Descubra por qué las monarquías persisten como sistema político y ejercen fascinación





Las monarqu√≠as que a√ļn hoy se mantienen vigorosas son aquellas que lograron descentralizar el poder de alguna manera o, por el contrario, mantener el control de la poblaci√≥n a trav√©s de reg√≠menes dictatoriales. Seg√ļn analistas entrevistados por el S√°banaestos son algunos de los factores que hacen que este sistema pol√≠tico, aparentemente anacr√≥nico, perdure en el siglo XXI.





Doctor en relaciones internacionales por la Universidad de Oxford, el profesor de la Faap Vinicius Vieira dice que la existencia de monarqu√≠as se debe a la ausencia de una mejor opci√≥n en pa√≠ses que no han pasado por revoluciones republicanas. ¬ęEn el caso del Reino Unido, siempre se ha visto como un s√≠mbolo de estabilidad. Lo mismo en los pa√≠ses n√≥rdicos¬Ľ.

Seg√ļn Vieira, la monarqu√≠a brit√°nica abri√≥ espacio para cierta participaci√≥n externa desde el siglo XIII, con la Carta Magna, que imped√≠a el ejercicio absoluto del poder. ‚ÄúEsta adaptaci√≥n a los nuevos tiempos es fundamental para que una instituci√≥n tan antigua sepa renovarse, compartiendo el poder con actores que iban surgiendo‚ÄĚ, explica.

Otro punto importante es la ausencia de grandes fracasos en las guerras, lo que no suele ser perdonado por la gente. Alemania e Italia, en el siglo XX, son ejemplos de realeza cuyo poder fue disputado tras sucumbir, recuerda Vieira.

La reinvenci√≥n pasa tambi√©n por acciones solidarias. ¬ę¬ŅQu√© pueden hacer las personas apoyadas por el estado para no ser vistas como in√ļtiles? Ayudar a las organizaciones ben√©ficas fue la forma en que los brit√°nicos lo encontraron, es un modelo seguido por las monarqu√≠as que tienen ese car√°cter que raya en la celebridad¬Ľ.

El polit√≥logo y profesor de la FGV-EAESP, Guilherme Casar√Ķes dice que el sistema pol√≠tico tiene un componente anacr√≥nico, las monarqu√≠as que hoy conocemos son producto de la Edad Media. Para √©l, los avances en la sociedad romp√≠an con la idea de un monarca autorizado por Dios, el derecho divino de los reyes. ‚ÄúEmpiezas a tener una democracia organizada en torno al proceso electoral‚ÄĚ, dice.

Seg√ļn Casar√Ķes, la supervivencia de las monarqu√≠as parlamentarias y democr√°ticas, como es el caso del Reino Unido, Jap√≥n y varios pa√≠ses europeos como B√©lgica, est√° ligada a un componente de tradici√≥n y sentido de continuidad de la naci√≥n.





‚ÄúEl monarca encarna el esp√≠ritu nacional. En la pr√°ctica, la pol√≠tica del d√≠a a d√≠a est√° a cargo del primer ministro, del gabinete‚ÄĚ, dice. ‚ÄúEl sistema solo puede sostenerse en un contexto democr√°tico porque el poder efectivo del jefe de Estado es muy peque√Īo, mucho m√°s simb√≥lico que concreto‚ÄĚ.

Para Casar√Ķes, toda monarqu√≠a se estableci√≥ en alg√ļn momento del pasado ‚ÄĒquiz√°s en un per√≠odo muy lejano‚ÄĒ a trav√©s de alguna l√≥gica dictatorial o teocr√°tica. Hoy, sin embargo, en muchos pa√≠ses los monarcas ¬ęreinan, pero no gobiernan¬Ľ.

Vieira dice que las monarqu√≠as no constitucionales se sostienen en un contexto de hambruna entre la poblaci√≥n. Cita como ejemplo el reino africano de Eswatini. ‚ÄúTienen mucha fuerza frente a una poblaci√≥n empobrecida y una econom√≠a poco diversificada‚ÄĚ.

En los pa√≠ses del Golfo P√©rsico, sin embargo, el analista ve otro tipo de movimiento de la realeza local para mantenerse en el poder. ¬ęSe han mantenido autoritarios en la pobreza y logran ser autoritarios en la riqueza, sin distribuir la riqueza, llamando a trabajadores extranjeros calificados [que ocupam vagas de trabalho]. Es el modelo de desarrollo de Qatar y los Emiratos √Ārabes Unidos¬Ľ.

Las monarqu√≠as tambi√©n ejercen cierta fascinaci√≥n, a√ļn hoy, ¬ęEsto tiene que ver con cierto fetiche por el poder, por la riqueza, esa idea de una clase diferenciada¬Ľ, dice Casar√Ķes, destacando la cobertura period√≠stica sobre el tema. ‚ÄúEn el caso del Reino Unido, se trata al monarca con una mezcla de reverencia y curiosidad, lo que le da un valor simb√≥lico y al mismo tiempo quiere humanizar a la persona‚ÄĚ.

Para Vieira, la realeza es fascinante porque transmite un aire de estabilidad en un mundo donde hay pocas anclas. ‚ÄúHay un aire de desapego, de perfecci√≥n. Un modelo a imitar, algo que no est√° en nuestro mundo‚ÄĚ, dice. ¬ęLa monarqu√≠a juega este papel simb√≥lico durante las crisis. Sin una reina como Isabel, quiz√°s el Reino Unido habr√≠a sucumbido m√°s dr√°sticamente a tiempos como el Brexit y la desaparici√≥n de su imperio colonial¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *