Diario de encierro en Barcelona: & # 039; Si no estamos en la cima, estamos muy cerca & # 039;





Día # 12 РBarcelona РMiércoles 25 de marzo. Escena: la orquídea de la casa está dando flores.





Un polic√≠a que pasa en una motocicleta dice adi√≥s a la calle vac√≠a. Creo que es para mi. En un gesto autom√°tico, saludo desde mi balc√≥n, donde estoy envuelto en una manta hablando con un amigo por video llamada. ¬ŅCu√°ntas despedidas le dar√° este polic√≠a al d√≠a?

Hasta el momento, Espa√Īa ha registrado m√°s de 100.000 quejas por desobedecer el decreto de alarma. Una ma√Īana p√°lida y fr√≠a en Barcelona.

¬ęTia, el otro d√≠a estaba tomando caf√© en la ventana y vi a un par de palomas bes√°ndose. ¬°Besos, amigo! ¬°Los malditos p√°jaros, gratis! ¬°Qu√© celos!¬Ľ, Comenta mi amigo. Tenemos que reirnos. No hemos visto a nuestros dignatarios en casi dos semanas, desde que comenz√≥ el encierro en el hogar. Salir de casa, solo por emergencias.

Hoy, los hospitalizados en Madrid, la comunidad m√°s afectada por la epidemia, han superado en n√ļmero la cantidad de camas disponibles en la UCI. Los informes de televisi√≥n muestran pasillos de hospitales llenos de personas en camillas, sillas de ruedas o incluso en el piso, envueltos en mantas improvisadas. Yo, que soy un paciente con c√°ncer en remisi√≥n, me pregunto: ¬Ņqu√© pasa con los otros que tambi√©n pueden necesitar cuidados intensivos?

Mientras esperaban los 432 millones de euros (R $ 2.4 mil millones) anunciados por el gobierno en materiales protectores de China, los profesionales de la salud pusieron en práctica sus regalos de bricolaje para minimizar la precariedad de los recursos. Entre las improvisaciones más comunes, una protección para la cara con láminas de plástico A4 y elásticos, gorros de ducha en lugar de gorros y batas sanitarias hechas de bolsas de basura.

Al mismo tiempo, muchas personas, adem√°s de las grandes y peque√Īas empresas, se est√°n movilizando para ayudar. Aparecen donaciones de dinero, colchones, almohadas, s√°banas; Impresoras 3D en toda la fabricaci√≥n de viseras sanitarias y piezas para respiradores de bajo costo; monjas cosiendo m√°scaras en su recinto; Un estilista que crea m√°scaras de tela estampada.





¬ęPi√©nsalo, la m√°scara incluso se ve sexy¬Ľ. Chicos, perd√≥nenme. Conversaci√≥n de zapzap. Yo (-tu-them) s√© que es serio. Lo que no me impide imaginar un d√≠a en el que seguiremos a personas influyentes que publiquen sus looks con el hashtag #maskstyle.

Ya veo todo: m√°scaras, el √ļltimo objeto de deseo, y todas las ¬ęIt Girls¬Ľ que muestran diferentes modelos con el logotipo del alfabeto Louis Vuitton en combinaci√≥n con guantes de l√°tex de farmacia, para crear un estilo alto y bajo.

En el otro lado de la (anti) fantas√≠a, los datos son sombr√≠os. Este mi√©rcoles, Espa√Īa super√≥ a China en n√ļmero de muertos: un total de 3.434, con 738 en las √ļltimas 24 horas. Con esto, el pa√≠s se convierte en el segundo en el mundo en muertes, solo por detr√°s de Italia.

La predicci√≥n de la curva de progresi√≥n del contagio, renovada todos los d√≠as, es cada vez m√°s radical. Los gobiernos regionales chocan de frente con la central (aunque cualquier parecido con el embrollo surrealista que tiene lugar en cierto Otro pa√≠s amado es un cuento de ni√Īos).

El gobierno de Catalu√Īa, la segunda comunidad m√°s afectada del pa√≠s, as√≠ como otras regiones como Murcia y Andaluc√≠a, insiste en la interrupci√≥n total de las actividades, m√°s all√° del internamiento decretado a nivel nacional.

En su declaraci√≥n diaria, Fernando Sim√≥n, del Centro para la Coordinaci√≥n de Alertas de Salud y Emergencias, dijo que ¬ęes dif√≠cil saber el momento exacto¬Ľ cuando llegaremos al punto de inflexi√≥n, es decir, cuando la frecuencia de los casos comenzar√° a disminuir. Pero agreg√≥: ¬ęSi a√ļn no estamos en la cima, estamos muy cerca¬Ľ.

Aqu√≠ se pueden escuchar ¬ęCanciones para cuarentenas¬Ľ.


Lea la parte 1 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ¬ęNo estamos de vacaciones, sino en estado de alarma¬Ľ

Lea la parte 2 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘Prueba, solo para pacientes hospitalizados’

Lea la parte 3 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘La vida vista desde arriba’

Lea la parte 4 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘Panela√ßo contra el rey’

Lea la parte 5 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘El peligro vive en casa’

Lea la parte 6 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘Solidaridad en tiempos de virus’

Lea la parte 7 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘El lado ut√≥pico de la crisis’

Lea la parte 8 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘La canci√≥n de las aves urbanas’

Lea la parte 9 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘Los de abajo no tienen un banquete’

Lea la parte 10 del diario de contenci√≥n de Barcelona: ‘Esta desprotecci√≥n cobrar√° la factura’

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *