Despreciado por Trump, las pruebas de misiles de Corea del Norte indican un arsenal cada vez más avanzado





Si bien Corea del Norte ha disparado una serie de misiles en los últimos meses, al menos 18 desde mayo, el presidente Donald Trump ha rechazado reiteradamente la importancia de los misiles probados, diciendo que son de corto alcance y que las pruebas están "muy estandarizadas".





A pesar de admitir que "puede haber habido una violación de las normas (de las Naciones Unidas)", el presidente dice que cualquier temor expresado es exagerado.

Como Trump explicó recientemente, al líder norcoreano Kim Jong-un "le gusta probar misiles, eso es todo".

Funcionarios de inteligencia de EE. UU. Y expertos externos han llegado a una conclusión muy diferente: que los lanzamientos minimizados de Trump, incluidos dos a fines del mes pasado, permitieron a Kim probar misiles de mayor alcance y maniobrables que podrían superar las defensas estadounidenses en los EE. UU. región

El ministro de Defensa japonés, Takeshi Iwaya, dijo a los periodistas en Tokio la semana pasada que las trayectorias erráticas seguidas por los misiles probados más recientemente proporcionan más evidencia de un programa diseñado para derrotar las defensas construidas por los estadounidenses en Japón en el mar y más allá. en tierra.

Para algunos expertos externos, el proceso por el cual Kim adula a Trump con cartas seductoras y encuentros ocasionales que ofrecen vagas garantías de un eventual desarme nuclear es parte de lo que consideran la estrategia del líder norcoreano para ganar tiempo para mejorar su arsenal, a pesar de de todas las sanciones impuestas en su país.

Un análisis del NYT de los rangos de misiles concluyó que la mejora rápida de los misiles de corto alcance no solo crea un mayor peligro para Japón y Corea del Sur, sino que también amenaza al menos a ocho bases estadounidenses en aquellos países donde se despliegan más de 30,000 soldados. estacionado





Estos misiles, dicen los expertos, podrían diseñarse para transportar ojivas nucleares o convencionales.

"Kim está explotando con gran inteligencia las brechas contenidas en sus acuerdos con el presidente Trump", dijo Vipin Narang, profesor de ciencias políticas en el MIT y estudiante de los avances en armas de Corea del Norte.

“Estos misiles se lanzan desde plataformas móviles, son rápidos, vuelan muy bajo y son maniobrables. Es una pesadilla para la defensa antimisiles. Y es solo cuestión de tiempo antes de que estas tecnologías migren a misiles de mayor alcance ".

Trump dice que durante una reunión en Singapur hace 14 meses, Kim se comprometió con él a no probar misiles balísticos intercontinentales o realizar pruebas nucleares mientras las negociaciones estaban en curso y que ha estado cumpliendo su promesa a pesar de no haber negociaciones sustanciales desde La segunda cumbre en Hanoi en febrero terminó en un punto muerto.

Pero los medios estatales de Corea del Norte dejaron en claro la semana pasada que el país no ve tales límites cuando se trata de actualizar otras tecnologías de misiles, diciendo que el país nunca estará de acuerdo con la demanda de Occidente de "desarme bajo presión para apaciguar la guerra". 'sociedad internacional' ”.

Kim, por otro lado, no ha dudado en jactarse de sus últimos avances en misiles, observando muchas de las pruebas y publicando imágenes de conmemoraciones de los lanzamientos realizados con un grupo de oficiales que han estado impulsando el desarrollo de misiles. Al mismo tiempo la diplomacia está estancada.

Una estimación de la Agencia de Inteligencia de Defensa, distribuida este verano entre funcionarios selectos del gobierno de EE. UU., Ha estimado que desde la histórica reunión de los dos presidentes en Singapur, Corea del Norte ha producido suficiente combustible para una docena de nuevas armas nucleares.

Según un ex alto funcionario, otras agencias de inteligencia hacen estimaciones más conservadoras, pero todas apuntan a un creciente arsenal de bombas.

El secretario de Defensa, Mark Esper, dijo a los periodistas el miércoles: "Estamos preocupados" por las pruebas de misiles de Corea del Norte, pero "no reaccionaremos de forma exagerada" para preservar los esfuerzos para alcanzar una solución diplomática. .

Aún así, según funcionarios japoneses y surcoreanos, el secretario de Estado Mike Pompeo, quien ha tomado la iniciativa en el esfuerzo por privar a Corea del Norte de sus misiles y armas nucleares, ha indicado a sus colegas extranjeros en reuniones privadas en las últimas semanas que teme que la administración estadounidense esté siendo engañada.

Pompeo es más circunspecto en público. Le dijo a CBS recientemente: "No volvimos a la mesa de negociaciones tan rápido como nos hubiera gustado, pero siempre supimos que habría obstáculos en el camino".

Pero los obstáculos se han vuelto mucho más grandes en los últimos meses, cuando Pyongyang comenzó a lanzar misiles tras misiles, probando al menos tres nuevos tipos.

Las pruebas expusieron la capacidad de Corea del Norte de lanzar consistentemente misiles de combustible sólido que son más fáciles de esconder en las montañas y podrían posicionarse rápidamente sobre lanzadores móviles y dispararse antes de que EE. UU. Pudiera reaccionar.

"Kim entiende lo que está haciendo", dijo Narang, el profesor del MIT. "Probablemente cree que Trump tolerará una Corea del Norte nuclearizada siempre que no pruebe las armas nucleares y los misiles balísticos intercontinentales, ya que esto humillaría a Trump y disiparía la opinión de que ha ganado algún tipo de victoria" con su diplomacia.

Los funcionarios de la administración cuestionan esta opinión y dicen que las pruebas son síntomas de que Corea del Norte intenta desesperadamente poner fin a la "presión máxima", que es cómo Pompeo describe las sanciones que Estados Unidos ha impuesto al país.

Y hay alguna evidencia para corroborar su posición: los medios oficiales de Corea del Norte describieron recientemente al secretario de Estado como una "toxina reacia".

Si hay alguna lección que aprender de las recientes provocaciones de Corea del Norte, es que Kim claramente está siguiendo su propia estrategia de máxima presión.

En 2015 y 2016, un porcentaje muy alto de pruebas de misiles de Corea del Norte fue un fracaso. Algunos funcionarios de inteligencia y expertos externos han vinculado al menos algunos de estos contratiempos a un esfuerzo secreto del Pentágono para sabotear los lanzamientos con ataques electrónicos y cibernéticos.

Pero en 2017, el primer año de Trump en el poder, Kim adoptó nuevos proyectos y realizó 14 lanzamientos exitosos, en su mayoría de misiles de mediano y largo alcance, lo que planteó por primera vez la preocupante posibilidad de llegar a todo Estados Unidos. Al mismo tiempo, realizó una serie de pruebas nucleares, incluida una prueba del arma norcoreana más grande hasta la fecha, que describió como una bomba de hidrógeno.

Estos éxitos llevaron a Trump a amenazar con "fuego y furia como nunca antes había visto el mundo" y luego a embarcarse en la danza diplomática que condujo a la cumbre del año pasado en Singapur, que fue la primera vez que un presidente estadounidense asumió el cargo. se reunió con cualquier miembro de la familia Kim.

Después de la reunión, Trump dijo que Corea del Norte estaba en camino al desarme y que esperaba ver resultados importantes dentro de seis meses.

Durante casi un año a partir de entonces, Kim aparentemente se abstuvo de disparar misiles, posiblemente esperando que la administración Trump alivie las sanciones.

Pero los esfuerzos diplomáticos se estancaron en la segunda cumbre en Hanoi. Kim ofreció cerrar el importante complejo nuclear de Corea del Norte en Yongbyon, pero no otras instalaciones nucleares o sitios de misiles, a cambio de levantar las sanciones más pesadas. Trump rechazó la oferta debido a la insistencia de Pompeo y su asesor de seguridad nacional John R. Bolton.

Ahora parece que Kim está volviendo a la táctica que le funcionó bien hace dos años: escalar las pruebas para mostrar que tiene nuevas capacidades.

La última ronda de pruebas comenzó a principios de mayo cuando Corea del Norte disparó un misil de 10 metros de altura desde un camión de ocho ruedas.

Los analistas dijeron que era un cohete de combustible sólido que podría lanzarse en cuestión de minutos, a diferencia de los misiles de combustible líquido, que pueden requerir horas de preparación.

Corea del Norte realizó un total de ocho nuevas pruebas de vuelo de misiles en mayo, julio y agosto. Se descubrió que el alcance máximo del misil era de aproximadamente 690 km, según el Nonproliferation Study Center, una organización privada en Monterey, California.

Si se actualiza, el misil podría llegar a toda Corea del Sur, incluidas al menos seis bases estadounidenses, y partes del sur de Japón, incluidas dos grandes bases estadounidenses.

A finales de julio y principios de agosto, Corea del Norte lanzó otro tipo de misil, junto con un nuevo sistema de lanzamiento. Escribiendo en 38 North, una publicación respetada sobre Corea del Norte, Vann H. Van Diepen, quien hasta 2009 fue director de armas de destrucción masiva en la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, describió el sistema como una nueva generación de armas. capaz de disparar simultáneamente un número desconocido de misiles. El viejo podía disparar ocho a la vez.

Escribió que el alcance del misil recientemente probado es de 250 km, unos 65 km más que la versión anterior. Van Diepen dijo que el nuevo sistema aumentaría la capacidad de Corea del Norte de someter a los objetivos de Estados Unidos y Corea del Sur a "ataques de saturación" que también vencen a los sistemas de misiles defensivos.

A principios de agosto, Corea del Norte probó dos veces un tercer misil nuevo. Los analistas aún no han determinado qué progreso puede representar.

Luego, a fines de agosto, Corea del Norte disparó dos proyectiles de lo que describió como un "lanzador de cohetes múltiples súper grande". Narang del MIT dijo que el sistema sería nuevo. Si es así, podría ser el cuarto sistema de misiles en debutar este año, posiblemente otra versión del lanzacohetes múltiple.

Traducción de Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *