Democracia en riesgo en Centroamérica dice expresidente de Costa Rica





La expresidenta costarricense Laura Chinchilla, de 62 a√Īos, dice que Centroam√©rica est√° viviendo sus d√≠as m√°s dif√≠ciles desde las guerras civiles de los 70 y 80. Primera mujer en liderar su pa√≠s, gobern√≥ entre 2010 y 2014 con una agenda de centro derecha.





En los √ļltimos tiempos, ha sido una voz activa en defensa de la democracia, en una regi√≥n que ha visto una escalada autoritaria en pa√≠ses como Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala. Cient√≠fica pol√≠tica con un posgrado de la Universidad de Georgetown (Washington), Chinchilla tambi√©n fue consultora del Banco Interamericano de Desarrollo y USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional).

Habl√≥ con Folha por videoconferencia desde Tokio, donde sigue los Juegos Ol√≠mpicos como miembro del Consejo de √Čtica del COI (Comit√© Ol√≠mpico Internacional).

¬ŅEst√° en riesgo la democracia en Centroam√©rica? S√≠, sin duda alguna. La crisis de la democracia en la regi√≥n no es algo que apareci√≥ de la noche a la ma√Īana, hubo se√Īales y tendencias de antes. Pero fueron ignorados por varios organismos regionales, organizaciones y la comunidad internacional en general. Estamos siendo testigos de diversas arbitrariedades en casi todos los pa√≠ses.

En Guatemala fueron despedidos la semana pasada fiscales como Juan Francisco Sandoval, quien coordinaba la Fiscal√≠a Especial contra la Impunidad (FECI) y estaba realizando una labor anticorrupci√≥n. Esto fue poco despu√©s de que se desmantelara la Comisi√≥n de las Naciones Unidas contra la Impunidad en Guatemala. [que investigou esc√Ęndalos como os que levaram √† pris√£o do ex-presidente Otto P√©rez Molina].

En El Salvador, el avance de Nayib Bukele contra la justicia, destituyendo a los jueces de la corte constitucional a través de un parlamento que controla. En Honduras también existen limitaciones a la justicia.





Y en Nicaragua, si el r√©gimen de Daniel Ortega logra llevar a cabo un fraude electoral el 7 de noviembre, tendremos da√Īos irreversibles en la regi√≥n. Porque, a partir de entonces, habr√° incentivos para que otros representantes sigan el mismo camino de escalada autoritaria. El escenario es el m√°s arriesgado y peligroso para Centroam√©rica desde los a√Īos de las guerras civiles.

En el caso de Nicaragua, as√≠ como en Venezuela y Cuba, parece que la comunidad internacional y sus organizaciones se est√°n dando cuenta de que existe una limitaci√≥n muy grande en su capacidad de acci√≥n. Se√Īora. ¬Ņesta de acuerdo? El mundo mira con decepci√≥n la degradaci√≥n de las democracias de la regi√≥n por factores que surgen dentro de las propias democracias. Antes, hab√≠a escenarios de violaci√≥n del estado de derecho, a menudo con uso militar. Para estos casos, parece que las organizaciones internacionales s√≠ ten√≠an una respuesta. Una forma m√°s eficaz de actuar.

Pero cuando la degradaci√≥n de la democracia se produce a la luz del d√≠a y en c√°mara lenta, utilizando los mismos instrumentos que la democracia, se vuelve mucho m√°s dif√≠cil para la comunidad internacional actuar. Estos nuevos aut√≥cratas usan los votos legislativos, maniobran en la interpretaci√≥n de las leyes, nombran jueces por los canales indicados, pero son sus amigos. Es un escenario para el que a√ļn no hemos formulado una salida, una respuesta adecuada.

Y lo que ha sucedido es que, en estos casos, cuando la comunidad internacional decide que es hora de hacer algo para ayudar, ya es demasiado tarde. Sobre todo cuando estos autócratas también han concentrado el poder económico, a través de alianzas con empresarios o nacionalizaciones. Entonces se convierten en fuerzas realmente muy poderosas.

¬ŅC√≥mo empezar a dise√Īar nuevos mecanismos para actuar contra este nuevo tipo de autocracia? Hay que actuar de forma dr√°stica, coordinada y r√°pida. En el caso de Nicaragua ya es demasiado tarde, pero hay que actuar para evitar una elecci√≥n en la que se detenga a candidatos con potencial, que no tendr√° observadores, en la que se silencia a la prensa por la fuerza. Si se consolida el fraude ser√° el fracaso de todos los instrumentos internacionales que tenemos actualmente, y esto repercutir√° en los casos de Cuba y Venezuela, y en otras autocracias que puedan surgir o fortalecerse. Va a ser un precedente verdaderamente dram√°tico.

¬ŅY qu√© ser√≠a dr√°stico, ya que obviamente no estamos considerando intervenciones militares? De ning√ļn modo. Pedir la intervenci√≥n militar es algo que surge en sectores de sociedades impactadas por escaladas autoritarias. Pero son una soluci√≥n evasiva y ni siquiera los que preguntan saben c√≥mo aplicarla, ni cu√°les ser√≠an las consecuencias. Evidentemente son una opci√≥n reprobable.

Las poblaciones de los pa√≠ses son la primera l√≠nea de las democracias, son ellos quienes deben defenderla. No puede ser que usted vote por l√≠deres autocr√°ticos y luego le pida a alguien de afuera que los saque del poder. Por eso no se puede hacer nada sin una representaci√≥n popular. Lo que creo es que en cuanto a sanciones, las acciones no se est√°n tomando correctamente. Ning√ļn paquete de sanciones puede ser eficaz si no va acompa√Īado de una estrategia diplom√°tica clara y coherente.

¬ŅHabr√≠a sucedido esto en Venezuela? S√≠, en Venezuela tenemos un claro ejemplo de esto. Cuando era presidente, Donald Trump se jactaba de imponer sanciones y m√°s sanciones. Pero no tuvo un dise√Īo claro de acci√≥n diplom√°tica y pol√≠tica. Entonces, un d√≠a, se dijo que todas las cartas estaban sobre la mesa, insinuando una posible acci√≥n militar. En el otro, admitieron conversaciones con mercenarios, y luego volvieron a hablar de negociaciones entre r√©gimen y oposici√≥n. Todo fue muy err√°tico, sin se√Īalar un camino despejado. Cuando aplica sanciones econ√≥micas y no tiene una estrategia diplom√°tica, es como usar un garrote sin ofrecer la salida.

Entonces, ¬Ņla salida a Nicaragua ser√≠an sanciones con alguna otra acci√≥n? ¬ŅCuales? La idea de sanciones econ√≥micas es diferente en cada pa√≠s. Venezuela es un pa√≠s rico. Si imponen sanciones a los empleados del r√©gimen, tienen d√≥nde conseguir m√°s recursos para ellos, que es lo que est√°n haciendo. En Nicaragua, este no es el caso, porque es un pa√≠s muy pobre. No tiene la fortuna del estado venezolano. Al mismo tiempo, no hay m√≠stica en torno a sus l√≠deres como la hay en Cuba, al menos para parte de la poblaci√≥n y la izquierda mundial.

Entonces lo que falta es el dinero del chavismo y el carisma que tenían los líderes cubanos hasta hace poco. Entonces creo que las sanciones pueden funcionar en el caso de Nicaragua.

Bloqueo de los principales recursos, remesas y pr√©stamos de Ortega, que no utiliza para combatir la pandemia, sino en su campa√Īa electoral clientelista. Y, al mismo tiempo, realizar una clara acci√≥n de presi√≥n para un di√°logo que busque una elecci√≥n libre.

la OEA [Organização dos Estados Americanos] No conviene estar a la espera de aplicar la Carta Democrática y expulsar a Nicaragua, por ejemplo. Se necesita una presión real y drástica que podría llevar a Ortega a acordar la creación de un mecanismo de negociación.

Como la Sra. ¬ŅC√≥mo eval√ļa la gesti√≥n de Joe Biden hasta ahora en relaci√≥n con Centroam√©rica? Parece que la √ļnica preocupaci√≥n es detener la inmigraci√≥n. De hecho, tu prioridad es esta. Creo que las intenciones son buenas, pero es necesario profundizar en el tema fundamental, para centrarnos en las causas de esta inmigraci√≥n. Y, por ello, no se debe considerar, como lo est√° haciendo la actual administraci√≥n, que el problema de fondo en Centroam√©rica es solo la violencia que se da en los pa√≠ses del Tri√°ngulo Norte. [El Salvador, Honduras e Guatemala].

La estrategia de Estados Unidos no está clara y existen al menos tres limitaciones. Uno, esta visión estrecha de que los problemas de la región se limitan a los países del Triángulo Norte. Otro, es necesario enfocarse en temas que conducen a la inmigración y que tienen que ver con la salud democrática de estos pueblos.

Y tercero, usar más que solo recursos estadounidenses. Creo que necesitan tomar un liderazgo más decisivo y catalizar fondos y recursos del Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Financiamiento, el Banco Mundial. Todas las políticas de financiamiento en la región deben estar alineadas con un objetivo más claro de cambio real. Veo que están actuando de forma aislada, y también otros actores. Sin coordinación será mucho más difícil.


Rayo X

Laura Chinchilla, 62 a√Īos

Licenciada en Ciencias Pol√≠ticas de la Universidad de Costa Rica, con maestr√≠a en Pol√≠ticas P√ļblicas de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos), fue diputada federal (2002-06), vicepresidenta de Costa Rica (2006-08) y presidenta del pa√≠s. (2010-14), encabez√≥ varias misiones de observaci√≥n electoral de la OEA y actualmente es miembro del Comit√© de √Čtica del COI

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *