& # 039; Discapacidad moral & # 039; en Latinoamérica





El hecho de que la presidencia peruana est√© vacante por ¬ęincapacidad moral¬Ľ muestra que la pol√≠tica latinoamericana es muy premaquiav√©lica. Maquiavelo defini√≥ la pol√≠tica con base en su propia din√°mica y explic√≥ las relaciones de poder al margen de las cuestiones morales o religiosas, dejando as√≠ sin apoyo, por ejemplo, las acciones de la Iglesia Cat√≥lica que durante siglos administr√≥ los asuntos terrenales utilizando el santo nombre de Dios en Vamos.





Para Maquiavelo, el gobierno de los hombres depende de los hombres, los problemas terrenales tienen soluciones terrenales y la gestión de conflictos para la redistribución de los recursos -la política- debe tener en cuenta los incentivos de los individuos y grupos y no solo los grandes imperativos morales.

L√≠deres con antecedentes moralistas como Hugo Ch√°vez, el pastor evang√©lico Morales en Guatemala, L√≥pez Obrador y su cosmovisi√≥n guadalupana, o presidentes como Correa y Bukele con tendencias autoritarias presentadas como ¬ęjusticia¬Ľ, a menudo abordan cuestiones de pol√≠tica p√ļblica, como la pobreza o desigualdad, desde un punto de vista moral.

Para ellos, este no es un problema redistributivo que se resuelva con pol√≠ticas p√ļblicas, medidas fiscales y tributarias, sino la ¬ęlucha¬Ľ contra una consecuencia de la ambici√≥n y la falta de solidaridad y sentimientos patri√≥ticos de los ricos.

En la l√≠nea de gobernar desde el moralismo, es posible recomendar santos religiosos contra Covid, justificar una acci√≥n por consejo de Dios, oponerse al aborto en casos de violaci√≥n o transformar las pol√≠ticas p√ļblicas en ¬ęmisiones¬Ľ, como si fueran √°reas de evangelizaci√≥n. .

Pero el mayor peligro de la pol√≠tica como bien moral es que los beneficios que una persona recibe del Estado no se consideran algo acorde con sus derechos como ciudadano, sino que se convierten en una recompensa por pertenecer al pueblo – a la comunidad moral – y, peor a√ļn. , por gozar del favor del l√≠der o de la √©lite.

El premaquiavelismo también apunta a nuestra tendencia al populismo. Si bien quieren convencernos de que es una práctica que incorpora a la democracia a sectores populares Рrenunciando a la posibilidad de que seamos ciudadanos homólogos a los de otras democracias -, sigue siendo una forma de entender la política como un enfrentamiento maniqueo entre los el pueblo, como encarnación del bien, y el anti-pueblo que representa el mal, mientras que la solución a los problemas de estas personas es la acción salvadora de un líder. La moralidad es binaria, el bien contra el mal, mientras que la política democrática es, por definición, pluralista.





Otro ejemplo de moralismo pol√≠tico es el de la corrupci√≥n. Cualquiera que se dirija a cualquier legislatura latinoamericana o abra las p√°ginas de cualquier peri√≥dico se sorprender√° al ver c√≥mo las personas sobre las que hay claras evidencias de que son corruptas enfocan sus argumentos pol√≠ticos en la necesidad de ¬ęluchar¬Ľ contra corrupci√≥n. Es el cinismo lo que no sorprende tanto como el argumento que funciona y puede movilizar partidarios.

Si bien es un tema al que todos dicen estar en contra y que incluso alienta movilizaciones masivas de protesta, los datos de la encuesta reflejan actitudes ambivalentes por parte de la ciudadanía, mostrando una cierta tolerancia, algo que se refleja claramente cuando candidatos o partidos corruptos no son sancionados mediante de votos.

Mi hip√≥tesis es que la corrupci√≥n no se sanciona porque no se trata como un hecho objetivo, es decir, es malo cuando ¬ęotros¬Ľ infringen, apropi√°ndose de lo p√ļblico, pero cuando los corruptos son ¬ęm√≠os¬Ľ surge una especie de derecho patrimonio que lo justifica de varias formas: como un hecho menor y aislado cometido por una ¬ęmanzana podrida¬Ľ; como consecuencia de la persecuci√≥n a los medios de comunicaci√≥n que act√ļan como ¬ęsicarios de tinta¬Ľ (Rafael Correa dixit); como dato menor que hay que eliminar en nombre de los sagrados intereses populares que s√≥lo se garantizan si gobierna ¬ęel m√≠o¬Ľ; o para evitar que ¬ęotros¬Ľ, a√ļn m√°s corruptos, vengan. B√°sicamente, la corrupci√≥n no sanciona, moviliza.

Adem√°s, la pol√≠tica como lucha entre el bien y el mal otorga una especie de superioridad moral que funciona como indulgencia, eliminando la posibilidad de cr√≠tica o rendici√≥n de cuentas de los l√≠deres: uno de los fundamentos de los sistemas democr√°ticos. As√≠ como los sacerdotes predicaban la pobreza sin ser juzgados por vivir como los ricos, los l√≠deres que encarnan al ¬ępueblo¬Ľ pueden ser inconsistentes e intrascendentes.

Entre los muchos ejemplos, recordemos que mientras los jóvenes peronistas mataban y morían en nombre de la revolución de izquierda, el General y sus caniches vivían en el lujo en Madrid bajo la protección del dictador Franco. El expresidente Abdalá Bucarán, que hizo de la lucha contra la oligarquía su plataforma, también vivió como un rico. Cuando un periodista le mostró esta contradicción, respondió que la riqueza no tenía nada que ver, que la oligarquía es un estado del alma.

Quizás las cosas sean más complejas y quienes miramos la política desde la lógica de la Ilustración y la ética Рno el deber de ser moral Рno entendemos la esencia de lo popular nacional y estas dimensiones espirituales.

Traducción de Maria Isabel Santos Lima

www.latinoamerica21.com, un proyecto pluralista que difunde contenidos producidos por especialistas en América Latina.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *