Dormir en tiempos de coronavirus





A veces nos preguntamos si todo por lo que estamos pasando nuevo coronavirus (Sars-CoV-2) es solo una pesadilla. De repente, sin pedir permiso, llega un enemigo invisible que no habla una sola palabra, pero detiene los ciranda de nuestras vidas frenéticas.





Las calles desiertas dan testimonio del hecho de que hemos perdido terreno. Nos privaron de socializar en el trabajo, abrazar a amigos, hora feliz Viernes. Y tal limitación vino atenuada con miedo y ansiedad, dada la posibilidad real de contagio. En esta brecha repentina, tenemos miedo de volar y chocar contra una UCI, perder a un ser querido, perder un trabajo. Nuestra rutina está al revés, y quedarse en casa todo el día tampoco es fácil.

Y duerme con eso? Bueno, puedo compararlo con una manga de viento. En tiempos tranquilos, ella está en paz. Pero los vientos que anuncian una tormenta hacen que gire frenéticamente. En estos momentos más salvajes de nuestras vidas, es posible que el sueño se agite, o incluso nos abandone.

En estos momentos, muchos consejos pueden ayudar. No avanzar hacia la noche viendo programas de televisión, por ejemplo. Cambiar el día por la noche es una invitación al desánimo y la depresión. La exposición a la luz solar y los ejercicios físicos son esenciales.

Continúa después de la publicidad.

Para evitar la dificultad de conciliar el sueño, necesitamos recuperar el control de la rutina, que puede ser complicada en esta hora pandémica. Debemos formar horarios para dormir, despertar, trabajar, comer y practicar actividad física.

Evite acampar en la cama todo el día, llevando su computadora, teléfono celular, trabajo y comida. La cama estaba hecha para dormir y hacer el amor. Desperté, salí de la cama, acuéstate, quítate el pijama, incluso si no tienes nada que hacer. Idealmente, manténgase alejado de la electrónica una hora antes de acostarse.





Otro punto importante: quedarse en la cama en medio de la noche meditando sobre los problemas es una trampa. ¿No pudiste dormir después de 20 a 30 minutos? Levántate y ve a leer algo ligero. Quizás en media hora duerme y luego vuelves a la cama. Dormir es una rendición: si estamos ansiosos, preocupados o con horarios totalmente locos, corremos el riesgo de dar vueltas en la cama, recordando esos pollos de panadería.

La ciencia ha demostrado que dormir es mucho más que un momento de descanso. Es esencial para la fijación de la memoria, la eliminación de toxinas acumuladas en el cerebro durante el día y el procesamiento de las emociones. El descanso nocturno no es un momento pasivo, sino que se programa activamente, con diferentes fases y funciones. Durante la fase de sueño REM (Movimiento rápido de ojos), movemos nuestros ojos indicando que estamos teniendo sueños visuales. El cerebro está activo mientras el cuerpo está completamente relajado. Es como si actuamos en un mundo virtual.

Continúa después de la publicidad.

¿Pero con qué soñamos? Alrededor del 90% de los sueños son un reflejo de lo que sucedió durante el día, solo de manera desorganizada y llena de asociaciones locas. En los sueños, los pensamientos se hacen realidad con un gran contenido emocional.

Y sí: todos soñamos, porque la fase REM representa del 20% al 25% de la noche. La verdad es que, en general, recordamos poco sobre los sueños (y eso no necesariamente tiene un significado). Es probable que los sueños sirvan como una limpieza, ayudando a disipar las emociones.

La psiquiatra y neurocientífica Natalia Mota, en colaboración con la profesora Sidarta Ribeiro, del Instituto del Cerebro de la Universidad de Rio Grande do Norte, estaba estudiando el contenido de los sueños de las personas antes de que llegara el coronavirus. Ella continuó con su investigación y, en el primer mes de la pandemia, notó un aumento en el contenido relacionado con el miedo, la contaminación y la limpieza.

De hecho, el miedo a la contaminación no aparece solo en los sueños. Se materializó en esa carrera inicial y algo sin sentido por papel higiénico. O en la obsesión de algunos de pasar un poco más de alcohol en gel en sus manos.

Continúa después de la publicidad.

Otra forma de enfrentar el miedo y eximirnos de nuestra responsabilidad en la pandemia es unirnos a la tribu de aquellos que «no les importa» o que simplemente niegan la realidad. Es al menos curioso ver a alguien tratando de apoyar la hipótesis de que todo el mundo se detuvo por los medios. Mientras tanto, el número sin precedentes de profesionales de la salud gravemente enfermos brilla como la luz del día. Según datos del Ministerio de Salud de junio, 168 profesionales murieron por el nuevo coronavirus en Brasil. Y mire el sueño aquí nuevamente: una encuesta realizada en China muestra que más de un tercio de los médicos involucrados en el cuidado de pacientes con Covid-19 sufren de síntomas de insomnio.

La buena noticia es que estamos empezando a relajar nuestra cuarentena eterna. ¡Pero alto allí! No descuides el sueño. Nada que aprovechar para hacer todo lo que no ha logrado en los últimos tres meses. Respeta la distancia y también respeta tu sueño. Dormir poco se asocia con cansancio, somnolencia, pérdida de concentración y memoria, obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Nadie merece enfrentar estos problemas en un momento que ya es muy desafiante.

* Geraldo Lorenzi es profesor de neumología en FMUSP y director del Laboratorio del sueño en InCor

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *