Descentralizar en serio, por felicidad





Portugal es, objetivamente, un país centralizado en Lisboa.





A diferencia de muchas otras naciones, incluso de tama√Īo similar, Portugal tiene en Lisboa la capital de todo: econ√≥mico, financiero, cultural, pol√≠tico, tur√≠stico, cient√≠fico y comercial.

Tal centralismo es injusto, inmoral y perjudicial para la felicidad de los portugueses.

Si se pueden discutir las posibles ventajas del centralismo a nivel de econom√≠as de escala que ahorran recursos, las desventajas son mayores: adem√°s de la injusticia ya mencionada (particularmente territorial), existen las deseconom√≠as de aglomeraci√≥n y congesti√≥n, especulaci√≥n inmobiliaria, mala distribuci√≥n territorial de oportunidades y un sector p√ļblico y privado que no est√° en todas partes en un pa√≠s tan peque√Īo.

El hecho de que Portugal sea peque√Īo no justifica la centralizaci√≥n, incluso facilita la descentralizaci√≥n.

Si mira el mapa de carreteras, puede ver que puede llegar a casi cualquier lugar por carretera. Resulta que estas calles han servido para sacar a la gente de sus pa√≠ses de origen, no para establecerse all√≠. Esto se debe a que todo el trabajo m√°s valioso y calificado est√° en Lisboa (ya sea en el sector p√ļblico o privado).

El tiempo presente ya lo es, y el tiempo futuro será cada vez más digital, donde se puede hacer mucho trabajo de forma remota, ahorrando viajes y contaminación. Esta es otra realidad que facilita la descentralización.





Aunque en Portugal democrático la descentralización se discute continuamente (incluso se ha hecho un referéndum sobre regionalización), poco o nada se ha hecho en esa dirección. Por el contrario, la concentración de Lisboa ha sido aceptada y alentada.

Es obsceno la cantidad de sedes de grandes empresas (nacionales o extranjeras), organismos estatales, infraestructura de transporte o ocio y cultura que Lisboa ha comparado con el resto del país.

Si bien es cierto que muchos de los habitantes de la capital no son de all√≠, defienden esta conveniente centralizaci√≥n una vez que se convierten en sus habitantes. TGV? Solo Lisboa-Madrid. Aeropuertos? Solo en la zona de Lisboa. Sede de las multinacionales? Oeiras es un para√≠so …

Este centralismo es malo. Primero, para los portugueses que no viven en Lisboa (o quieren vivir allí). Luego, para los habitantes de Lisboa, por razones de hacinamiento.

Los estudios de la econom√≠a de la felicidad son claros al demostrar que el centralismo es perjudicial para el bienestar de una naci√≥n. Un pa√≠s con muchas ciudades medianas es m√°s feliz que uno con grandes y muchas peque√Īas. La cohesi√≥n territorial brinda una mejor distribuci√≥n de los recursos, reduce la congesti√≥n, la contaminaci√≥n y el crimen, y facilita la democracia cercana, todo lo cual mejora la felicidad.

Portugal necesita medidas de descentralización fuertes y estructurales. Y tiene que comenzar con el organigrama estatal: los ministerios y secretarías de estado deben ser reubicados permanentemente, convirtiéndose en polos que agreguen riqueza y calificaciones en diferentes partes del territorio nacional.

Todo lo que son agencias e institutos estatales debe seguir el mismo camino. La salud, la justicia, la seguridad y la educación también deben ofrecerse de una manera mucho más igualitaria en todo el territorio. Y el argumento de la falta de masa crítica no cosecha: gente, había muchos adentro. Tuvieron que irse porque el estado no los tenía. Ahora le corresponde al estado restaurar la equidad, incluso si, en primera instancia, hay un exceso de oferta.

El ser humano es más feliz en las ciudades medianas, ligeramente congestionado, ligeramente contaminado y sin tener que hacer grandes desplazamientos. También tiende a ser más feliz con su familia y su tierra natal.

Si el estado no es una fuerza centrípeta hacia la capital, tampoco lo será el mercado. El mercado tenderá a seguir las fuerzas centrípetas que se establecen en otros polos.

Realmente tenemos que hacer una revolución en la estructura territorial del estado portugués, destrozando el centralismo y construyendo la dispersión ideal hacia la felicidad.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *