Destruida en Bielorrusia, los medios recurren al secreto y al exilio para mantener noticias





Prohibidos por la dictadura y con periodistas perseguidos y encarcelados, los medios independientes bielorrusos recurren al anonimato y al secreto para mantener clandestinamente vivos sus canales.





“Nuestra sala de redacción se encuentra fuera de Bielorrusia, y las autoridades policiales no tendrán acceso a la información a nuestra disposición, ni podrán rastrear nuestras fuentes”, dice el portal Zerkallo.io, lanzado el 8 de julio.

El sitio es el sucesor del principal vehículo independiente del país, Tut.by, que en mayo fue bloqueado por el régimen de Aleksandr Lukachenko. Varios funcionarios fueron arrestados y 15 permanecen en prisión.

Por razones de seguridad, no se revelan los nombres de quienes continúan trabajando para Zerkalo, así como su ubicación, dice la ex reportera de Tut. By Sofia (un nombre ficticio, a pedido de ella, que teme represalias). A los 28 años, ahora está exiliada en Berlín.

Sofía fue detenida 15 días después de trabajar para cubrir el juicio de 12 estudiantes universitarios en junio de este año. “Durante este período, Tut.by fue destruida, mis colegas fueron arrestados, perdí mi trabajo, mis amigos y ahora estoy sin mi país”.

Según ella, la mayoría de sus colegas se encuentran ahora en Ucrania, Polonia o Lituania. “Desde el año pasado sabíamos que podían ser bloqueados o incluso arrestados, pero nadie estaba preparado para lo que sucedió: la destrucción total de los medios”, dice el reportero.

Exiliados, perseguidos, presos o disfrazados, los bielorrusos también se consideraron representados por el Premio Nobel de la Paz, que fue otorgado a principios de este mes a los periodistas Dmitri Muratov, de Rusia, y Maria Ressa, de Filipinas.

Oliver Money-Kyrle, jefe de la sección europea del International Press Institute (IPI), está de acuerdo. En septiembre, la organización otorgó a la bielorrusa Yulia Slutskaya, fundadora del Belarus Press Club, el premio de Héroe de la Libertad de Prensa de este año por sus ocho meses en la cárcel en 2020.

“La represión de los medios de comunicación bielorrusos tiene un impacto devastador en la vida de cientos de periodistas comprometidos con el uso de su profesión para exponer a un régimen corrupto y en quiebra que se robó las elecciones”, dice.

Según Sofía, los bielorrusos podrían haber preferido un Premio Nobel de la Paz a la líder de la oposición Svetlana Tikhanovskaia, nombrada como una de las favoritas. “Pero el premio a los periodistas independientes perseguidos por su trabajo muestra cómo la información es crucial para las sociedades”, dice.

Para Anna Krasulina, responsable de la comunicación de Tikhanovskaya, el comité del Nobel entendió que recompensar a la oposición de Bielorrusia significaría intervenir en la política del país, pero el premio a Ressa y Muratov «es un estímulo para todos los periodistas que luchan por la democracia», que incluye a los bielorrusos. .

“Hay dos mensajes: 1) la libertad de prensa es el valor más importante en la sociedad moderna; 2) hay lugares en el planeta donde esta libertad sigue siendo atacada. Ambos puntos requieren especial atención y acción «.

Bella Fox, periodista bielorrusa exiliada en Lituania, dice que la tensión entre el gobierno y los medios de comunicación en su país va en aumento: “Ahora se pueden abrir causas penales para quienes firmen vehículos que la dictadura considere extremistas o comenten sobre ellos. Las personas se ven obligadas a disculparse en público en las transmisiones de la televisión estatal. La lista negra se está expandiendo «.

El viernes pasado (15), según los canales de las redes sociales, el sitio web oficial de Svetlana Tikhanovskaia también había sido declarado extremista. «Yo mismo expuse mi foto en la televisión estatal, con una frase dicha en Internet, pero sacada completamente de contexto».

El abogado danés Jacob Mchangama, fundador y director de Justitia, un centro para el estudio de los derechos humanos, la libertad de expresión y el estado de derecho, considera seria la amenaza a los medios de comunicación independientes y a los propios lectores.

“Primero, el régimen bielorruso prohibió los periódicos y televisores independientes, y se quedó solo con los vehículos de propaganda del régimen. Ahora, al criminalizar a las personas por apoyar vehículos independientes en Internet, ha eliminado los últimos canales de información de la sociedad y ha dado un paso más hacia el control total del flujo de información en el país ”, dice.

Cuando se prohibió, Tut.by tenía una media de 1,8 millones de visitantes únicos al día y más de 3,3 millones al mes, en un país de menos de 10 millones de habitantes.

Tres semanas después de que el sitio web fuera bloqueado, fue Nasha Niva, el periódico bielorruso más antiguo, fundado hace 115 años. El mismo día, la policía allanó las oficinas de varios periódicos regionales, registró las casas de los periodistas y nombró a los editores.

Desde agosto de 2020, inicio de las protestas contra Aleksandr Lukachenko, han sido detenidos 140 periodistas, 29 de los cuales permanecieron detenidos el pasado viernes.

“No hay colchones, usamos trozos de pan viejo como almohada y teníamos tanto frío por la noche que aunque estábamos abrazados y sosteniendo una bolsa de agua caliente entre nuestras piernas, no paramos de temblar”, periodista de Nasha Niva, Katsiaryna. Karpistkaya dijo a la Asociación de Periodistas Bielorrusos (BJA).

Estuvo detenida durante un mes, sin baño ni cepillos de dientes. “Tienes que rogar por unos centímetros de papel higiénico. Nos morimos de hambre. Comimos un líquido con unos trozos de papa y cáscara, pan mohoso y dos medias tazas de té ”, cuenta.

El reportero dice que, en los peores momentos, había 20 mujeres en una celda de 12 metros cuadrados. «Todos contrajeron el coronavirus, que, como otras enfermedades, allí se trató con paracetamol».

Entre las compañeras de celda de Katsiaryna se encontraba una residente de Minsk que filmó una marcha de vecinos y otra procesada por transmitir un mensaje a su esposo desde un canal considerado “extremista” por el gobierno. “El resultado de la represión es que el público pierde el acceso a textos con los mínimos estándares profesionales y comenzará a leer material que no ha sido verificado o acorde con la ética periodística”, afirma la BJA.

Sofía también ve daños en la calidad del periodismo: “Los reporteros no pueden ver hechos, probar información, entrevistar a funcionarios del gobierno. Y, como el sitio se consideró ‘extremista’, las fuentes independientes ahora tienen miedo de hablar, ya que también podrían ser demandadas «.

Para el reportero, sin embargo, el esfuerzo por mantener el anonimato del trabajo o desde el exterior es una cuestión de honor. “Muchos de mis colegas están en condiciones inhumanas en este segundo, en este minuto. Están aislados, sin comida, sin medicinas, sin nada. Tenemos que pasar por ellos, porque ahora somos sus ojos y sus brazos ”.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *