Dejemos de rendir homenaje a los monumentos que no merecen ser honrados





Tres episodios recientes han centrado las discusiones en dos temas que deben abordarse con urgencia: el racismo y la libertad de expresión.





La reacción a la primera provocó que los manifestantes arrojaran y arrojaran una estatua de Edward Colston, un comerciante de esclavos en el siglo XVII, el domingo (7) en Bristol en un río.

Dos d√≠as despu√©s, la plataforma de transmisi√≥n HBO Max elimin√≥ de su men√ļ la pel√≠cula ¬ęE o Vento Levou¬Ľ, cl√°sico de 1939 en el que la vida de los esclavos durante la Guerra Civil de los Estados Unidos se retrata de una manera rom√°ntica e idealizada.

El tercer episodio es el texto firmado por Tom Cotton y publicado en el New York Times a principios de junio.

El senador Trump, Cotton, llama a Estados Unidos a usar la fuerza militar para frenar las protestas que se han apoderado del pa√≠s desde el asesinato de George Floyd. ¬ęEnv√≠a las tropas¬Ľ, defendi√≥.

Profesionales de varias salas de redacción, especialmente del New York Times, protestaron por el artículo.

Como resultado, el editor de la sección de opinión renunció y el periódico se retractó, admitiendo que la publicación fue un fracaso.





Sobre el caso, esto hoja public√≥ el editorial ¬ęThe New York Times Mistake¬Ľ. El texto est√° de acuerdo en que las ideas de Cotton son ¬ęhorribles y enfrentan valores b√°sicos de una sociedad democr√°tica y pac√≠fica¬Ľ, pero que, aun as√≠, ¬ęson solo ideas¬Ľ.

La idea central del editorial es que la publicaci√≥n del texto est√° respaldada por la libertad de expresi√≥n y que ¬ęla mayor√≠a de los profesionales que trabajan hoy fueron capacitados en un per√≠odo en el que la libertad de expresi√≥n nunca estuvo amenazada¬Ľ.

¬ęNo tiene en su memoria colectiva, por lo tanto, cu√°n dif√≠cil fue garantizar que todos tengan el derecho de decir lo que piensan, sea cual sea el contenido de tales pensamientos¬Ľ.

El editorial es incorrecto en esencia. El tema en discusi√≥n no es la libertad de expresi√≥n. El punto es: por qu√© el peri√≥dico m√°s prestigioso del mundo deja espacio para que un senador difunda ideas que, como el hoja, ¬Ņson horribles y enfrentan valores b√°sicos de una sociedad democr√°tica?

Cotton es un senador. Tiene el poder de la máquina política estadounidense a su disposición. Si quisiera, podría haber publicado el artículo en docenas de vehículos (Breitbart, Fox News, etc.). Podría haber publicado el texto en las redes sociales.

Pero sus ideas ¬ęhorribles¬Ľ fueron amplificadas y, para usar un t√©rmino actual, legitimadas por el New York Times.

Dos de los columnistas m√°s sobrios e inteligentes de este hoja escribi√≥ sobre los casos de la estatua y ¬ęE o Vento Levou¬Ľ. Con respecto al colapso del monumento, H√©lio Schwartsman recuerda que ¬ęno se puede mirar el pasado con los ojos de hoy¬Ľ.

√Čl escribe: ¬ęApuesto a que, dentro de cien a√Īos, el tratamiento que le damos a los animales y prisioneros ser√° parte de la lista de cr√≠menes del pasado¬Ľ.

En el texto ¬ęDerribando estatuas, retrocedemos a las guerras religiosas del siglo XVI¬Ľ, Jo√£o Pereira Coutinho cita los tres episodios y argumenta: ¬ęEstamos retrocediendo en el tiempo y volviendo a las guerras religiosas del pasado. Para los nuevos fan√°ticos, la paz social no depende de tolerancia hacia ideas contrarias e incluso ofensivas para nuestra pureza mental. Depende de la destrucci√≥n del hereje y la entronizaci√≥n de la Verdad (con may√ļscula) ¬ę.

Pero nadie se remonta al siglo 16. HBO Max no ¬ęcensur√≥¬Ľ la pel√≠cula; lo volver√° a poner en su men√ļ con explicaciones del contexto en el que se realiz√≥. ¬ęE o Vento Levou¬Ľ no est√° prohibido en el canon cinematogr√°fico.

Los manifestantes que dejaron caer la estatua de Colston hicieron exactamente eso: derribaron una estatua.

Nadie quiere quemar libros o que se borre la historia de Colston (o de cualquier otra persona).

El gesto solo pide que dejemos de rendir homenaje a los monumentos en espacios p√ļblicos que no merecen ser honrados. Dejemos eso a museos y lugares privados.

Por supuesto, no debemos mirar el pasado con los ojos del presente. Pero la comprensión del pasado se basa en nuestra cosmovisión.

El trato que damos hoy a los animales y prisioneros es moralmente desagradable.

Si alguien est√ļpido construye una estatua ma√Īana que glorifica el trato que reciben los prisioneros en las c√°rceles brasile√Īas, y se coloca en una plaza p√ļblica, espero que en el futuro (y ni siquiera tenga que tener cien a√Īos), sea derrocada adecuadamente.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *