Democracia: ¿cómo y hacia dónde vamos?





“Nos tratan como delincuentes, pero estamos salvando la democracia”. Estas fueron las palabras que una mujer brasileña le dijo a un reportero luego de ser arrestada por invadir la sede del Congreso del país. Con esa frase, quizás inconscientemente, esa mujer resumió una narrativa de la posverdad política que impera en nuestra región, pero también, paradójicamente, una verdad sobre la democracia: su constante disputa.





Las distintas crisis que siguieron a la Segunda Guerra Mundial abrieron brechas que la democracia, como forma de gobierno, no fue capaz de resolver. No es casualidad que esta brasileña se justifique argumentando que sus acciones defendieron la democracia porque, como para muchos ciudadanos de la región, defender una forma de democracia que resuelva estos vacíos es más importante que nunca.

En consecuencia, la disputa actual se enmarca en un estado de decadencia de las democracias a nivel mundial. Año tras año desde 2008, hemos retrocedido en los indicadores básicos de buena salud democrática. No es casualidad que la Encuesta Mundial de Valores del año pasado, realizada en 77 países, mostrara que el porcentaje de encuestados que apoyaría a un líder que no tuviera que enfrentarse a su Congreso u otras fuerzas políticas fuera del 52%, frente al 38% de 2009. Por lo tanto, no debería sorprender que, de los encuestados, menos de la mitad (47,4%) respondió que la democracia es importante para su sociedad.

A su vez, en su más reciente informe sobre el estado mundial de la democracia, la organización IDEA International refuerza una tendencia que ha estado midiendo en los últimos cinco años, a saber: que el número de países que avanzan hacia el autoritarismo es más del doble de los que están consolidarse como democracias. La ciudadanía está votando por soluciones, no por debates ni por derechos ni por libertades.

En este contexto global, América Latina también muestra una tendencia al declive (a pesar de ser una de las regiones con sistemas más democráticos). Para ilustrar esta situación, IDEA Internacional destaca, entre otros, los retrocesos institucionales en Bolivia, Brasil, El Salvador y Guatemala; fake news y desinformación como catalizadores de la polarización; el surgimiento de protestas masivas por la ineficacia de los programas sociales; y la consolidación de Haití, Nicaragua y Venezuela, que se unieron a Cuba como autocracias.

Lamentablemente, estos descubrimientos no sorprenden, pero al mismo tiempo nos invitan a cuestionarnos sobre las acciones y responsabilidades para su profundización o solución. Tenemos la ventaja de ser conscientes de la crisis y, en consecuencia, de reflexionar sobre temas y problemas que son incómodos pero urgentes.

¿Los gobiernos latinoamericanos se preocupan por el bienestar de los pueblos o por su continuidad en el poder? La «nueva ola progresista» será juzgada o por la fuerza que tuvo en romper pactos hegemónicos, o por haber pintado sus políticas sociales de rosa, verde o morado. Debemos estar alerta para saber si los disturbios en Brasil y Perú son síntomas de una misma enfermedad regional o si son eventos coyunturales de cada país. Pero sobre todo, nos debe preocupar que la polarización nos haya convertido en enemigos absolutos.

¿Cómo va la democracia? En declive. La paradoja que resulta de este contexto de crisis es preocupante (pero fascinante como objeto de estudio) porque, tal como advirtió aquel ciudadano brasileño, defender la democracia hoy parece implicar debilitar sus cimientos, para monopolizar su función y definición. . . Nuestra lucha actual por la democracia tiene una dimensión heroica en la que «salvar la democracia» implica una violencia simbólica y material que quizás no sepamos evitar.


ENLACE PRESENTE: ¿Te gustó este texto? El suscriptor puede lanzar cinco visitas gratuitas de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *