Docentes en la pandemia: profesionales de primera l铆nea





A medida que pasan los d铆as de encierro y aumenta el descontento de los profesores, padres y alumnos con la educaci贸n a distancia, se hace evidente lo fundamental que es volver a la normalidad en las escuelas. Se est谩 volviendo cada vez m谩s transparente que la ense帽anza (y el aprendizaje) no es tan probable que se transfiera a una situaci贸n de trabajo remoto, despu茅s de todo, que la Escuela es mucho m谩s que un espacio donde se aprenden nuevos materiales y, y quiz谩s el mayor logro indirecto de pandemia – que la profesi贸n docente pertenece en 煤ltima instancia a primera linea.





Esta mirada, lamentablemente, se ha pasado por alto en los 煤ltimos meses, con atenciones totalmente centradas en las profesiones que se ocupan directamente de la crisis sanitaria, realizadas principalmente por profesionales de la salud, o aquellas que garantizan que el engranaje nacional no se detenga, realizado por profesionales de sectores como la distribuci贸n y producci贸n de alimentos, el mantenimiento y desarrollo digital o la log铆stica. Ahora, la educaci贸n no puede ni debe detenerse, ni siquiera aflojarse.

El aprendizaje es cada vez m谩s una necesidad. La incertidumbre que ha surgido exige el consuelo del conocimiento y el mundo tecnol贸gicamente complejo y avanzado que hemos desarrollado no puede prescindir de uno de sus logros m谩s notables: el derecho a la educaci贸n. Hoy la ense帽anza es, pues, un imperativo social y moral. Como colectividad, se debe a todos los que est谩n en edad escolar y es fundamental promover la igualdad y el progreso econ贸mico y social en general. Por tanto, es urgente devolver la normalidad a la docencia.

Esta ecuaci贸n requiere buenos colegios, que es sin贸nimo de buenos profesores, motivados y realizados en el desempe帽o de sus tareas, capaces de interiorizar el valor y alcance social de su profesi贸n.

En la discusi贸n de cu谩ndo prolongar el cierre de escuelas, no son muchas las voces de esta clase profesional que reclamen la urgencia de volver al r茅gimen presencial. Esto puede resultar sorprendente para quienes, por un lado, son los que mejor conocen la importancia del contacto en el aula y, por otro, saben anticipar el peso que tendr谩n que soportar en el futuro para corregir el problema. resultados de la interrupci贸n actual.

Es muy probable que sea el resultado de una relaci贸n no siempre pac铆fica entre el profesorado y la opini贸n p煤blica y la sociedad civil en general, y sobre todo entre el profesorado y las autoridades p煤blicas, quienes, en principio, estar铆an a cargo del discernimiento indispensable para la adecuada gesti贸n de esta relacion. Todo ello ha contribuido al desaliento e incluso al desinter茅s de los docentes por el noble papel social que desempe帽an.

En un estudio de la OCDE, el 90% de los docentes encuestados dijeron estar satisfechos con su trabajo, sin mostrar pesar por su elecci贸n profesional, mientras que solo el 26% consider贸 tener el reconocimiento de la sociedad. Entre la muestra portuguesa, solo el 9% respondi贸 que se consideraba socialmente reconocido, proporci贸n que habr谩 registrado una disminuci贸n entre 2013 y 2018 (TALIS, 2018). La forma en que la sociedad percibe una carrera contribuye principalmente a la satisfacci贸n de sus profesionales e incide en su calidad.





El an谩lisis de datos para el caso portugu茅s sugiere la necesidad de infligir la degradaci贸n de la percepci贸n que este grupo profesional tiene sobre su utilidad social para comenzar a darle el reconocimiento estrat茅gico que se le debe.

El pa铆s necesita buenos docentes, con alto desempe帽o profesional y motivados, ya que necesita estas mismas caracter铆sticas en sus profesionales de la salud. Los dos grupos cumplen una funci贸n social insustituible. Los m茅dicos y enfermeras han sido comparados con misioneros, cercanos al personal militar en un campo de batalla, capaces de resistir en el frente de la batalla contra Covid-19. El maestro tambi茅n tiene la misi贸n de desempe帽arse en tiempos adversos: continuar educando y capacitando.

Los formuladores de pol铆ticas deben encontrar formas de transmitir este mensaje dual a los maestros y asegurarse de que ser谩n los primeros en exigir el regreso a la escuela, su principal campo de batalla. Hacerlo puede implicar, por ejemplo, asegurar que este grupo profesional ser谩 una prioridad en el plan nacional de vacunaci贸n y que las comunidades escolares estar谩n sujetas a pruebas peri贸dicas y masivas. Estas son opciones de pol铆tica p煤blica que deben garantizarse.

Ser docente es ejercer una profesi贸n de alto impacto social. Depende de la sociedad en su conjunto, comenzando por los funcionarios del gobierno, recompensar a quienes la practican con la dignidad social adecuada. La docencia es una misi贸n que se hace con gusto y por vocaci贸n. Los docentes deben exigir a la sociedad el reconocimiento que merecen y mantenerse al d铆a con lo que deben ser: profesionales de primer nivel.

Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *