Documental acompa√Īa a la familia a la sombra de la guerra durante diez a√Īos





En un momento b√°sico de ¬ę¬Ľ Padre, Hijo, Patria ¬ę, la familia Eisch va al cine a ver¬Ľ American Sniper ¬ę.





En la película de 2014 Clint Eastwood, se dramatiza la vida de uno de los francotiradores estadounidenses más temidos de este siglo, Chris Kyle.

Nunca se adapta completamente a la vida civil después de regresar de la guerra de Irak, y termina banalmente muerto por un problemático ex soldado.

Isaac, el hijo mayor de los Eisch, está enmarcado en toda su angustia. Tu padre, Brian, podría ser Kyle del cine.

Solo él es real, al lado dice que ya había usado este o aquel equipo, para deleite del hermano menor de Isaac, Joey.

Metalanguage es una de las sorpresas en el documental, cuyo t√≠tulo original (¬ęPai Soldado Filho¬Ľ) puede hacerle m√°s justicia al esp√≠ritu de la obra, que se muestra en Netflix.

Es una mezcla de ¬ęLa ni√Īez: de la infancia a la juventud¬Ľ (Richard Linklater, 2014) y t√≠tulos como ¬ęNacido el 4 de julio¬Ľ (Oliver Stone, 1989) y el propio ¬ęFrancotirador estadounidense¬Ľ.





Desde el principio, toma los temas de la formaci√≥n de la masculinidad en los EE. UU. Y el formato en el que los personajes han sido seguidos durante a√Īos, envejeciendo de manera cre√≠ble.

De los segundos, el centro narrativo: es la historia real de Brian, que trae mutilaciones físicas y psíquicas de su tiempo de guerra, para dar forma a su entorno.

La diferencia es que estos son hechos, no algo basado en ellos. Durante una década, dos reporteros del New York Times, Catrin Einhorn y Leslye Davis, filmaron la vida cotidiana de la familia Eisch.

Todo comenzó con un informe de Einhorn en 2010, luego del impacto humano del aumento de tropas en Afganistán, determinado por el entonces presidente Barack Obama.

Allí ves a un enérgico Brian de permiso, que regresa a visitar a sus hijos durante dos semanas en Wisconsin,
bajo aplausos en el aeropuerto.

Poco despu√©s, regresa al sur de Asia, solo para regresar a los EE. UU. En una silla de ruedas, con terribles lesiones en las piernas. Cuatro a√Īos despu√©s, incapaz de sobrellevar el dolor, el sargento tiene uno amputado.

Esta es solo una de las tragedias que impactan la vida de Brian, el padre soltero de Isaac (12 a√Īos al comienzo de la pel√≠cula) y Joey (7 a√Īos), quien en el proceso se casa con su novia Maria.

Son tan agudos que el espectador pregunta si no es realmente ficción.

La cámara de Einhorn y Davis garantiza tal naturalidad que genera dudas sobre cuán auténticas son las situaciones.

Suponiendo que lo sean, es notable. Hay un esfuerzo adicional: no hay una narrativa ¬ęfuera de lugar¬Ľ o un intento forzado de dirigir la mirada de la audiencia.

Hay dos niveles complementarios en la escena. Internamente, la virilidad masculina de Brian y cómo sus hijos manejan estos valores.

La escena del peque√Īo Joey llorando porque no puede repetir la actuaci√≥n juvenil de su padre en la lucha grecorromana se encuentra en paralelo en las mejores ficciones sobre el tema.

La toxicidad del ambiente de asfixia. La familia dej√≥ Wisconsin y termin√≥ en un cl√°sico hoyo de ¬ębasura blanca¬Ľ y en fuertes nevadas, en el norte del estado de Nueva York.

Las armas son omnipresentes, y disparar p√°jaros es una de las pocas diversiones para los ni√Īos.

Deprimido y malhumorado la mayor parte del tiempo, Brian se hunde frente a la cámara. Se refugia en los videojuegos de francotiradores y de guerra, algo tan trivial que se consideraría un cliché en una ficción.

En otra dimensi√≥n, hay un vac√≠o sobre el concepto de ¬ępor lo que luchamos¬Ľ, fundamental para el esfuerzo estadounidense en la Segunda Guerra Mundial, el √ļltimo conflicto se dice que es justo.

Las comparaciones con cl√°sicos como ¬ęEl francotirador¬Ľ (Michael Cimino, 1978) o ¬ęRambo¬Ľ (Ted Kotcheff, 1982) son inevitables, pero aqu√≠ la cosa es real.

Joshua, cuya psicolog√≠a es la m√°s compleja en la escena, pasa de ser un ni√Īo que idolatra a su padre h√©roe a un adolescente que rechaza al ej√©rcito, solo para terminar la pel√≠cula alistada.

En otra escena fuerte, admite sinceramente que no tiene idea de qu√© comenz√≥ esa guerra, que entonces ten√≠a 18 a√Īos, que hab√≠a mutilado a su familia y en la que pod√≠a jugar.

Las Fuerzas Armadas son, como lo habían sido en dos generaciones antes de Brian, un empleador seguro.

El patriotismo impregna el medio ambiente, pero no tiene sentido. Alguien le pregunta a Brian si vali√≥ la pena perder la pierna y dice sin pesta√Īear que lo hizo, pero no puede formular una justificaci√≥n articulada para eso.

En otro momento, balbuce√≥ algo sobre ¬ęser parte de algo m√°s grande¬Ľ, sin convicci√≥n.

Sin generalizar, es dif√≠cil ignorar a Federico el Grande (1712-86). ¬ęSi mis soldados comenzaran a pensar, dejar√≠an sus puestos¬Ľ, dijo el rey prusiano, uno de los m√°s grandes genios militares de la historia.

A pesar de esta dimensi√≥n personal, que expresa la baja extracci√≥n social e intelectual de la familia Eisch y su b√ļsqueda honesta de sustento, el pegamento invisible de la trama es la pol√≠tica.

Brian es un votante típico de Donald Trump, pero solo un vistazo rápido a su Facebook en una escena sugiere eso.

Pero los directores no est√°n tentados a hacer un folleto a la manera de Oliver Stone, que decepcionar√° a quienes gustan de folletos obvios.

Sin embargo, esta virtud conduce a una falta de cohesión narrativa. La película es corta (1h40min), pero da la impresión de que podría contar con la mitad del tiempo de pantalla.

¬ęFather Soldier Son¬Ľ est√° lejos de ser impecable en la ejecuci√≥n, pero es un documento rico de la banalidad de la vida y la muerte del estadounidense promedio, teniendo su interacci√≥n con el Estado como un tema oculto.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *