Decisiones en tiempos de incertidumbre.





Vivimos d√≠as dif√≠ciles e inciertos. Hace tres meses, nunca nos imaginamos en estas circunstancias. Recuerdo que alrededor de la v√≠spera de A√Īo Nuevo vi muchos memes en las redes sociales para mostrar que 2019 tendr√≠a que terminar r√°pidamente, como si fuera ¬ęun a√Īo para olvidar¬Ľ. Parece que esa idea desapareci√≥ r√°pidamente. Casi como si la vida, esa ¬ęcosa¬Ľ ir√≥nica, nos mostrara nuevamente cu√°n equivocados est√°bamos y que tal vez, solo tal vez, nuestras vidas no fueran tan malas y que, despu√©s de todo, ¬ę2019 deber√≠a regresar, porque me perdonaron¬Ľ.





De repente estamos, al menos la mayoría de nosotros, trabajando (cuando podemos) desde casa y reduciendo nuestros viajes a la calle. Las rutas diarias son muy diferentes de las que teníamos a principios de marzo, y no estamos seguros de cuándo y cómo terminará esto.

Pensamos, porque tenemos tiempo o porque de alguna manera estamos obligados, en aquellos que no podemos perder, desde los m√©dicos que recogen la basura, desde los asistentes del hospital hasta la polic√≠a, los agricultores, los empleados de los supermercados, los bomberos, los asistentes de hogares de ancianos y todos aquellos que no est√°n listados aqu√≠ pero que contribuyen para que el pa√≠s no se vuelva a√ļn m√°s ca√≥tico, que sobreviva y vuelva a sonar.

Curiosamente, es el silencio, con la excepci√≥n del sonido de las ambulancias, lo que parece caracterizar esta crisis, y en nuestro caso esto no es necesariamente malo, sino extra√Īo.

No me detengo en las caracterizaciones de los tiempos actuales, de una forma u otra todos sabemos de lo que estoy hablando. Sin embargo, me gustaría que en estos días podamos pensar más sobre lo que es tomar decisiones en tiempos de incertidumbre. Quizás a partir de entonces podamos comprender mejor cómo se toman algunas decisiones políticas, aunque es difícil sistematizar estos procesos en este momento.

Tendremos un largo futuro para analizar lo que está sucediendo ahora, y debido a que todavía vivimos en democracia, deberíamos ser capaces de comprender mejor el razonamiento de los tomadores de decisiones políticas en tiempos de incertidumbre como los que vivimos ahora.

De hecho, la incertidumbre, y la incertidumbre científica más específicamente, es algo con lo que los encargados de formular políticas se enfrentan en los procesos de toma de decisiones que llevan a cabo todos los días. Por supuesto, sus niveles de incertidumbre varían, al igual que su impacto y urgencia. Tomemos, por ejemplo, pero no solo, el largo debate y las medidas respectivas sobre los impactos ambientales de las medidas de crecimiento económico.





Pero volvamos a la toma de decisiones en tiempos de incertidumbre, especialmente en las pol√≠ticas p√ļblicas, en las que no es posible ¬ęcomplacer a griegos y troyanos¬Ľ. Con el tiempo, ciertas decisiones pueden parecernos m√°s correctas que otras, incluso hay una cierta cantidad de sentido com√ļn en estas cosas, pero la verdad es que no est√° tan claro que el sentido com√ļn nos lleve de mejores maneras. Como siempre decimos cuando estudiamos probabilidades, el hecho de que algo sea altamente improbable no significa que no suceder√°, toda nuestra vida nos lo demuestra.

Sin embargo, vivir (o decidir) con miedo a lo improbable y querer responder a cada una de estas bajas probabilidades no nos lleva a ninguna parte. Entonces, ¬Ņqu√© podemos hacer? ¬ŅQu√© hacer especialmente cuando los datos cient√≠ficos en los que nos basamos tienen un alto grado de incertidumbre? ¬ŅQu√© hacer en momentos como los que estamos experimentando actualmente?

No solo hay fallas obvias en el diagn√≥stico de la situaci√≥n (no voy a entrar en m√°s detalles con todas las proyecciones con respecto a un n√ļmero mucho mayor de personas infectadas con Covid-19 que las que est√°n indicadas, sobre todo porque esta no es mi √°rea de conocimiento y habr√° quienes ilustra mucho mejor que yo), pero tambi√©n debemos leer los datos proporcionados por China con mucho cuidado. Como se sabe, por razones estrat√©gicas en los niveles m√°s diversos, puede haber intereses y condiciones para que los n√ļmeros no solo no sean confiables debido a la situaci√≥n en s√≠, sino por razones pol√≠ticas y econ√≥micas.

Entonces, ¬Ņc√≥mo decides?

En pa√≠ses democr√°ticos, como Portugal, las instituciones operan en un di√°logo permanente. Las instituciones pol√≠ticas y t√©cnico-cient√≠ficas necesariamente participan en esta conversaci√≥n y, m√°s concretamente, re√ļnen puntos para implementar pol√≠ticas p√ļblicas. Este ha sido el escenario que hemos visto en las √ļltimas semanas, pero hay, detr√°s de escena, un movimiento institucional mucho mayor y un esfuerzo de coordinaci√≥n que es m√°s denso y complejo y que no necesariamente todos los ciudadanos conocen.

Estos movimientos tambi√©n suelen ser burocr√°ticos, y no siempre son los m√°s eficientes, pero tienen lo que s√© e incluso lo que espero que funcione. A√ļn as√≠, ¬Ņc√≥mo decides en este tipo de situaciones? ¬ŅCerrar fronteras, no cerrar fronteras, promulgar un estado de emergencia o no promulgar, etc., etc.? Todos tenemos ideas de lo que debemos hacer, pero hay muchas dimensiones sobre las que no tenemos conocimiento ni informaci√≥n actualizada.

Pero eso no inhibe una sociedad civil activa. Hemos visto los movimientos de personas an√≥nimas y grandes y peque√Īas empresas para ayudar en la implementaci√≥n de decisiones pol√≠ticas, y la aparente defensa de una gran parte de la poblaci√≥n de medidas m√°s restrictivas y r√°pidas, una variable que los responsables pol√≠ticos no ignorar√°n. Pero volvamos al proceso de toma de decisiones: ¬Ņqu√© hacer ante una incertidumbre tan grande?

Hay una primera etapa en la que uno trata de comprender si un problema dado puede ser problem√°tico o no. Claramente, con la emergencia de salud que estamos experimentando hoy, esta etapa ya ha terminado, pero tal vez en enero pasado se consider√≥. En ese momento, este problema no estaba claro, no estaba bien definido o caracterizado como lo est√° hoy. Si esto ocurre y si la informaci√≥n cient√≠fica sobre un problema est√° muy mal definida, es muy poco probable que haya pol√≠ticas p√ļblicas en esa direcci√≥n espec√≠fica.

Esa ser√≠a la situaci√≥n a principios de 2020, pero eso no significa que no hubiera nadie para advertir sobre la pandemia, y estaban muy seguros. Digamos que hace dos o tres meses, una pandemia a√ļn era muy incierta y creo que, en ese momento, los costos de la acci√≥n o, si lo desea, de la decisi√≥n pol√≠tica para prevenir y preparar al pa√≠s para esto todav√≠a eran muy altos desde el punto de vista de la decisi√≥n. .

Hoy, podemos (y quiz√°s incluso deber√≠amos) argumentar que ¬ęlo barato es caro¬Ľ, pero cuando las decisiones se toman con recursos escasos, uno tiende a evaluar lo que es m√°s probable que suceda, en lugar de tomar decisiones para todo lo que pueda suceder. Obviamente, esa selecci√≥n no est√° exenta de errores de c√°lculo: tenga en cuenta que no estoy argumentando que no era posible hacer algo m√°s y m√°s eficientemente y antes.

Entonces, siempre podemos preguntarnos si las medidas son buenas o malas, pero esta es una evaluaci√≥n para el futuro. Cuando explota algo tan grande, la incertidumbre y el riesgo subyacentes relacionados con el proceso de toma de decisiones pueden precipitarse. Incluso si el proceso implica velocidad, siempre ser√° importante saber qu√© medios existen, ¬ęcontar las escopetas¬Ľ, y existen proyecciones que existen de acuerdo con los posibles escenarios.

Este proceso no siempre es fácil o rápido. Quizás en este punto, un diagnóstico rápido es algo en lo que claramente necesitamos trabajar en el futuro. Pero como no sé exactamente si este es el caso, adelanto esta idea porque al principio de este choque parecía que no sabíamos exactamente lo que teníamos en términos de material y personal. Desafortunadamente, este punto no es tan simple como organizar nuestra despensa, pero es muy importante para el desarrollo de situaciones y para tomar mejores medidas: esta es una gran lección para aprender.

Despu√©s de evaluar esta informaci√≥n, es necesario decidir cu√°l es una prioridad en este momento y en las siguientes, despu√©s de todo, este es un proceso org√°nico y muy no lineal. Las estrategias implementadas hoy, como en un juego de ajedrez, tendr√°n consecuencias ma√Īana y en el futuro cercano al menos, y se deben considerar muchas dimensiones de acci√≥n.

Por eso, por ejemplo, ha habido una preocupación central con la economía. Es por eso que la lucha contra esta pandemia se realiza con especialistas en estas áreas, pero también es por qué los aspectos psicológicos, políticos y sociales no se dejan de lado y es por eso que esto es, tiene que ser y me parece ser ser, un proceso de toma de decisiones multidisciplinario.

Después, y antes, este proceso requiere liderazgo, de aquellos líderes que pueden leer lo que tienen delante de sus ojos y decidir de manera casi intuitiva. Finalmente, y como con todo, se espera que la suerte nos sonría, a pesar de que hay voces que dicen que para aquellos que están bien preparados, la suerte no importa.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *