Diálisis: un tratamiento que salva aún más vidas en la pandemia Covid-19





El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que COVID-19 ya era una pandemia. Exactamente un año después, el 11 de marzo de 2021 se lleva a cabo la campaña del Día Mundial del Riñón, coordinado en Brasil por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN), y cuyo tema es “Vivir bien con enfermedad renal”. La coincidencia de fechas es oportuna: el coronavirus tiene un impacto significativo en la vida de los pacientes renales crónicos, mientras que las formas más graves de Covid-19 también pueden afectar de forma aguda los riñones de los infectados. Y es en este escenario donde la diálisis cobró protagonismo en las noticias, dada su capacidad para preservar vidas.





La pandemia provocada por Sars-CoV-2 llegó al triste encuentro de la epidemia de enfermedad renal crónica (ERC). Se estima que una de cada diez personas en el mundo tiene este problema en los riñones, desde las etapas iniciales hasta las más avanzadas, cuando existe la necesidad de una terapia de reemplazo renal (diálisis o trasplante de riñón). Actualmente, hay más de 140.000 pacientes en diálisis en Brasil, según SBN.

El propósito de la diálisis es reemplazar parcialmente las funciones renales, eliminando las toxinas y el exceso de líquido del cuerpo. En la diálisis peritoneal, que se realiza en el domicilio del paciente, el peritoneo (membrana que recubre la cavidad abdominal y los órganos) actúa como filtro. Ya estoy en eso hemodiálisis, realizada en clínicas especializadas, una máquina filtra la sangre de la persona. En Brasil, más del 90% de los pacientes tienen esta segunda opción (generalmente tres veces por semana).

En el contexto de la pandemia, podemos imaginar que algunas recomendaciones de prevención fundamentales, como el desapego social, no pueden ser plenamente adoptadas por quienes se someten a hemodiálisis. Este grupo no puede quedarse en casa, ya que el mantenimiento de la terapia de diálisis es fundamental para la supervivencia. No se recomienda ni siquiera disminuir el número de sesiones.

Añadido a eso, Existe el factor agravante de que estos pacientes tienen un riesgo adicional de sufrir complicaciones de Covid-19.. Una encuesta de SBN encontró que la mortalidad por coronavirus es aproximadamente 40 veces mayor en pacientes en diálisis, en comparación con la población general. Por ello, se adoptaron una serie de precauciones en los centros de diálisis, lo que exige una gran responsabilidad por parte de los profesionales sanitarios, gestores y autoridades sanitarias.

Continúa después de la publicidad.

Peor aún, la ya creciente demanda de diálisis se ha visto amplificada en la pandemia. Además de los pacientes crónicos, ahora nos ocupamos de personas que, tras la infección por el coronavirus, manifestaron una rápida pérdida de la función renal. En pacientes con ventilación mecánica, alrededor del 20% al 50% necesitan diálisis, y muchos continúan requiriendo este procedimiento incluso después del alta hospitalaria.





Existen diferentes técnicas de diálisis que se pueden utilizar en este contexto. La elección entre uno y otro es individualizada, considerando la disponibilidad del servicio, la experiencia del equipo y la propia condición del paciente. La valoración clínica y prescripción médica de un nefrólogo son fundamentales.

Si la expansión de los centros de diálisis fuera viable en el corto plazo, este mayor flujo de pacientes no sería tan severo. Sin embargo, mantener estas ubicaciones ya es un desafío, dado que existe una crisis financiera de larga data en el sector.

En Brasil, más del 80% de los pacientes son dializados por el servicio público y el valor de la sesión no se ha reajustado durante muchos años. El Ministerio de Salud, a través de la Ordenanza No. 3.822 de 2020, liberó recursos económicos de emergencia para el tratamiento de diálisis durante la pandemia, pero esta asistencia está lejos de ser suficiente para paliar la crisis, que es crónica.

* Andrea Pio de Abreu es nefróloga, doctora de la Universidad de São Paulo (USP) y secretaria general de la Sociedad Brasileña de Nefrología.

Continúa después de la publicidad.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *