De los 3.500 euros por toro a los 50.000 euros de cachet para ciertos toreros. ¿Cuánto cuesta a la industria de las corridas de toros en Portugal?









Hay toreros a recibir 50 mil euros por espectáculo. Los ingresos anuales de las taquillas son de al menos 5 millones. El mismo vale la venta de toros bravos. La tauromaquia está en decadencia o es un buen negocio?

Hace cuatro meses, cuando el Parlamento discute un proyecto de ley para abolir las corridas de toros en Portugal, el congresista André Silva sostuvo que "la mayoría de los miembros" iba a ceder a los intereses económicos "falaces" de la industria taurina. El proyecto, presentado por el partido Personas Animales Naturaleza (PAN), sería rechazado por CDS, PSD, PS y PCP – con el gobierno de Madeira a responder, en audiencia parlamentaria, que no se pronuncia por no existir en la región práctica tauromáquica. Sin embargo, el mensaje del PAN y de su diputado único quedó bien registrado: siendo la tauromaquia una "execrable diversión" y una "cultura de brutalidad y de sangre", está también en decadencia. "Es mucho menos relevante que lo que los aficionados pretenden", dijo André Silva esta semana al Observador. "Hablan mucho del valor de mercado de la tauromaquia, pero no adelantan cifras", acusa el diputado.

De hecho, incluso el portavoz Prótoiro – Federación Portuguesa de Tauromaquia admite que "nadie sabe" el impacto económico de las corridas de toros en Portugal. Sin embargo, Hélder Milheiro cree que "la cadena de valor es muy importante" y el sector "contribuye a muchos millones para la economía portuguesa". ¿Será así?

La Prótesis anunció hace algunos años que consideraba hacer un estudio de impacto económico, pero aún no ha avanzado. Por ahora, sólo el cruce de datos, algunas de ellas contradictorias, le permite saber cuánto está corrida de toros en Portugal – la cantidad de la venta de reses bravas, los promotores de ganancia de los toros y el toro agricultores, que reciben los toreros y que resume a cabo de las arcas del Estado.

Los aficionados y sectores anti-corridos presentan los propios datos e interpretan de manera muy diversa. El PAN dice que le cabe ante todo defender a los animales y sólo está interesado en demostrar la presunta irrelevancia económica de la tauromaquia porque necesita responder a la argumentación de la industria tauromáquica. Ya a Prótoiro dice que se ve obligada a enaltecer las estadísticas porque sectores anti-corridas quieren imponer la narrativa de la decadencia.





"Un billete a Portugal no cuesta menos de 25 euros y el año pasado tuvimos 435 000 personas en los espectáculos cuadrados. "Muy por alto, diría que el ingreso bruto de taquilla se situó en más de 10 millones de euros", estima Hélder Milheiro, de la Prótoiro

Comencemos por los números oficiales. Debido a los cambios de metodología en 2012, el Instituto Nacional de Estadística (INE) dejó de publicar en sus "Estadísticas de la Cultura" cualquier información sobre espectáculos taurinos. INE fuente oficial explicó que el observador que Eurostat, la oficina estadística de la UE, no tuvo en cuenta las corridas de toros como modalidades del sector cultural y creativo y la agencia portuguesa tiene ahora los mismos criterios como referencia. Por ejemplo, en los tres últimos años en que se produjeron datos discriminados, las faenas habían generado ingresos de taquilla de 4,9 millones de euros en 2010, de 3,9 millones en 2009, y de 4 millones en 2008. Valores a la salida subvalorados, en el decir de Hélder Milheiro. "Un billete a Portugal no cuesta menos de 25 euros y el año pasado tuvimos 435 000 personas en los espectáculos cuadrados. Muy por alto, diría que el ingreso bruto de taquilla se situó en más de 10 millones de euros.

Al principio, los indicadores sugieren una disminución. El año pasado, hubo 181 espectáculos taurinos en Portugal, con cerca de 378.000 espectadores, según la Inspección General de Actividades Culturales (IGAC), organismo tutelado por el Ministerio de Cultura. Se consideran espectáculos taurinos las carreras de toros, pero también festivales o novillas. Albufeira y Lisboa fueron los municipios con más eventos de éstos, seguido de Vila Franca de Xira y Évora. También en 2017, los toros más populares de la plaza fue el Campo Pequeno, en Lisboa, con cerca de 62.000 espectadores en 13 exposiciones (pronto seguido por la plaza de toros de Albufeira, con 25 mil personas en 26 exposiciones, y la plaza de toros Palha Blanco, en Vila Franca de Xira, con 20 mil personas en nueve eventos).

En 2007, por ejemplo, los números reportados por la IGAC se situaban muy por encima de los actuales: 307 espectáculos y cerca de 620 mil personas, con el Campo Pequeño a liderar: 112 mil personas en 23 corridas de toros. "Se ha verificado un" decrecimiento continuo de espectáculos tauromáquicos ", según la IGAC, pero en uno de los informes se desprende un matiz: de 2016 a 2017 hubo un aumento de 15.895 espectadores, el 4,39%," lo que no ocurría desde 2010 ".

El portavoz de la Federación Portuguesa de Tauromaquia no confía en estos datos y los consideran debajo de la realidad. Recomienda, por lo tanto, la estadística de la propia organización, según la cual, en 2017, hubo 205 espectáculos de plaza (y no 181) a los que acudieron 450 mil espectadores (y no 378 mil). "Si a esto juntamos las tauromaquias populares, estaremos hablando de tres millones de personas al año", estima.

"Los números IGAC no hacen la imagen de las corridas de toros en Portugal, son una imagen administrativa", subraya Hélder Milheiro. "La IGAC nombra veterinarios y directores de carrera, que aplican el Reglamento del Espectáculo Tauromáquico. Por lo tanto, sólo contabilizan los eventos para los que designan delegados. Hay otras dos distorsiones. Por un lado, el IGAC solamente tiene autoridad sobre los acontecimientos en Portugal continental y las Azores hay 10 espectáculos al año. Por otro lado, hay espectáculos de reclutadores, una forma de tauromaquia que ocurre en las plazas y que no está definida en el Reglamento del Espectáculo Tauromáquico, luego tampoco aparece en la estadística de la IGAC.

El Protoeiro clasifica como espectáculos taurinos todos los eventos formales en plaza donde sea lidada por lo menos una rés brava (y aún así dice dejar de fuera las llamadas tauromaquias populares: largas de toros del Chaleco Encarnado en Vila Franca de Xira, la Vaca de las cuerdas en la calle Puente de Lima o las Toradas a la Corda de las Azores).

"Si aún no conseguimos acabar con la transmisión de corridas de toros en la televisión, que los niños fuera alejados de las plazas, que el Estado dejara de apoyar al sector o que, simplemente, la corrida sea abolida, al menos queremos dar pasos para asfixiar la tauromaquia. "Aumentar impuestos es una buena forma de lograrlo", dice André Silva, del PAN

Una vez más, el PAN discrepa. "Los datos de la IGAC están absolutamente emocionados", dice el diputado André Silva, basándose en la discrepancia que existió en el pasado entre los números del organismo inspectivo y los del INE, cuando ambos compartían datos sobre carreras de toros (la divergencia podría estar en el mismo, el hecho de que el INE considere sólo corridas de toros en plazas fijas y la IGAC también incluye plazas ambulantes). Por eso mismo, el diputado avanza la novedad: aún este año, presentará en la Asamblea de la República un diploma que obligue al INE a hacer nuevamente la contabilización del sector tauromáquico.

El valor de la industria taurina ha vuelto a la agenda en los últimos días, después de que la nueva ministra de Cultura haya dicho en el Parlamento que es "una cuestión de civilización" mantener el 13% del IVA de los billetes de acceso a exhibiciones tauromáquicas, en lugar de reducirlo para el 6%, tal como prevé la propuesta del Presupuesto del Estado para otros espectáculos culturales. La afirmación generó revuelta entre aficionados, incluyendo dirigentes del partido que apoya al gobierno. El histórico del PS Manuel Alegre publicó una carta abierta dirigida al primer ministro, António Costa, a clasificar las críticas a la corrida como un "fanatismo de lo políticamente correcto" que "huele a totalitarismo". El primer ministro le contestó este domingo, también en carta abierta, garantizando que no es un mata-toreros y defendiendo la libertad de cada municipio en relación a las corridas de toros. Dice que se siente sorprendido por la transmisión de esos espectáculos en la RTP, pero subraya que nada hará para prohibirlas.

Durante la semana, la ministra Graça Fonseca había vuelto a escuchar críticas en una audiencia en la Asamblea de la República. La diputada centrista Teresa Caeiro la acusó de "usar el fisco como forma de discriminación de una actividad legítima", lo que configura "censura". "No podemos hacer una dictadura del gusto a través de la fiscalidad", subrayó. El diputado azoriano António Ventura, del PSD, sostuvo que las declaraciones de la ministra "ofendieron clara y profundamente al pueblo y las tradiciones tauromáquicas de la isla de Tercera", donde está "la población más taurina del mundo". Graça Fonseca suavizó lo que había dicho, pero mantuvo lo esencial.

El IVA en los billetes de las corridas de toros, según el PAN, debería hasta el nivel máximo del 23%. Sin embargo, André Silva apoya el 13% previsto para el próximo año. El diputado responde que no existe ninguna contradicción, porque el objetivo final es otro, cuestionado por el Observador sobre la aparente contradicción de apoyar un aumento de ingresos fiscales a través de una actividad que clasifica como tortura de animales. "Si aún no conseguimos acabar con la transmisión de corridas de toros en la televisión, que los niños fuera alejados de las plazas, que el Estado dejara de apoyar al sector o que, simplemente, la corrida sea abolida, al menos queremos dar pasos para asfixiar la tauromaquia. Aumentar los impuestos es una buena forma de lograrlo.

Como regla general, los empresarios taurinos promotores pagan unos 3.500 euros por cada toro, dice la Asociación Portuguesa de Criadores de Toros de Lidia. En 2017 se tramitaron 1.394 animales de las explotaciones portuguesas (1099 en Portugal y 295 en España y Francia), el negocio habrá sido de alrededor de 5 millones de euros.

Los aficionados no se conforman. Argumentan que el litigio de ganado salvaje es una parte integral de la herencia de la cultura popular portuguesa, como de hecho está escrito en las Reglas de las corridas de toros entretenimiento, aprobado por el gobierno de Pedro Passos Coelho y publicó hace sólo cuatro años. Se trata de un "espectáculo de naturaleza artística", clasifica la IGAC. En el informe de 2017 sobre la actividad tauromáquica, este organismo escribe hasta que las corridas de toros tienen, en varias regiones, "particular relieve a nivel artístico-cultural y en la afirmación de las respetadas economías locales".

"El principio del acceso de los ciudadanos a la cultura no autoriza que se discrimina en función del tipo de espectáculos a los que las personas asisten", añade Hélder Milheiro. "Queremos igualdad de trato ante el IVA, como los otros agentes de la cultura."

La apertura de la temporada taurina en Portugal comienza oficialmente el 1 de febrero y termina el 1 de noviembre. Todas las corridas de toros tienen un promotor, empresario que organiza y produce el espectáculo. En el caso de Fernando dos Santos, conocido torero de los años 60 y 70: es fundador y propietario de la plaza, de Toiros de Albufeira desde 1982 y explora también la plaza de Nazaret.

En cuanto a la creación de animales, nos encontramos con que el 31 de diciembre, 2017 estaban en los agricultores continentales toro Portugal y las Azores 9.783 varones de la loca carrera de la lucha (la plaza de toros), según el Instituto para la Financiación de Agricultura y Pesca del Ministerio de Agricultura que gestiona la financiación del Estado y de la Unión Europea. Los animales se distribuyen por 88 agricultores toro cerca de 70 hectáreas de prados y montados, de acuerdo con la Asociación de criadores portugueses toros de lidia. Los tres ganaderos más buscados a menudo el Pinto Barreiros, Charles Philip FALE y Casa Prudencio, aunque los agricultores de toros españolas también operan en el mercado portugués, tales como la tasa de Nuñez. Por otra parte, los criadores portugueses también exportan a España y Francia.

Dos hombres de negocios dijeron al Observer que el "cachet" puede ir cuatro mil euros por carrera, en el caso del piloto portugués Luis Nightingale, a 50.000, en el caso del español-portugués Diego Ventura, uno de los mejores del mundo.

Como regla general, los empresarios taurinos promotores pagan unos 3.500 euros por cada toro, dice la Asociación Portuguesa de Criadores de Toros de Lidia. En 2017 se tramitaron 1.394 animales de las explotaciones portuguesas (1099 en Portugal y 295 en España y Francia), el negocio habrá sido de alrededor de 5 millones de euros.

En el caso de que se produzca un accidente de tránsito en la ciudad de Buenos Aires, en el caso de que se produzca un accidente. "Si tuviéramos que acabar con la tauromaquia ya mañana, seguramente habría una línea de apoyo a la recalificación profesional de las personas que hoy participan en estas actividades.

Para montar una faena, un empresario tiene que alquilar toros a ganaderos, contratar a los artistas cabezas de cartel (caballeros, bandereros y matadores), grupos de forcados (que son todos aficionados y reciben cerca de 1.500 euros por grupo) y una banda .

La ropa de los artistas y la de los forcados, a expensas de los propios, tiene precios muy dispares. El "traje de luces" puede ser bordado en oro o plata y por eso alcanza seis mil euros, mientras que los forcados usan conjuntos que cuestan unos 250 euros.

Los artistas son contratados a través de agentes (los proxies), no existiendo en Portugal mano de un cierto que representa a muchos artistas. A veces, hasta son los promotores acumulan la función de apoderados. Las tasas obligatorias de licencias, pagadas a la IGAC, tienen el valor base de 1.100 euros e incluyen el nombramiento de un director de carrera y de un veterinario. Y todavía hay costos con derechos de autor y policiamiento. Sólo en logística, sin contar con cabezas de cartel, una plaza de primera categoría, como es el caso del Campo Pequeno, puede pasar de 30 a 40 mil euros por corrida.

Recibe como un caballero o un asesino es casi siempre reservado información, pero dos hombres de negocios dicen el Observador que el "cachet" puede ir cuatro mil euros por carrera, en el caso del piloto portugués Luis Nightingale, a 50.000, en el caso de Luso español Diego Ventura, considerado uno de los mejores del mundo.

En una noche de casa llena, con un cartel de nombramiento, un empresario puede hacer hasta 180 mil euros, tratándose de una plaza principal. En el caso de Campo Pequeno, el primer cuadro portugués con 6.668 asientos y una ocupación media del 80%, había 12 carreras este año.

"Cada carrera es una carrera", contextualiza Hélder Milheiro. "La tauromaquia es un arte performativo y no acepta repetición de equipos y por eso cada empresario adecua cada carrera al público de la zona ya la plaza. Nadie va a ver tres carreras con los mismos caballeros.

En cuanto a las emisiones de televisión de las corridas de toros, que son alrededor de cuatro por año en RTP y TVI, y requieren las estaciones a pagar cinco mil euros de derechos de imagen a toreros, una cantidad que se asigna históricamente al Fondo de Asistencia de los toreros portugueses , creada en 1952. (Otras fuentes dicen que son 12 mil euros.) Según Nuno Pardal, presidente del fondo y de la Asociación Nacional de Toureiros (que hasta hace pocos años gestionaba el fondo, antes de convertirse en una entidad jurídica autónoma), se trata de un sistema mutualista de apoyo social para toreros y sus familias, en caso de accidentes en la plaza, en entrenamiento o como complemento de reforma.

En una noche de casa llena, con un cartel de nombramiento, un empresario puede hacer hasta 180 mil euros, tratándose de una plaza principal. En el caso de Campo Pequeno, el primer cuadro portugués con 6.668 asientos y una ocupación media del 80%, había 12 carreras este año.

Otro aspecto controvertido es el del dinero público atribuido a las actividades tauromáquicas. De acuerdo con la asociación Animal entre 2009 y 2017, millones de euros fueron atribuidos por los municipios y el gobierno regional de las Azores, razón por la que esta organización de defensa de los derechos de los animales tiene que ejecutar una Iniciativa Legislativa de Ciudadanos para forzar a la Asamblea de la Unión República para poner fin a estas transferencias. Casi 16 mil firmas se han recogido hasta el momento.

Hélder Milheiro contrapone que "las ayudas públicas del estado central y de la Unión Europea son cero". "El Ministerio de Cultura tiene obligación constitucional de financiar todas las áreas culturales, como es el caso de la tauromaquia, pero ni nosotros ni el circo tradicional recibimos un céntimo, nunca recibimos, que yo sepa. Hemos tenido una reunión con el gabinete del anterior ministro de Cultura [Castro Mendes] y hablamos de la necesidad de crear apoyos a la tauromaquia. Simplemente, hemos logrado vivir de la taquilla, lo que no pasa con la mayor parte de las áreas culturales financiadas ".

Que haya dinero para la tauromaquia por parte de autarquías y del gobierno de las Azores, Hélder Milheiro no contesta. Por otro lado, hace pocas semanas el periódico "Público" investigó contratos firmados entre 2009 y 2017 y disponibles en el portal de la contratación pública, en base.gov.pt, habiendo concluido que los gastos del poder local en esta área superaron un millón de euros, Estremoz y Azambuja en la parte superior – gastos de adquisición de billetes, alquiler de animales o recalificación y mantenimiento de plazas de toros. "Número absolutamente irrisorio", comenta Hélder Milheiro. "Y no podemos olvidar que las corridas de toros generan un impacto económico fuerte en los municipios, con fiestas populares que mueven a cientos de miles de personas.

Rui Bento, director de actividades tauromáquicas del Campo Pequeno, aleja la idea de declinación. Él cree que el partido loco en Portugal "está claramente en una fase de crecimiento" y asegura "Puede que haya habido una reducción de las actuaciones en los últimos años, pero ha aumentado la calidad." En cuanto a las polémicas palabras de la ministra Graça Fonseca, dice que fueron una "estocada democrática".

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *