Doctores latinoamericanos son aplaudidos y hostigados en su vida diaria





Solo la estupidez y la crueldad humanas pueden explicar escenas como las que están sucediendo en algunos lugares de América Latina durante la pandemia de coronavirus.





Nacido en Europa, y pronto lleg√≥ a la regi√≥n, la costumbre de aplaudir a m√©dicos y enfermeras a cierta hora del d√≠a. En Buenos Aires, siempre tiene lugar a las 9 p.m. Durante unos cinco minutos, se escucha un ruido ensordecedor proveniente de los apartamentos y casas de personas en cuarentena. La ciudad, dormida durante el d√≠a, parece mostrar en ese momento que toda su vitalidad a√ļn existe, y sale al balc√≥n o la ventana en un gesto de solidaridad.

Porque la misma sociedad que aplaude es capaz de una inmensa crueldad, ya registrada en lugares como Bogotá, Ciudad de México y Buenos Aires.

¬ęDoctor, si no se va, mataremos a su esposa e hijos¬Ľ. No, no es una amenaza de un grupo de narcotraficantes o paramilitares. Pero de los vecinos de un m√©dico que vive en un barrio de lujo en el norte de Bogot√°. La nota se dej√≥ en la puerta del departamento del profesional. En ese caso, las autoridades actuaron r√°pidamente. Los responsables han sido identificados por c√°maras de seguridad y est√°n siendo procesados.

El miedo a vivir con profesionales de la salud tambi√©n tom√≥ la forma de hostigamiento en la Ciudad de M√©xico, donde se registraron al menos 12 ataques f√≠sicos o verbales contra ellos en la calle. Tanto es as√≠ que se convirti√≥ en una orientaci√≥n en los hospitales p√ļblicos que no muestran, en su camino al lugar de trabajo o de regreso a casa, ninguna pista de su profesi√≥n. No se viste de blanco ni se deja equipo en exhibici√≥n.

En Argentina, el caso m√°s famoso fue el del farmac√©utico Fernando Gait√°n, quien lleg√≥ al edificio donde vive, en Buenos Aires, y vio la siguiente nota: ¬ęVete de aqu√≠ porque nos contaminar√° a todos, hijo de … ¬ę. Gait√°n le dijo a los medios que se sinti√≥ enojado, se quit√≥ la multa y luego, en casa, llor√≥.

La Dra. Florencia Almir√≥n, del hospital Gandulfo en el Gran Buenos Aires, dijo que los m√©dicos argentinos de hoy son ¬ęcomo los soldados de las Malvinas en la d√©cada de 1980. Todos quer√≠an que fueran a la lucha y murieran por su pa√≠s, pero cuando regresaron a sus hogares¬Ľ. , fueron acosados ‚Äč‚Ä謼.





Es cierto que estos profesionales están más en contacto con el virus que muchas personas, y también que están más expuestos a contraerlo. Especialmente en América Latina, donde existe una mayor necesidad de suministros hospitalarios adecuados. En Argentina, el 20% de los infectados son médicos o enfermeras. Pero el resto permanece a la vanguardia de la lucha contra esta terrible amenaza que enfrentamos. Y los necesitamos.

Es por eso que nada explica este tratamiento contra aquellos que est√°n arriesgando sus vidas para enfrentar una enfermedad que, en Am√©rica Latina, ya afecta a tantas personas. Los vecinos de estos profesionales deben ser cautelosos, s√≠, pero tambi√©n mostrar solidaridad, porque ¬Ņqui√©n sabe c√≥mo es regresar de un turno agotado y despu√©s de ver tanta tragedia?

Que sigan los aplausos y que se silencie a los ignorantes y negacionistas que atacan a los profesionales de la salud de esta manera.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *