Desigualdad en tecnolog√≠a. ¬ŅQui√©n se queda atr√°s en la acelerada econom√≠a digital?









La pandemia de Covid-19 exhibi√≥ la importancia que lo digital puede tener en nuestras vidas, y se√Īal√≥ su car√°cter disruptivo. Sin embargo, esta interrupci√≥n no comenz√≥ en 2020 ni es hist√≥ricamente sin precedentes. En los √ļltimos 250 a√Īos, las revoluciones industriales siempre han tenido un impacto disruptivo en las condiciones de producci√≥n, cambiando la combinaci√≥n de factores y, en todos ellos, ampliando la curva de oferta, es decir, creando m√°s producci√≥n, ingresos y riqueza. Es importante recordar que el ingreso es el resultado de la producci√≥n, es decir, la capacidad de incorporar a los productos o servicios, tangibles o intangibles, un valor que depende de la combinaci√≥n de un conjunto de factores de producci√≥n. Lo que hacen los mercados es m√°s que tratar de usar los recursos disponibles (materias primas, tecnolog√≠as, m√°quinas, conocimiento, trabajo, capital financiero) para, en diferentes combinaciones, maximizar el potencial de producci√≥n y ofrecer bienes y servicios. Servicios que son negociables. Es en estas transacciones que se crea riqueza, al satisfacer las necesidades de personas espec√≠ficas, y se generan ingresos, que luego se distribuyen a quienes participan en la producci√≥n. Ahora, Desde el comienzo de este milenio hemos visto un cambio en las condiciones de producci√≥n, al incorporar nuevas tecnolog√≠as., expresado en sistemas de automatizaci√≥n ciberf√≠sica, nuevos perif√©ricos, inteligencia artificial y mayor capacidad de procesamiento y almacenamiento de datos, que por sus caracter√≠sticas disruptivas se traducen en una nueva revoluci√≥n industrial y que son el pilar transformador de lo que se considera la nueva econom√≠a digital.

Precisamente en la distribución del resultado de esta producción, cuyos equilibrios están siendo cuestionados por las nuevas combinaciones disruptivas, se centra gran parte del debate actual. La mayoría de las sociedades desarrolladas aspiran a reducir las desigualdades o, al menos, a promover un nivel mínimo de ingresos al que cualquiera debería poder acceder. Por lo tanto en convencional Abundan los medios y los estudios y posiciones políticas y académicas que correlacionan un aumento de la desigualdad en la asignación de ingresos, el creciente descontento social y político, el aumento del sentimiento populista y nacionalista, con los grandes cambios tecnológicos liderados por la revolución digital.. La medida en que estas megatendencias están efectivamente correlacionadas o se usan para apoyar narrativas políticas de refuerzo regulatorio, captura fiscal o la limitación de la libertad económica, es un dilema de la gallina y el huevo. De hecho, la discusión en torno a la idea de desigualdad, motivada política e ideológicamente, sesga significativamente el debate y el lenguaje utilizado, condicionando las conclusiones. Por lo tanto, es más interesante reflexionar sobre quiénes serán los ganadores y quién puede estar rezagado, en esta nueva forma de organizar la producción en una economía cada vez más basada en lo digital.

Las tecnologías digitales están afectando significativamente los factores que integran las cadenas de producción, poniendo la contribución del trabajo bajo tensión y aumentando la creciente polarización entre el valor de los diferentes trabajos o perfiles, dependiendo de las calificaciones. En primer lugar, reforzando la automatización. Pero el conocimiento asociado con el trabajo en sí también ha cambiado significativamente, ya que la innovación y un entorno económico que favorece la interrupción requieren una adaptación funcional constante. Una proporción significativa de la población actual informa de una incompatibilidad entre sus habilidades y las requeridas por el mercado laboral, aquí el papel del envejecimiento en la obsolescencia profesional es relevante. Este cambio se afirma de manera transversal a lo largo de todo el proceso de producción, y eso, en su combinación, traduce una nueva dimensión intangible que no era (re) conocida o marcada en revoluciones industriales anteriores.

La difusi√≥n y adopci√≥n de tecnolog√≠a, sin embargo, ha sido asim√©trica.. Solo piense que los aumentos en la productividad se han concentrado en los n√ļcleos de las empresas m√°s grandes, con mayor capacidad de inversi√≥n, o aquellas que se crearon m√°s recientemente, ya con m√©todos de trabajo adaptados a los nuevos tiempos. El fuerte crecimiento de la productividad en las empresas l√≠deres ubicadas en la frontera tecnol√≥gica opera, parad√≥jicamente, en un contexto en el que el crecimiento agregado de la productividad ha ido disminuyendo.

Ciertamente, existen m√ļltiples causas que explican la ca√≠da de la productividad, no solo la tecnolog√≠a, o incluso a pesar de la tecnolog√≠a. Pero, ciertamente, el debilitamiento de la competencia es uno de los determinantes m√°s importantes para la afirmaci√≥n de esta din√°mica adversa. Existe evidencia emp√≠rica que muestra que, en los sectores tradicionales menos expuestos a la competencia, la innovaci√≥n tecnol√≥gica y la difusi√≥n son m√°s d√©biles, la brecha de productividad entre las empresas es m√°s amplia y el crecimiento de la productividad agregada es m√°s lento. En otro sentido, estamos presenciando un fen√≥meno de concentraci√≥n, en el estilo el ganador se lo lleva todo, lo que alienta convergencia de inversiones en empresas dominantes que maximizan las ventajas y ganancias de escala mejoradas por la tecnolog√≠a, especialmente en modelos de negocio donde esto facilita el acceso a los mercados de todo el mundo.





Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *