusionado con el piso del mundo: World Gone Wrong. Algunos de los que estuvieron esta vez en el Coliseo de Oporto, para asistir al concierto de uno de los músicos que más marcó la historia de la música popular norteamericana del siglo XX, no eran ni siquiera nacidos cuando Dylan aterrizó por primera vez en esta ciudad para ese concierto de " se estrena en suelo nacional. La mayoría ya lo era, sin embargo: aunque era posible ver gente de todas las edades, estaban en franca mayoría los espetadores con más de 25 (en realidad hasta más de 30) años.

A la salida del concierto, las reacciones sugerían que la mayoría de las personas que allí nunca había visto a Bob Dylan en vivo – lo que indica que el paso del tiempo (y el miedo a ser la última oportunidad de verlo), junto al estatuto de ganador del Nobel, aumentó la curiosidad generalizada. Las conversaciones denotaban alguna sorpresa, había quien dijese que "no era así lo que esperaba", que "no dio para percibir bien las canciones", que "no estaba preparada para esto", que "tardé en percibir que era la 'Don' t Think Twice It's Alright '.

Muchos otros, en realidad la mayor parte del público, salieron satisfechos. No se vio entusiasmo juvenil, un fervor de pasión asolapada, pero el tiempo ya no es de euforias. Hoy, ver un concierto de Bob Dylan es sobre todo pasar un hermoso será tranquilo a verlo con su banda. Es Dylan quien comanda pero es sólo el capitán de una comitiva que toca como un Barcelona de los tiempos de Pep Guardiola: todos afinados, el timón es el Messi del conjunto pero es el soporte que permite a la estrella dar la vuelta al público y salir a ganar . Un joven brasileño residente en Porto se acercó al final para decir "me gusta mucho" y vincular que fue en este concierto que percibió "que él es un gran músico", porque lo que había pasado en la sala de donde salía le pareció "Español con música, sonó la poesía ". Después sacudió: tenía a la madre esperando.

Lejos van los tiempos en que Bob Dylan se retrasaba o faltaba sesiones de estudio con Elvis Presley (le aseguró que le sucedió, a él ya George Harrison, pero el historial de mitos que ya propagó hace levantar el bajo). En este día del trabajador, a las 20h en punto, la hora anunciada del concierto, las luces del Coliseo de Oporto se apagaron, las palmas se oyeron por primera vez, se tocó una canción de boxeador sensible casi a entrar en la arena. Los teléfonos móviles poco se vieron, tanto estaban expresamente prohibidos que los técnicos del Coliseo se fueron acercando sistemáticamente a los pocos espectadores prevaricadores para decirles simpaticamente para estar quietos y guardarlos teléfono inteligente en el bolsillo. Lo que se vio fue Bob Dylan vestido de negro, de pie al piano, con un discreto escenario de luces atrás y acompañado por una banda impecablemente vestida. La elegancia se oiría también en los arreglos.

Bob Dylan: voz de profeta, pose de rebelde que se niega a meter los papeles de la reforma (un músico-poeta se reforma?), A abrirse con "Things Have Changed", retirada de un álbum sobre "Tiempos Modernos", de " 2006, que mostró en el momento en que las noticias de su pérdida de resplandor creativo eran francamente adelantadas. La banda sostenía los puentes, tocando blues-jazz y folk-rock controlado al milímetro, pensado nota la nota, sin gran margen de escape. Se vio que eso era para seguir luego en "It Is not Me Babe", clásico del lejano álbum de 1964 Otro lado de Bob Dylan, aquí tan escandalado que sólo pasados ​​unos segundos fue posible percibir que era él.





El título de la segunda canción del concierto -y sus versos "It is not me you're looking for" – sonaron la pirraca de Dylan recordándonos que ya al principio de una carrera fulgurante rechazó ser lo que los demás vendrían a querer : un cantante folk que cantaba al sistema, primero, un tipo del folk-rock eléctrico eternamente rebelde, después, un músico y cantante religioso que se enmarcara en la norma, a continuación, un cantante de normas los estadounidenses afinadinho, por fin. También en este concierto Bob Dylan y su banda, como les es habitual, dieron la vuelta a los arreglos, hicieron las canciones casi irreconocibles. Hay mucho que se discute por qué lo hace. Dylan nunca dio ninguna respuesta obvia y directa (si hay quien huye bien a eso, es él), pero ya dije una vez que sus canciones son "personales", no son "de comunión", que no quiere "personas a cantar con "porque" sonaría sólo divertido ", que no anda aquí haciendo música para llegar a los conciertos y" tocar música de encuentros alrededor de la hoguera ", que no recuerda" a alguien cantar al mismo ritmo que el Elvis, o el Carl Perkins, o Little Richard ".

El motivo puede ser más o menos prosaico, la verdad es que el tono menos sufrido y épico de las canciones y los nuevos arreglos los acercan más a los temas de banda, se tornaron menos dependientes de esas inflexiones de voz nasal del Dylan de los años 1960. Esto, es notorio, le protege la voz (aquellos agudos antiguos eran tramados), le quita entrega a cantar con las entrañas pero le da sutileza, como quien cambió la urgencia de niño por la conversación de adulto.

¿Será justo pedir a Bob Dylan que cante como cuando tenía 20 o 30 años, que se arroje a las canciones con el fervor que tenía cuando las escribió y grabó? Hay quien lo hace y lo hace bien – los Rolling Stones han sido expertos en el disfraz, Bruce Springsteen parece incansable – pero es justo exigir a alguien que sea quién no es? Bob Dylan parece encontrar que no, canta y toca como si cada concierto fuera una ceremonia solemne, con códigos que hay que respetar (no se falla una nota, orientar la banda entre las canciones para que salga todo como planeado) y con códigos que es es necesario mandar las ortigas, como ser fiel a las canciones y desear buenas noches a las personas o decirles lo que sea de (im) personal.

AFP / Getty ImagesSin embargo, el septuagenario de Minnesota (ahora tiene 77 años) parecía estar bien dispuesto. "Oscilando entre tocar al piano sentado y de pie – hubo quien se sorprendiera porque" aún no tomó la guitarra "(no lo haría y no es propiamente sorpresa) -, dio unos pasitos torpes en marcha atrás, el más cercano que veremos de Bob Dylan bailando, y cerró el primer cuarteto de canciones con las magníficas "Highway 61 Revisited" y "Simple Twist of Fate", respectivamente de los años 1960 y 1970, debidamente deconstruidas. La primera, Dylan la cantó (apoyada por la banda) como una balada de quien ya palpó kilómetros hasta más no, de quien llevó con más polvo de aquella autopista de lo que pensaba cuando escribió el tema, con la voz cavernosa de quien conoce las implicaciones de una vida de carretera. La segunda, la cantó sentada al piano, liderando lo que podría ser la mejor banda de fin de noche de un bar escondido que podríamos encontrar: romántica q.b., melancólica q.b., elegante como pocas. En el final de "Simple Twist of Fate", canción de ese gran álbum que es Blood on The Tracks, que Dylan acercó la armónica de la boca a la audiencia. Fue aplaudido, por supuesto.

El problema de juntar clásicos así de roscado, incluso cuando se les cambia tanto las vestiduras que se camuflados, es que lo que viene a continuación parece siempre corto. "Eso es lo que sucedió con la sucesión" Dignity "," When I Paint My Masterpiece "," Honest With Me "y" Tryin 'to Get To Heaven ", nada contra cuatro hermosas canciones interpretadas sin mancha, pero no era exactamente eso que más de tres mil personas estaban allí para oír (y el hombre no tiene derecho a cantar lo que le apetece, tiene).

En el caso de que no se conozcan los nombres de los personajes de la saga, los personajes de la saga, Dylan de pie, lejos del piano y sólo con el micrófono, mostrando que podría bien ser un crooner si así lo quisiera. La cantó de forma eximia, nos hizo pensar que no sería mejor dejar el piano a otro (presupuesto para otro músico hay de seguro), si no le resultaría provechoso llevar esta pose de veterano místico-mas-tranquilo al extremo y, se pasa a concentrarse sólo en cantar. Bueno, en esto de la música él es que sabe. Llevó una ovación valiente y se sacudió la cabeza y balanceando ligeramente las piernas, como quien amenaza que va a bailar pero no llega a.

La canción de "Make You Feel My Love", canción para los pares dar la mano o colocar brazos en hombros ajenos (si hay dolores o problemas por resolver, se oye "Make You Feel My Love" para ganar el coraje de enfrentarse y en el caso de que Bob Dylan se levantó y empujó por la voz estimulando la energía de la banda, momento en que uno de los técnicos del Coliseo de Porto, cortos, se acercó a nosotros para explicarnos que esto de tomar notas del concierto puede ser trabajo pero Bob no quiere a la gente a moverse en el teléfono, listo.

El concierto ya iba adelantado, pero Bob Dylan y su distinguida banda tenían dos horas de música para ofrecer al público de Oporto. En el momento en que Bob nos cambió las vueltas haciendo una pausa dramática entre los versos "now you don", como "Rolling Stone", himno tocado y cantado con Bob Dylan de pie y con las luces más encendidas porque es momento solemne, "t" y "talk so loud", estilo "intentan allí cantar conmigo para que me reí un poco".

"Cantar esta" Like a Rolling Stone "debe ser duro, de nuevo quedaron de seguro una buena dosis de ilusiones y confianza, no debe ser posible quedarse para siempre inmune a cantar esa ironía mordaz, aquel" usted should not let other people get your y que no se sienten como si estuvieran en el lugar de la muerte. Cantarla como Bob Dylan la cantó en Oporto tal vez sea eludir el destino como se puede, huyendo cuanto se puede, mirar la vejez de frente cediendo la energía pero guardando la sapiencia y una mirada madura que cada vez se impresiona menos con poses altivas. No resignarse, apaciguar. No se desencantan, respirar profundo. En la primera fila una persona no se resistió a levantarse y bailar, porque "Like a Rolling Stone" hasta escandalosa puede ser un bálsamo para lidiar con las frustraciones cotidianas: el trabajo que podría haber corrido mejor, la pereza que ya no se debería tener , las inevitables pérdidas, las ilusiones de cinismo.

Bob Dylan se llevó una ovación y, allí está, bien dispuesto, se acercó al micrófono, se puso frente al público, arqueó ligeramente las piernas y volvió a dar esos pasillos atrás que si son coreografía merecen un aplauso por la innovación. No habló como no habló una sola vez durante las dos horas de concierto sino con la banda, para él no hay tiempo que perder cuando hay que tocar. ¿No le agradece? Pero, gracias, ¿qué es lo que todavía tenemos el privilegio de oír?

De ahí en adelante, el concierto estaba en la mano. El Nobelizado y su banda lo sostuvieron firmes, con "Early Roman Kings" a mantener los índices de energía aumentada, "Do not Think Twice It's Alright" tocada con una solemnidad impresionante (cada palabra cantada de forma más arrastada que en la , "Love Sick", "Thunder On The Mountain" y "Soon After Midnight" a no dejar esto descarrilar, la gospelizada "Gotta Serve Somebody" cantada como Van Morrison se acordaría de cantar, más clásicos aún más irreconocibles a cerrar. Y hubo palmas, muchas palmas de pie, y el regocijo Bob Dylan a juntar la banda para una venganza de misión cumplida y hasta la próxima. En el final hasta simuló el envío de un beso, imagínese. Pero la venida, ésa es nuestra, aunque sea la última.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *