Despu茅s de las elecciones, Trump pas贸 mucho tiempo en Twitter, jug贸 al golf y gobern贸 poco





Desde que perdi贸 las elecciones, Donald Trump ha pasado horas en Twitter tratando de convencer al mundo de que gan贸. Tambi茅n jug贸 al golf y perdon贸 al pavo de ma铆z por ser devorado el D铆a de Acci贸n de Gracias, siguiendo una vieja tradici贸n en la Casa Blanca de otorgarle un indulto a ese p谩jaro en ese d铆a festivo.





De los m谩s de 600 tuits que lanz贸 entre el 4 de noviembre, el d铆a despu茅s de que ganara el dem贸crata Joe Biden, y el jueves (26), la gigantesca mayor铆a de mensajes buscaba impulsar la fluidez electoral. Como la que comparti贸 el d铆a 21: la entrevista del One America News Network, canal de cable de la extrema derecha estadounidense, con el bloguero de bolsillo Allan dos Santos.

Investigado por la Corte Suprema Federal en la pesquisa de fake news, el brasile帽o, que vive en Estados Unidos desde julio, embol贸 a Venezuela, a George Soros y al escrutinio electr贸nico para afirmar, sin pruebas, que la elecci贸n estadounidense fue ama帽ada.

Trump, en cambio, tuvo estos 煤ltimos d铆as como presidente, que coinciden con la propagaci贸n de un virus que ya ha matado a m谩s de 270.000 estadounidenses, pocos compromisos oficiales.

La agenda que dio a conocer la Casa Blanca incluy贸, adem谩s de salvar el pellejo del pavo, almorzar dos veces con su diputado, hablar con sus secretarios de Estado y del Tesoro, asistir a una ceremonia con veteranos de guerra y hablar por tel茅fono en un comit茅 estatal. de Pensilvania.

Un d铆a antes, el estado formaliz贸 la victoria local de Biden. Trump repiti贸 la tesis ficticia de que habr铆a ganado las elecciones 芦f谩cil y limpiamente禄.

Es importante destacar que Trump dio actualizaciones al programa Operation Warp Speed 鈥嬧–para combatir la pandemia–, habl贸 sobre los precios controlados de los medicamentos y apareci贸 brevemente en la reuni贸n virtual del G20, a pesar de que fue a jugar al golf durante un panel sobre la lucha contra la pandemia.





No es que la pluma presidencial est茅 inactiva. El d铆a despu茅s de otorgar el perd贸n al p谩jaro s铆mbolo del D铆a de Acci贸n de Gracias, Trump hizo lo mismo con su exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn. Se declar贸 dos veces culpable ante el FBI por mentir en el caso de la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

Los ex asesores de la primera campa帽a presidencial de Trump pueden tener la misma suerte, como Rick Gates y George Papadopoulos, tambi茅n atrapados en el complot de Mosc煤.

El sitio web de Factbase empareja los eventos p煤blicos del presidente con la cantidad de casos de Covid-19 en el pa铆s. El republicano solo tuvo apariciones externas, en vivo o virtualmente, en 10 de esos 23 d铆as. El 煤nico compromiso constante: golf los s谩bados y domingos y tambi茅n el jueves (26), en el Trump National Golf Club del estado de Virginia, junto a Washington.

En los dos fines de semana en que su m谩xima autoridad jug贸 golf, Estados Unidos contabiliz贸 533.000 nuevos casos de Covid-19 y 3.464 muertes. Todo el per铆odo acumul贸 26.500 v铆ctimas, nueve veces m谩s que las que murieron en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La pelota afuera, en el deporte favorito de Trump, es literal. 芦Env铆a el bal贸n fuera del campo tantas veces que los caddies [auxiliares que carregam os tacos] lo llaman Pel茅 芦, destaca Rick Reilly, periodista deportivo que lanz贸 en 2019禄 Comandante en trampa: c贸mo el golf explica a Trump 芦(comandante en el enga帽o: como el golf explica a Trump, en traducci贸n libre).

Trump es hoy lo que la an茅cdota pol铆tica define como pato cojo, apodo que se le da a los pol铆ticos al final de su mandato, debilitados por la perspectiva de la p茅rdida de poder, as铆 como un pato da帽ado es presa f谩cil.

Barack Obama tambi茅n lo fue en 2016, cuando ya no pod铆a postularse para la reelecci贸n y vio a Hillary Clinton, su candidata para sucederlo, perder ante un extra帽o desacreditado durante la carrera presidencial.

Sin embargo, la diferencia entre c贸mo Obama y Trump manejaron esta fase es marcada. En la noche posterior a las elecciones, Hillary acept贸 la derrota, mientras que Trump, cuatro a帽os despu茅s, sigue insistiendo en que gan贸.

Dos d铆as despu茅s de la victoria republicana en 2016, los vicepresidentes salientes Joe Biden y Mike Pence entrante se reunieron. Michelle Obama y Melania Trump tambi茅n.

Obama recibi贸 durante hora y media, en la Oficina Oval, al hombre que hace a帽os difundi贸 la falsa teor铆a de la conspiraci贸n de que 茅l no naci贸 en Estados Unidos y, por tanto, no pod铆a ser presidente. Trump, despu茅s de todo, hab铆a sido elegido leg铆timamente. Se dieron la mano frente a las c谩maras.

El republicano, por su parte, tard贸 16 d铆as en dar el primer paso hacia la transici贸n de gobierno, sin quitarse el pie de la infundada tesis de que Biden solo tom贸 la Casa Blanca porque hubo fraude masivo. Reunirse con el sucesor electo, de ninguna manera.

El martes (24), cuando Trump sali贸 al jard铆n de la Casa Blanca para el D铆a de Acci贸n de Gracias, Trump dijo que era 芦una fecha especial para los pavos禄, pero que 芦probablemente no sea muy buena, si lo piensas bien禄. Sus 煤ltimas palabras: 芦Te concedo el perd贸n total. Gracias, Corn. Qu茅 p谩jaro 芦.

El 芦pato cojo禄 tiene poco menos de dos meses hasta que Joe Biden ocupe su lugar. Qu茅 presidente.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *