Dieta cetog√©nica para la diabetes y la obesidad: ¬Ņm√°s entusiasmo que evidencia?





Recientemente, un artículo de opinión publicado en la revista científica. Jamaica (Revista de la Asociación Médica Americana) calentó la discusión sobre dieta cetogénica. Firmado por médicos de la Escuela de Medicina de Nueva York, el texto cuestiona el papel de esta dieta, marcada por una reducción drástica en el consumo de carbohidratos y un aumento de grasas y proteínas, para tratar obesidad y el diabetes.

Este plan de alimentaci√≥n, que ya se usa para tratar algunos tipos de epilepsia, ha sido favorecido por ciertas personas que buscan perder peso. Aunque el corte de carbohidratos es una pr√°ctica relativamente frecuente (y controvertida) en los reg√≠menes de p√©rdida de peso, en las dietas cetog√©nicas esta restricci√≥n es m√°s pronunciada. En √©l, la concentraci√≥n de nutrientes es solo el 10% de las calor√≠as diarias. En una dieta equilibrada, el mismo n√ļmero es aproximadamente del 50%, cinco veces m√°s.

Para aquellos que tienen diabetes tipo 2 y necesitan controlar los niveles circulantes de glucosa, parece una forma lógica de excluir prácticamente las fuentes de carbohidratos del plato. Ahora esta sustancia se convierte fácilmente en glucosa en el cuerpo.

Para aquellos que quieren adelgazar, mantenerse alejado de un nutriente concentrador de calor√≠as tambi√©n parece tener sentido, ¬Ņno? Y algunos estudios realmente sugieren que la dieta cetog√©nica est√° asociada con la p√©rdida de peso y la reducci√≥n de la glucosa en sangre.

Pero lo que los autores de ese art√≠culo cuestionan es si este patr√≥n de alimentaci√≥n en s√≠ mismo promueve tales beneficios. ‚ÄúCualquier plan es efectivo cuando reduce la ingesta de calor√≠as. Ketogen no es diferente. Lo que debemos preguntar es si es sostenible y promueve la salud a largo plazo ‚ÄĚ, escriben los expertos.





Dieta cetogénica para la diabetes

Seg√ļn el art√≠culo estadounidense, la evidencia sobre el tema no es definitiva. El estudio m√°s s√≥lido del a√Īo pasado en realidad muestra un grado considerable de remisi√≥n de la diabetes tipo 2 en personas que redujeron su consumo de carbohidratos durante un a√Īo. Algunos incluso dejaron de usar insulina. Sin embargo, tales hallazgos pueden estar sesgados.

"Fue un estudio abierto, sin un grupo que adopt√≥ otra estrategia de comparaci√≥n, y reuni√≥ a personas interesadas en hacer dieta", comenta Bruno Halpern, endocrin√≥logo y coordinador del Departamento de Obesidad de la Sociedad Brasile√Īa de Diabetes (SBD). Es decir, las personas ya estaban dispuestas a unirse a un programa de restricci√≥n cal√≥rica, y el m√©todo no se compar√≥ con otras dietas.

En general, lo que parece importar m√°s para controlar la enfermedad es comer menos calor√≠as que antes. Y, por supuesto, espec√≠ficamente dirigido a fuentes de carbohidratos refinados (arroz, pasta y panes blancos, refrescos, dulces, etc.) que hacen que el az√ļcar en la sangre se dispare m√°s r√°pido. A√ļn as√≠, estos art√≠culos no est√°n prohibidos.

‚ÄúLa dieta cetog√©nica puede ser una opci√≥n viable para la p√©rdida de peso r√°pida que controla la diabetes poco despu√©s del diagn√≥stico. Pero si se interrumpe, existe el riesgo de que el peso aumente nuevamente y la glucosa en sangre se descompense ‚ÄĚ, dice Halpern.

Y para perder peso a largo plazo, ¬Ņfunciona?

La idea es que al reducir los carbohidratos, el cuerpo utilizará otras fuentes de energía, especialmente la grasa acumulada en el tejido adiposo. De hecho, este proceso de descomponer la grasa para producir glucosa genera los llamados cuerpos cetónicos, lo que aplacaría el hambre. Son estas moléculas las que han hecho que este patrón de alimentación sea conocido como "cetogénico".

Pero la efectividad de esta dieta para bajar de peso es otro punto abordado en el art√≠culo estadounidense. Sus autores citan una revisi√≥n de 13 estudios con un seguimiento m√≠nimo de un a√Īo que compar√≥ la efectividad del cetogeno con otras dietas. Resultado: la restricci√≥n severa de carbohidratos incluso condujo a una mayor p√©rdida de peso, pero fue solo una libra.

"Esta variaci√≥n, aunque estad√≠sticamente significativa, puede no ser relevante para la pr√°ctica cl√≠nica", se√Īalan los expertos en el texto publicado en Jamaica.

Es decir, es probable que el cetogeno pierda más peso debido a la marcada reducción calórica. Solo que, después de un tiempo, la báscula tiende a estacionarse.

"Esto ocurre en cualquier dieta restrictiva porque el cuerpo comprende que hay una falta de alimentos en el medio ambiente y ahorra calor√≠as", dice Mario Kedhi Carra, endocrin√≥logo y presidente de la Asociaci√≥n Brasile√Īa para el Estudio de la Obesidad y el S√≠ndrome Metab√≥lico, Abeso.

Adem√°s de eso, el m√°s dif√≠cil puede ser mantener un patr√≥n de alimentaci√≥n cetog√©nica a mediano y largo plazo. Ver: Este tipo de men√ļ pr√°cticamente elimina el arroz, los fideos, el pan, las papas, varias frutas y otros alimentos comunes. Este ataque a varios grupos de alimentos nos lleva a los efectos negativos de la dieta cetog√©nica.

Riesgos a largo plazo

Por un lado, pr√°cticamente todos los expertos est√°n de acuerdo en que los carbohidratos refinados deben ser ingeridos muy moderadamente por el v√≠nculo con el aumento de peso y otros problemas. Por otro lado, dicha restricci√≥n severa de carbohidratos a menudo va acompa√Īada de la exclusi√≥n de elementos que mejoran la salud, como granos enteros y frutas.

Entonces el cuerpo puede carecer de fibra, vitaminas y minerales.

El contenido de grasa, hasta el 90%, también merece debate. Para alcanzar este nivel, a menudo es necesario comer más grasas saturadas, que aumentan los niveles de colesterol LDL y están asociadas con derrames cerebrales y derrames cerebrales.

"Por lo tanto, cualquier intervención de este tipo siempre debe realizarse bajo orientación médica y nutricional, y solo en situaciones específicas", dice Carra.
Para los diab√©ticos, esto es a√ļn m√°s importante. Si el aumento de la glucosa en sangre es malo, su ca√≠da repentina tambi√©n es peligrosa, lo que desencadena la hipoglucemia. Por lo tanto, los cambios en el men√ļ requieren la supervisi√≥n de profesionales, incluso para ajustar las dosis de medicamentos.

No hay estudios conocidos que analicen la mortalidad y el riesgo cardiovascular de aquellos que se adhieren a la dieta cetog√©nica, pero el art√≠culo de JAMA cita otras reacciones adversas ya reportadas en la literatura cient√≠fica: estre√Īimiento, halitosis, dolores de cabeza, fracturas √≥seas, diarrea y "deficiencias m√ļltiples". de vitaminas y minerales ".

Moraleja de la historia

"Creo que el propósito de este artículo es advertir a las personas que la dieta cetogénica no es una solución para todo", dice Halpern.
Carra completa el razonamiento: ‚ÄúNo estoy en contra de este plan de alimentaci√≥n. Creo que puede tener sus nominaciones, pero requiere estrategias de cuidado y mantenimiento para cuando termine la restricci√≥n ‚ÄĚ, adivina Carra.

En resumen, puede ser que este régimen funcione para una persona u otra (especialmente en los primeros meses), pero no se puede decir que supera cualquier otra intervención nutricional que resulte en déficit calórico cuando se trata de combatir la diabetes tipo 2 y la obesidad. . Al igual que no puedes vencer al martillo sobre tu seguridad a largo plazo.

"Aunque ha llamado la atenci√≥n en este departamento en los √ļltimos a√Īos, la evidencia que respalda su uso actual es limitada y los riesgos potenciales de la dieta son reales", concluyen los autores estadounidenses.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *