Descentralización para las escuelas





Iniciamos por estos días más un año lectivo, en los tiempos definidos por el Ministerio de Educación, a semejanza de los anteriores. Al contrario de lo que dijo el Señor Ministro de Educación, se inicia en el mismo mes de calendario de los últimos años, pudiendo haber diferencia de una semana sin, sin embargo, dejar de ser un período de indefinición para miles de profesores que aguardan hasta el final del mes de agosto por la "suerte que les sale". Ahora bien, lo que realmente dicta la apertura del año escolar es el mismo sistema centralista, burocrático e irracional de colocación de profesores que a lo largo de los años fuimos manteniendo, con más o menos autonomía de las escuelas, según los gobiernos se fueron revisando.





Estamos discutiendo, una vez más, la descentralización de competencias en el área de la educación, del gobierno central, en este caso Ministerio de Educación, para el gobierno local, que son los municipios. En esta materia siempre he sido un defensor de que el poder debe estar lo más cerca de los ciudadanos y, por consiguiente, apoyando desde la primera hora de la desconcentración del poder de decisión para las esferas más cercanas a los interesados.

Cuando en la década del 80 del siglo pasado se entregó a los municipios la gestión de las escuelas del primer ciclo y los jardines de infancia, así como la gestión del personal no docente de esos establecimientos, fue notoria la mejora del sistema en beneficio del servicio prestado a estos alumnos. La proximidad de los padres y encargados de educación, así como de los órganos de gestión de las escuelas al poder local, exigió una nueva mirada por parte de los ejecutivos municipales. Hoy en día, a excepción de la gran Lisboa y algunos casos en Oporto, preescolar y primer ciclo de la red es integral y de calidad, ya sea en sus instalaciones o en los recursos humanos, la satisfacción general, la comunidad necesita.

En 2008 se inició un nuevo proceso. En este caso de descentralización a nivel del 2º y 3º ciclo, siendo que poco más de un centenar fueron los municipios que aceptaron este desafío, y muchos devolvieron, pasados ​​pocos años, las competencias recibidas por Contrato de Ejecución. Este proceso no fue así coronado de éxito como había sido en las transferencias del primer ciclo y preescolar.

Una nueva experiencia fue realizada durante la vigencia del Gobierno de Pasos Coelho, con la celebración de poco más de una decena de Contratos Interadministrativos, después de un decidido proceso de negociación y auscultación de los socios y sólo en los casos en que fue aprobado en los órganos de las escuelas . Este proyecto todavía está siendo desarrollado, habiendo sólo evaluaciones intermedias, pero que ya permiten percibir que el proceso y la ejecución del contrato están siendo evaluados positivamente.

En este momento se discute la transferencia, por mero efecto de la ley y sin que hayan participado las partes más directamente interesadas, de las competencias del 2º, 3º y secundario en materias de equipamiento y personal no docente, del Ministerio de Educación para los municipios. Es un proceso ya marcado por indefiniciones y retrasos, en sí mismo centralista y que habiendo llevado a numerosas Asambleas Municipales a aprobar deliberaciones de rechazo.

La experiencia de los Contratos Intergubernamentales me lleva hoy a tener la fuerte convicción de que la mayoría de estas competencias deberían transferirse por vía contractual en un necesario compromiso con el que realmente se encuentra en el terreno para las agrupaciones de escuelas, de ser transferidas a las Cámaras Municipales.





Entre 2008 y la actualidad, la red de escuelas y su organización sufrieron muchos cambios positivos. Desde luego, con la reducción a cerca de un millar de unidades orgánicas, denominadas agrupaciones de escuelas, siendo actualmente muy residual el número de escuelas no agrupadas. Se adquiere, así, dimensión con la verticalidad de las agrupaciones. Esta enmienda ha dado dimensión a las agrupaciones que les permiten hoy, además de las cuestiones en materia pedagógica, una escala de gestión adecuada para, con todas las condiciones, recibir muchas de las competencias que se prevé pasar a los municipios.

Es hora de dar autonomía a las escuelas para su gestión, para poder hacer sus elecciones y ser responsabilizadas por su administración y resultados. No se percibe el porqué de una organización que tiene amplias decenas de funcionarios no puede ser ella misma a gestionar sus recursos humanos, a celebrar sus contratos de acuerdo con aquel que es su entendimiento de sus necesidades, a detener el poder de dirección sobre ellos, así como el poder disciplinario.

Tenemos que tener el coraje de dar responsabilidad y poder a los órganos directivos de las escuelas para gestionar sus agrupaciones y tomar las opciones de gestión que mejor sirven a los intereses de su comunidad educativa. Hemos omitido dar este paso y este proceso de descentralización dejará de ser, así, un simple paso de responsabilidades del gobierno central al lugar, cuántas veces, preveo, sin el correspondiente dotación financiera adecuada.

Las escuelas necesitan esa deslocalización de poder, para dar las mejores respuestas a las cada vez mayores solicitudes por parte de su comunidad educativa.

Miembro del Consejo Nacional de Educación
"Cuaderno de Apuntes" es una columna que discute temas relacionados con la Educación, a través de un autor invitado.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *