Deberíamos ayudar a los trabajadores, no matarlos.





Hasta donde sé, la mayoría de los epidemiólogos están horrorizados por la prisa de los Estados Unidos por reabrir su economía y abandonar gran parte del desapego social que ayudó a contener Covid-19.





Sabemos lo que requiere una reapertura segura: un bajo nivel de contagio, pruebas abundantes y la capacidad de rastrear y aislar r√°pidamente los contactos de nuevos casos. Hasta ahora, no tenemos ninguna de estas cosas.

Por supuesto, los epidemiólogos pueden estar equivocados. Pero en cada etapa de la crisis, tenían razón, mientras que las predicciones de los políticos y sus secuaces sobre un rápido final de la pandemia resultaron ser absolutamente incorrectas. Y si los expertos vuelven a tener razón, la apertura prematura puede provocar cientos de miles de muertes y generar resultados adversos incluso en términos económicos, ya que una segunda ola de infecciones podría obligarnos a volver a estar encerrados.
Entonces, ¬Ņde d√≥nde viene esta presi√≥n para la reapertura?

Parte de esto proviene de los monstruos de la derecha. Solo una peque√Īa minor√≠a de estadounidenses cree que la libertad incluye el derecho a poner en riesgo la vida de otros (y eso es lo que une a grandes grupos de personas en medio de una causa pand√©mica); que usar una m√°scara no es patri√≥tico, afeminado o algo as√≠; que Covid-19 es una estafa perpetrada por progresistas. Pero esa minor√≠a tiene una inmensa influencia dentro del Partido Republicano.

Parte de la presi√≥n proviene de la obsesi√≥n de Donald Trump con el mercado de valores. Aparentemente, su negativa inicial a hacer preparativos para la pandemia se debi√≥ a preocupaciones de que reconocer la amenaza, de cualquier forma, ¬ęasustar√≠a al mercado¬Ľ. Y la presi√≥n para la reapertura puede reflejar una creencia similar de que volver a la vida normal ser√≠a bueno para el mercado, incluso si mata a mucha gente. ¬°Vamos a morir por el √≠ndice Dow Jones!

Una cosa que escucho a menudo es que debemos reabrir por el bien de los trabajadores, que necesitan ganar salarios nuevamente para poder poner comida en la mesa para sus familias. Por lo tanto, es importante entender que este es un argumento realmente malo.

Para los Estados Unidos es perfectamente capaz de proteger a los trabajadores que han perdido sus trabajos contra las dificultades econ√≥micas severas. Como dijo Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed), el banco central de los Estados Unidos, en una entrevista televisada el domingo, podemos y debemos adoptar pol√≠ticas que ¬ęmantengan a los trabajadores en sus hogares, les permitan continuar pagando sus facturas y mantener sus familias solventes ¬ę.

Y lo que es realmente sorprendente es que ya estamos haciendo mucho de eso. La Ley CARES, el paquete de asistencia pandémica de $ 2 billones aprobado a fines de marzo, ha ampliado sustancialmente la elegibilidad para beneficios de desempleo y la generosidad de esa ayuda. Y los beneficios ampliados, a pesar de algunos tropiezos iniciales, están haciendo cada vez más lo que hay que hacer.





Es cierto que cuando las solicitudes de beneficios por desempleo comenzaron a dispararse en marzo, las oficinas que distribuyen los beneficios, administradas por los gobiernos estatales, se vieron abrumadas, lo que llev√≥ a muchos estadounidenses que ten√≠an derecho a los beneficios a no poder obtener asistencia. Y muchas familias a√ļn no reciben la asistencia a la que tendr√≠an derecho.

Aun así, un estudio realizado por la Brookings Institution indica que en abril las prestaciones por desempleo cubrieron aproximadamente la mitad de los salarios perdidos debido al encierro, una estimación que confirma los cálculos de mi casa.

Y ese ¬ę√≠ndice de reemplazo¬Ľ seguramente debe haber crecido sustancialmente en las √ļltimas semanas. Las oficinas que administran las prestaciones por desempleo est√°n eliminando gradualmente los retrasos acumulados en el cumplimiento de las √≥rdenes, y con esa ayuda ha llegado un n√ļmero creciente de trabajadores desempleados. Al mismo tiempo, la evidencia disponible indica que los mercados laborales se han estabilizado m√°s o menos, al menos por el momento, hace aproximadamente un mes.

Por lo tanto, es una apuesta segura que, por ahora, la mayor parte, si no la totalidad, de la pérdida de salarios causada por el desprendimiento social se ve compensada por una mayor asistencia gubernamental.

Es una historia de √©xito que no se celebra; La mayor parte de la atenci√≥n de los medios se ha centrado en otras partes de la Ley CARES, especialmente en el apoyo a las peque√Īas empresas, lo cual es un desastre.

Pero los beneficios de desempleo, después de los problemas iniciales, están haciendo mucho para ayudar a los trabajadores estadounidenses. Y el crédito por eso va para los demócratas, quienes insistieron en que esta asistencia sea parte del paquete.

Sospecho que el √©xito de las prestaciones por desempleo ayuda a explicar un aspecto clave de la situaci√≥n pol√≠tica con respecto a la reapertura, es decir, que los trabajadores no reclaman el fin de las restricciones. Las p√©rdidas de empleo se concentraron entre los trabajadores peor pagados, pero las encuestas de opini√≥n p√ļblica indican que la demanda de una apertura r√°pida proviene principalmente de los republicanos de altos ingresos.

En otras palabras, hicimos un trabajo mucho mejor de lo que la mayoría de la gente se da cuenta al proteger a los trabajadores estadounidenses de las dificultades durante el período de confinamiento. Por supuesto, no fue un éxito completo, y las primeras semanas fueron muy complicadas. Pero el hecho es que el sufrimiento fue mucho menor de lo que cabría esperar en vista de una tasa de desempleo real de alrededor del 20%.

Pero se espera que los beneficios por desempleo ampliados que muestran tan buenos resultados expiren el 31 de julio. Esto debería causar miedo.

Supongamos que los epidemiólogos tienen razón, después de todo, y que una reapertura prematura conduce a una segunda ola de infecciones. Lo que necesitaremos en este caso será un segundo período de encierro. Pero todo indica que los republicanos se oponen a extender la ayuda.

Lo que quieren, en cambio, son leyes que eximan a las empresas de la responsabilidad legal si sus empleados se enferman.

Es decir, quieren obligar a los estadounidenses a volver a trabajar, incluso si eso los mata.

Traducción de Paulo Migliacci

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *