Despu√©s de 12 a√Īos, Israel debe despertar sin Netanyahu. Lo que vendr√° es un desconocido





Un cap√≠tulo importante en la historia de Israel est√° por terminar. La era de Binyamin ¬ęBibi¬Ľ Netanyahu, de 71 a√Īos, el primer ministro m√°s antiguo del pa√≠s, llegar√° a su fin despu√©s de 12 a√Īos consecutivos, o 15 si se suma el tiempo que tambi√©n fue primer ministro en la d√©cada de 1990.





Sin embargo, pocos se atreven a predecir c√≥mo terminar√° esta trama. ¬ŅLos pr√≥ximos meses o a√Īos estar√°n dominados por nuevos nombres en la pol√≠tica israel√≠ o Netanyahu volver√° pronto a la vanguardia?

Si todo sale seg√ļn lo previsto, el Parlamento aprobar√° este domingo (13) la formaci√≥n de una coalici√≥n sin el partido conservador Likud, del que Bibi es miembro, que representar√≠a el fin del nudo que llev√≥ a Israel a cuatro elecciones en poco m√°s de dos. a√Īos y un impasse pol√≠tico sin precedentes en el pa√≠s.

El viernes (11), pocas horas antes del Shabat -el s√°bado jud√≠o, que comienza el viernes por la tarde-, los ocho partidos que integran la coalici√≥n, liderados por el derechista Naftali Bennett, de 49 a√Īos, y el centrista Yair Lapid, de 57, anunciaron sus acuerdos en principio, abriendo el camino a la votaci√≥n.

Pero el cambio ser√° tan masivo que algunos solo lo creer√°n cuando lo vean, sobre todo porque Netanyahu ha pasado los √ļltimos d√≠as tratando de socavar la votaci√≥n. El l√≠der del partido de centro Azul y Blanco, Benny Gantz, por ejemplo, prometi√≥ el puesto de primer ministro si renunciaba a apoyar a la coalici√≥n. Gantz, que el a√Īo pasado cedi√≥ a una tentaci√≥n similar y se uni√≥ a un gobierno en el que era constantemente ignorado, se neg√≥.

¬ŅY qu√© cambiar√° realmente en la era posterior a Bibi? ¬ŅC√≥mo ser√° la pol√≠tica en temas controvertidos como las negociaciones de paz con los palestinos, las relaciones con el mundo √°rabe, el alistamiento militar de ultraortodoxos, la relajaci√≥n de las conversiones al juda√≠smo y los derechos de la comunidad LGBTQ +?

La respuesta es una incógnita, ya que Netanyahu fue pisoteado por una unión de fuerzas de un amplio espectro político, desde la derecha nacionalista hasta la izquierda radical, pasando por el centro y la minoría árabe.





Cansados ‚Äč‚Äčde la inestabilidad pol√≠tica y el ego insaciable del primer ministro, que sofoca el surgimiento de un nuevo liderazgo, estas fuerzas se han unido con un solo objetivo claro: eliminar al ¬ęrey Bibi¬Ľ y acabar con el reinado del populismo a la sombra de la corrupci√≥n: se juzga a Netanyahu en tres casos de recibir sobornos.

Aparte de eso, es probable que este sea un gobierno frágil e incierto, uno que caminará sobre cáscaras de huevo todo el tiempo para que no se desmorone, que Bibi ciertamente espera intentar regresar al poder en una eventual nueva elección.

El nuevo gobierno prev√© la rotaci√≥n de dos primeros ministros, que estar√≠an a cargo durante 18 meses cada uno. El primero es el ultranacionalista Naftali Bennett, l√≠der del reci√©n creado partido Yamina (derecha), con solo 7 de los 120 esca√Īos en la Knesset, el parlamento de Israel. Bennett, que tiene experiencia como empresario tecnol√≥gico de √©xito, es un feroz partidario de las colonias israel√≠es de Cisjordania y del control de Jerusal√©n Este, y se le ve incluso m√°s a la derecha que el Likud en el espectro pol√≠tico.

El segundo es el ex presentador de televisi√≥n Yair Lapid, fundador de Yesh Atid (Hay un futuro), un partido creado en 2003 para representar a la clase media laica israel√≠ y defender las banderas progresistas. Fue Lapid, quien ocupar√° el cargo de canciller hasta el final del mandato de Bennett como primer ministro, quien elabor√≥ ‚Äč‚Äčla coalici√≥n, una alianza basada en muchas concesiones para atraer a 8 de los 13 partidos que componen el parlamento actual.

Tres de ellos est√°n a la derecha: Yamina, New Hope, de Bennett, del disidente del Likud Gideon Sa’ar, e Israel Nossa Casa, del representante de la minor√≠a rusa Avigdor Lieberman. Dos son centrales: Yesh Atid, de Lapid, y el moderado Azul y Blanco, de Gantz, exjefe de las Fuerzas Armadas. Otros dos, de izquierda: el tradicional Partido Laborista, de la l√≠der feminista Merav Michaeli, y el Meretz, de Nitzan Horowitz, defensor de la causa palestina y de la comunidad LGBT.

Para completar el mosaico, un partido minoritario √°rabe: el conservador isl√°mico Ra’am. Con √©l, la coalici√≥n contar√° con 62 parlamentarios, el n√ļmero m√≠nimo necesario para gobernar. Ser√° la primera vez que una minor√≠a √°rabe israel√≠, responsable del 21% de la poblaci√≥n, forme parte formal de un gobierno. Hasta el d√≠a de hoy, la mayor√≠a de los parlamentarios √°rabes afirmaban identificarse con los palestinos para no ser parte de la gesti√≥n de un pa√≠s que muchos de ellos no consideran leg√≠timo.

Pero Mansour Abbas, l√≠der del Ra’am, piensa lo contrario. Para √©l, la minor√≠a √°rabe deber√≠a dejar de centrarse solo en los problemas palestinos, defendiendo tambi√©n los problemas que tienen que ver con la vida cotidiana de los √°rabes israel√≠es. Una de sus pancartas, por ejemplo, es el reconocimiento de las aldeas beduinas del sur de Israel, que viven al margen de los beneficios del gobierno porque se consideran ilegales.

A pesar del optimismo de quienes querían ver a Netanyahu fuera de control, las dudas son muchas. Para el profesor Gideon Rahat, del departamento de ciencias políticas de la Universidad Hebrea de Jerusalén, el nuevo gobierno no tocará temas controvertidos, dejando profundas disputas fuera de la coalición.

Una de las propuestas acordadas por unanimidad es un proyecto que restringe el mandato del primer ministro a ocho a√Īos, impidiendo la creaci√≥n de nuevas Bibis en el futuro. Otros pactos incluyen reducir el n√ļmero de ministerios y despenalizar la marihuana para uso m√©dico, as√≠ como temas espec√≠ficos como la construcci√≥n de hospitales y una universidad en la periferia y la oferta de ayuda a las empresas tur√≠sticas.

En uno de los √ļnicos temas en los que aparecen temas relacionados con las colonias de Cisjordania, una propuesta llama a la inversi√≥n en transporte p√ļblico para los colonos. La intenci√≥n es no ofender a ning√ļn miembro de la alianza con el fin de mantener el gobierno durante al menos tres a√Īos. Por lo tanto, temas como negociar la paz con los palestinos no tendr√≠an una soluci√≥n pronto, y la estrategia ser√≠a empujar problemas complejos hasta el vientre, en una especie de gobierno de transici√≥n posterior a Netanyahu.

Para Dimitri Diliani, activista pol√≠tico palestino y portavoz de Future, facci√≥n disidente del partido Fatah, el nuevo gobierno es solo un intercambio de seis por media docena: ‚ÄúEste gobierno israel√≠ no se produjo como resultado entre los campamentos a favor de la paz y en contra de la paz. Ambos son contrarios a la paz. Ambos est√°n a favor de los asentamientos y en contra de la soluci√≥n de dos Estados. Por lo tanto, mantendr√°n la obediencia, no la cooperaci√≥n, de la Autoridad Palestina ¬ę.

El activista, en cambio, apunta a un punto positivo: si Bennett quiere ampliar los asentamientos, los partidos de izquierda no estar√°n de acuerdo. ‚ÄúPero ser√° un gobierno de corto plazo, que no sobrevivir√° debido a las muchas contradicciones que enfrenta. Por eso los palestinos no est√°n prestando mucha atenci√≥n ‚ÄĚ.

De hecho, muchas de las agendas pol√≠ticas de la nueva coalici√≥n no encajan en el rompecabezas pol√≠tico. ¬ŅC√≥mo se van a llevar Bennett, que aboga por la anexi√≥n de Cisjordania, y el progresista secular Merav Michaeli, que aboga por la creaci√≥n de un estado palestino? ¬ŅC√≥mo dialogar√°n los religiosos Bennett y los conservadores Gideon Sa’ar y Mansour Abbas con Horowitz, Lapid y Lieberman, que representan a la clase media secular y tienen en com√ļn estandartes como la exenci√≥n de los ultraortodoxos del servicio militar obligatorio?

Y finalmente, ¬Ņc√≥mo llegar√°n todos los partidos jud√≠os a un acuerdo con Ra’am si estalla una nueva ronda de violencia entre Israel y el grupo isl√°mico Hamas, que controla la Franja de Gaza?

Otra pregunta es qu√© har√° Netanyahu en la oposici√≥n. La primera se√Īal de c√≥mo actuar√° ser√° enviada el lunes (14), si no asiste a la ceremonia de entrega, reflejando lo que hizo el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien estaba aliado. Si eso sucede, estar√° claro que el futuro ex primer ministro atacar√° la legitimidad de la coalici√≥n. La ret√≥rica agresiva, que ya ha comenzado, podr√≠a provocar ataques f√≠sicos a los miembros de la nueva coalici√≥n por parte de los adoradores de Bibi. Muchos advierten de este peligro en un pa√≠s donde ya ha habido un asesinato pol√≠tico: el del ex primer ministro Yitzhak Rabin en 1995.

Todas estas preguntas serán respondidas a tiempo. Y el primero, si se aprueba el nuevo gobierno, tendrá solución este domingo. El 11 de abril de 1990, el entonces líder del Partido Laborista, Shimon Peres, se despertó pensando que sería anunciado como primer ministro después de formar una coalición.

Pero le sorprendió una maniobra política del entonces líder del Likud, Yitzhak Shamir, quien logró convencer a dos legisladores ultraortodoxos de que no asistieran a la votación. El resultado: el nuevo gobierno nunca despegó, y luego Shamir pudo formar un gobierno.

El caso, conocido como ¬ęla broma apestosa¬Ľ, pende sobre nuevas coaliciones hasta el d√≠a de hoy.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *