"¿Dónde vas a dormir hoy?". Hay negocios, pero también mucho enganche en las noches de la Web Summit


Hay quienes hacen negocios, sino también aquellos que viajan a Lisboa a escondidas de las mujeres y los que toman invertir en compromiso. Las historias de la noche que es la prolongación de la Web Summit.


No es muelle, es un auténtico Caos del Sodré. Son diez y tal de la noche de un martes pero la sensación, para quien atraviesa la 'Rua Color de Rosa', es la de un sábado. Es, literalmente, el cono de pino – a pesar de la lluvia torrencial que afectó a Lisboa. Hay una razón: aquí es donde transcurre la Night Summit, una especie de prolongación de la Web Summit noche dentro. Los empresarios despiertan el hecho y conversan de cerveza en la mano, en un ambiente más relajado. ¿Para hacer negocios? Sí a veces. Pero este evento nocturno es mucho más que eso.


A la puerta de uno de los bares más concurridos de la calle, Andreia es el centro de atención. Morena, de ojos muy azules y labios rubios, sostiene un sombrero de lluvia negro a la entrada, al mismo tiempo que recibe a los participantes, de sonrisa en la cara. No siempre: está visiblemente incomodada con el alemán que ya arrastra las palabras para distribuirle unos galantes torpes. Le pregunta el nombre y trata de reproducirlo: "Andrrrrrrrrrrrrrrrrrrr". Ella va tratando de mantener la elegancia hasta que remata el asunto: "Esto es un poco incómodo para mí". Fin de la historia.

Son diez y tal de la noche de un martes pero la sensación, para quien atraviesa la 'Rua Color de Rosa', es la de un sábado. Está, literalmente, a la pina. (JOÃO PORFIRIO / OBSERVADOR)

Pero no de galantes. A no más de un metro, Andreia es tema de conversación para dos brasileños que vinieron de São Paulo a propósito para la Web Summit. "Esa mujer es hermosa", arroja a Juan en dirección a Felipe. Se quedan allí, a la socapa, de copa en la mano, a la espera de una oportunidad. Cuando surge, zas! – Juan avanza hacia el paraguas de Andreia. Ni cinco minutos después, vuelve, resignado. "Ella se enfureció conmigo", se desahoga.

Juan es responsable de una empresa brasileña que desarrolla proyectos de consultoría con inteligencia artificial y automatización. Filipe creó una aplicación que ayuda a tomar decisiones bancarias. A pesar de que venían del mismo punto del globo para el mismo evento, no se conocían. Esto sucedió gracias a la informalidad de Night Summit. Desde el punto de vista del negocio, misión cumplida: Felipe ya ha programado una visita a la empresa del nuevo amigo. "Voy a ver si puedo invertir en su empresa, él me pidió que le ayudara en la financiación. La gente resuelve todo aquí en la Web Summit", Explica Juan.

"¡Lógico!", Responde Felipe cuando se le preguntó sobre si conocer a mujeres formaba parte del itinerario nocturno. "Nos gustan las mujeres, claro que queremos hacer otro tipo de conexiones. ¿Quieres formar parte?", Me pregunta.

El empresario cruzó el Atlántico por la tecnología y el espíritu empresarial evento de "conocer el ecosistema portuguesa y un plan para ampliar a Europa." Pero tanto él y el amigo reconocen estar interesados ​​en otras experiencias. "¡Lógico!", Responde Felipe cuando se le preguntó sobre si conocer a mujeres formaba parte del itinerario nocturno. "Nos gustan las mujeres, claro que queremos hacer otro tipo de conexiones. ¿Quieres formar parte?, me pregunta.

Resolvo atravesar la calle hacia otro bar. En el interior, Nuno (nombre ficticio) transita entre grupos. Es también brasileño. Lisboa es la mujer oculta y acompañado por un amigo que trabajaba en el pasado. Vive en Sao Paulo, la mujer en Recife – y ella sospecha que su marido cruzó el océano hacia Lisboa. "¡Son relaciones de las que duran toda la vida!", asegura, mientras mete conversa con Olivia, también brasileña pero a vivir en Londres.

Nuno es inversor y ha venido a la Web Summit para buscar empresas para invertir. Pero, al contrario de lo que sucede con la generalidad de los participantes, que les gusta exhibir su credencial del evento, Nuno tiene su guardada en el bolsillo derecho de la chaqueta. Es algo común entre los inversores, que lo hacen para apartar las solicitudes constantes de financiación. "Si andaba con ella, la gente pensaba que tenía mucho dinero y no me dejaba de mi pie", asume.

Nuno (nombre ficticio) transita entre grupos. Es también brasileño. Lisboa es la mujer oculta y acompañado de un amigo con el que trabajó en el pasado. Vive en Sao Paulo, la mujer en Recife – y ella sospecha que su marido cruzó el océano hacia Lisboa.

Sin embargo, el viaje está siendo provechoso. En la retina, le quedaron dos startups, donde piensa invertir más tarde. Una es la Beer to Beer, un mercado que conecta empresas de cerveza artesanal a sus consumidores – "es un área difícil, pero tiene un modelo muy interesante", dice. La otra es la Building Too, una aplicación de construcción civil que hace la gestión de proyectos para reducir los costos de producción. "Soy inversor de un negocio parecido en Brasil y ya puse a las dos empresas en contacto", explica.

Luís camina de cabeza levantada entre la multitud. A los 32 años, es fundador de Pet Universal, una startup que hace software de gestión para clínicas veterinarias. Fue programador en la PT pero, hace tres años, se despidió para crear un proyecto personal. Dice ganar "tres veces menos" ahora, pero está más realizado. Los objetivos son precisos: "Quiero vender esto de aquí a unos siete u ocho años y hacerse millonario".

Hasta entonces, va deambulando por la 'Rua Color de Rosa' en busca de contactos. Camina desinhibida – fue así que, en la primera edición del evento, logró el primer inversor de su empresa. Pasados ​​dos años, y después de la expansión a España y Brasil, busca nuevos socios de negocio. Avanza sobre un grupo de dos hombres y dos mujeres y se dirige al francés Justin:

Hola, soy Luis. Quiero conocer al máximo de emprendedores que pueda, yo mismo soy un emprendedor y quería conocer gente nueva.

– ¡Ah, buena! No somos una startup, somos una agencia con sede en Bretaña, Francia. Hacemos 'inbound marketing', una nueva metodología para hacer marketing. Estamos especializados en un software que se llama Hubspot.

– Tengo mi compañía que hace software para veterinarios. Es una plataforma que gestiona todo lo que tienen que hacer en las clínicas en su trabajo diario. Si me di cuenta, si quiero estar en línea y vender mi producto a los veterinarios, pueden ayudarme.

– Exactamente! El software es sólo una herramienta, pero es una herramienta compleja. Por eso, para usarla perfectamente, vas a necesitar una agencia para ayudarte.

– ¿Y puedes darme algunos consejos básicos?

– Puedo aconsejarte a bucear en SEO, por ejemplo. Todas las partes técnicas del sitio son muy importantes, es fundamental que el sitio corra muy bien. Google mira mucho para eso, por ejemplo. El sitio tiene que ser responsivo, muy rápido y seguro. Hay muchos sitios que no son seguros y eso es una de las primeras cosas que sugerimos a nuestros clientes que mejoren.

Al final, tarjetas de visita intercambiadas y un contacto para el futuro. "El la creación de redes es la mejor cosa que hacer ", explica el francés, por primera vez en la Web Summit. Considera que el balance es positivo y cuenta que ya estableció contacto con algunas startups francesas, con las que piensa poder trabajar en el futuro. La Night Summit, garantiza, es sólo para conocer gente con quien hacer negocios – pero allá sigue, calle fuera, con el hermano y dos francesas de pocas palabras que conocieron la noche anterior.

"La gente viene con un espíritu muy profesional y muy enfocado en el negocio, pero sólo hasta las 11 de la noche. Después del segundo o tercer vaso la cosa descamba".

Luis, emprendedor

"La Night Summit hoy tiene el problema de la lluvia, creo que no va a pasar tanta cosa", sentencia Luís, que estuvo en todas las ediciones lisboetas. "En Night Summit conocemos muchas startups, porque andamos por la calle, metemos charla, ya veces se logran unas cosas giras. Podemos tener la suerte de aparecer un inversionista que esté mejor dispuesto ", dispara. "El problema es que la gente viene con un espíritu muy profesional y muy enfocado en el negocio, pero sólo hasta las 11 de la noche. Después del segundo o tercer vaso la cosa descasca.

Fue lo que sucedió en otra punta de la calle, con Rachel Chang. La noche ya va larga, sólo la lluvia es que sigue cayendo, inclemente. Los grupos se amontonan bajo los toldos de los bares y de repente las personas ya son una amalgama: Los turistas atrapados en la confusión, los estudiantes que vienen de Lisboa que empujan el punto en vendedores ocasión Pier (y la ocasión son los sombreros de lluvia) y los partidarios de Ajax, que llegó a Lisboa para ver el partido con el Benfica – y el canto a plenos pulmones, envasados ​​por el alcohol, un cántico del que sólo se percibe el final: "Amsterdam, Amsterdam, Amsterdam!". El avance de la noche va dibujando una trayectoria zigzagante en muchas de las personas.

Pero volvamos a Rachel. La norteamericana, inversora de Dallas, cuenta, indignada, el enfoque que recibió de otro participante de la Web Summit. "Entré en un bar, estaba a la pina y un hombre pasó por mí, me agarró en el brazo, se para y me dice: '¿Dónde vas a dormir esta noche?'". La respuesta le salió lista: "No aquí o contigo". Y vino. Pero la insistencia continuó. "Él llegó afuera y me silbó para que volviera hacia atrás. Pero no iba a suceder ", dice.

Rachel cuenta, indignada, el enfoque que recibió de otro participante de la Web Summit. "Entré en un bar, estaba a la pina y un hombre pasó por mí, me agarró en el brazo, se para y me dice: '¿Dónde vas a dormir esta noche?'. La respuesta le salió lista: "No aquí o contigo".

Es la primera vez en Portugal y Web Summit. Creemos que el evento nocturno es "un mix entre trabajo y enganche" y se dice incómodo con los enfoques que ha recibido. "He notado que en el mundo de las startups no hay tanta regulación en el comportamiento como en el mercado tradicional y yo vengo de un mundo muy corporativo. Es como el ambiente de la universidad, no hay reglas y eso a veces complica un poco los contactos ", asume. "Si yo trabajo en una empresa, salir por la noche y disparar a mis compañeros de trabajo, voy a tener miedo de perder mi trabajo. Pero en el mundo de las startups tú eres tu propio jefe, por eso no controlas tanto los comportamientos ".

Por eso queda recostada a una de las paredes de la 'Rua Color de Rosa'. Por allí pasó, minutos antes, un grupo de españoles, dueños de una aplicación que guía al usuario a una lista de restaurantes, tiendas y otras atracciones con acceso a descuentos en esos espacios. Mientras Pablo se desgarra entrelazado a la otra española que acabó de conocer, Sergio explica que está allí para "hacer negocios y conocer chicas". Luego, retrocede ligeramente. "No veo chicas y chicos, veo a gente".

"Estoy aquí para los negocios, pero quiero divertirme. Es compatible hacer negocios y divertirme ", subraya. Por el medio, admite que ya conoció a tres mujeres esa noche, uno de Malta, un italiano y un portugués todavía. Las tres registradas en aplicación de la Web Summit – "que es como el Tinder para los negocios", explica. "Hacemos el trabajo tomografía del QR Code que tenemos en las credenciales, nos quedamos con el contacto de las personas y podemos hablar charlar", explica. "Hablamos, conocemos. Vamos a ver qué pasa después ".


Noticia publicada por...

Nacho Vega
Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Sé el primero en comentar en ""¿Dónde vas a dormir hoy?". Hay negocios, pero también mucho enganche en las noches de la Web Summit"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*