Después de 75 millones de votos anticipados, las entidades piden a los estadounidenses que dejen de votar por correo





Seis días antes de las elecciones en los Estados Unidos, programadas para el 3 de noviembre, 75 millones de estadounidenses ya han votado por adelantado, tanto depositando las boletas en los puntos de recolección como enviándolas por correo.





El n√ļmero r√©cord se debe principalmente a la pandemia de Covid-19. Asciende al 54,4% del total de votos en las elecciones de 2016 y al 31,3% de todas las personas con derecho a voto en el pa√≠s. A modo de comparaci√≥n, menos de una cuarta parte del electorado (23%) vot√≥ por adelantado en la elecci√≥n anterior, seg√ļn datos del Proyecto de Elecciones de EE. UU.

El aumento del interés de los estadounidenses por votar en un país donde no es obligatorio agradó a las entidades que incentivan a la población a involucrarse en el proceso electoral, y ahora, en la recta final, les preocupa en igual medida.

Eso es porque la oficina de correos, la forma preferida de votación anticipada, con 49 millones de partidarios hasta ahora, está sobrecargada y no puede garantizar, en este momento, que podrán entregar todo a tiempo para el conteo.

¬ęSi a√ļn no ha enviado su boleta por correo, no la env√≠e¬Ľ, dijo una publicaci√≥n de la ONG Head Count publicada el domingo (25) en su p√°gina de Instagram. ¬ęDepos√≠talo en persona para que cuente¬Ľ.

El sindicato de maquinistas y trabajadores aeroespaciales fue m√°s directo en su sitio web, el lunes (26): ‚ÄúNo dependas de la oficina de correos. Deposita tu celular en un punto de recolecci√≥n o vota en persona ‚ÄĚ.

La nota, que explicaba por qu√© ser√≠a demasiado tarde para votar por correo, agreg√≥ que ¬ęlas pol√≠ticas de los partidos pueden amenazar el conteo de las papeletas enviadas por correo, causando confusi√≥n el d√≠a de las elecciones y m√°s all√°¬Ľ, sin mencionar a un partido espec√≠fico.





A ambas entidades les queda esperar que los 16,8 millones de votantes que solicitaron votar con anticipaci√≥n, pero que a√ļn no han enviado sus boletas, escuchen la solicitud.

La preocupación tiene una razón: 28 estados -entre ellos, muchos considerados cruciales, como Wisconsin, Ohio, Carolina del Norte, Florida e Iowa- no contarán los votos que lleguen después del 3 de noviembre.

Pensilvania, un importante campo de batalla en la disputa de este a√Īo, pudo extender la entrega de boletas hasta el 6 de noviembre, gracias a un voto empatado de la Corte Suprema (que ha tenido un juez menos desde la muerte de Ruth Bader Ginsburg en septiembre). .

Pero los republicanos estatales volvieron a la corte el martes (27) para pedir que se rehaga la votación, contando con el presunto apoyo de la jueza ultraconservadora Amy Coney Barrett, nombrada por el presidente Donald Trump y recién instalada. Si tienen éxito, la fecha límite para el escrutinio en el estado debería volver al día de las elecciones. Pero el miércoles el tribunal se negó a juzgar la apelación antes de las elecciones.

Los retrasos en los votos por correo han sido la norma. En la semana que finalizó el 16 de octubre, el 85,6% de los votos enviados se entregaron en el plazo ideal, hasta tres días. Es la decimocuarta semana consecutiva que esta tasa estuvo por debajo del 90%.

El propio servicio postal estadounidense recomienda que, ¬ęcomo medida de sentido com√ļn¬Ľ, los votos no se env√≠en por carta dentro de una semana de la elecci√≥n, plazo que ya ha expirado.

Además de los gastos generales, parte de la demora se debe a una disputa legal en septiembre entre la oficina de correos, que intentó implementar una política de reducción de costos, y cinco estados que acudieron a los tribunales para evitar que esto sucediera y ganaron. Los recortes habrían empeorado las demoras, pero el embrollo también ayudó a exacerbarlas.

Los votantes de Joe Biden, candidato del Partido Dem√≥crata a la presidencia, ser√≠an los m√°s afectados por eventuales fracasos, ya que fueron los m√°s adeptos al voto a distancia como medida preventiva durante la pandemia. Seg√ļn el Proyecto de Elecciones de EE. UU., Los dem√≥cratas representan el 47,4% de los votos emitidos hasta ahora, con mucho el grupo m√°s grande, seguido por los que apoyan al Partido Republicano (29,4%) y los que no tienen afiliaci√≥n partidaria (22,5%).

Biden ni siquiera hizo una solicitud expl√≠cita para que los votantes renunciaran a votar por correo, pero hizo cambios sutiles en el lenguaje de la publicidad para alentar a los votantes a depositar sus boletas en persona, seg√ļn miembros de su campa√Īa escuchados por The Washington Post.

El candidato a la reelección del Partido Republicano, Donald Trump, tiene la ventaja de haber desanimado a su base de votar por correo desde el inicio de la contienda electoral, alegando que la práctica sería fraudulenta.

¬ęBilletes [enviadas] por correo son tramposos ‚ÄĚ, dijo a los votantes en Wisconsin en septiembre, reforzando un falso rumor que ha estado circulando entre los republicanos durante a√Īos.

En los cinco estados que votan exclusivamente por correo (Hawai, Colorado, Washington, Oregón y Utah), las tasas de fraude son muy raras; en Utah, solo se ha registrado un caso de fraude desde 2013, de las 970.000 boletas enviadas por correo.

Adem√°s, la campa√Īa de Trump lleg√≥ incluso a los tribunales la semana pasada para pedir que se cerrara el recuento de votos por correo en la regi√≥n de Las Vegas. El argumento era que ser√≠a imposible confirmar las firmas de todos los votantes a tiempo. (El condado donde se encuentra Las Vegas es la regi√≥n m√°s democr√°tica del estado de Nevada). El juez estatal James Wilson se neg√≥ a cumplir con la solicitud.

El presidente tambi√©n presiona impl√≠citamente a los tribunales estatales para que impidan el recuento de votos despu√©s del d√≠a de las elecciones. ¬ęCon suerte, los pocos estados que quieren retrasar el conteo de las boletas despu√©s del 3 de noviembre ser√°n detenidos por diferentes tribunales¬Ľ, dijo en un comunicado reciente.

Veintidós estados planean extender el conteo mucho más allá. El que más tiempo consume es Washington, que tiene hasta el 23 de noviembre para terminar de contar.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *