De la Iglesia Católica.





Retomé esta expresión (Je suis…), muy utilizada en 2015 tras el atentado en Francia al periódico Charlie Hebdo, porque creo que representa el deseo moral de hacernos oír. Representa la necesidad que a veces los anónimos sentimos de contribuir, decir que estamos vivos y atentos y no nos despedimos. Es esa necesidad que siento ante los escándalos que han sido divulgados acerca de abusos sexuales llevados a cabo por sacerdotes católicos.





Quiero afirmarme junto a los católicos. Sé que muchos han perdido su confianza en la Iglesia y, para el pasmo mío, también su fe.

No me parece que haya una reducción de vocaciones en la carrera artística a causa de los innumerables casos de abuso sexual denunciados por actores de cine y de otras ramas de las artes. Nadie dice que prefiere ir a la ingeniería oa la historia para no sufrir acoso sexual. Sería absurdo. La pertenencia a la Iglesia es mucho más que seguir una carrera o vocación profesional. Pertenecer a la Iglesia es tener la gracia (para los no creyentes la suerte) de saberse amado por un tan grande Amor, que a nada se compara, y que es el Amor de Dios. Pertenecer a la Iglesia es vivir en la certeza de la Resurrección y con la alegría de conocernos a la imagen de Dios y que todos nosotros, incluso los que no creemos, tenemos una única vocación que es amar. Sabemos que es en el verdadero amor, en la entrega de nosotros mismos, que encontramos la felicidad y que ese amor se puede concretar en cualquier profesión y en cualquier estado de vida. Sabemos también que todo el ser humano está herido por el pecado original pero debe aspirar a la santidad. Tenemos numerosos ejemplos de santos, todos ellos gente feliz y que vivieron amando a Dios y al prójimo, lo que nos ayuda a confirmar nuestra fe.

Sabemos más, no porque hemos estudiado sino porque lo experimentamos: sabemos lo que es la misericordia y que es por ella que siempre tenemos la puerta abierta para volver a empezar cuando erramos.

Es por esto todo lo que me sorprende que muchos católicos se alejen de la Iglesia. Sería como tener un hijo que creamos con todo el amor y que un día va atrapado por un delito y no lo visitáramos en la cárcel y no le dijéramos que lo amamos de la misma forma y que lo queremos ayudar para que se arrepiente y redima.

Ser atacados por quien no tiene fe es normal y no voy a hablar de hipótesis probables de intento de destrucción de la Iglesia por sus enemigos. En esta hora de dolor, tenemos que reconocer que la Iglesia se equivocó mucho y que probablemente aún no hemos logrado erradicar el problema. Y digo nosotros con una mezcla de dolor, pero también de orgullo. Es así como entiendo la familia y el concepto de solidaridad. Somos "nosotros" cuando todo está bien pero también cuando tenemos vergüenza de algún comportamiento. Y es dentro de la Iglesia, con determinación, que todos tenemos que ayudar a resolver cualquier problema, por más grave que sea.

Este texto no es para defender ni para atacar a la Iglesia, es para decir a todos los católicos rebelados que no sean tontos, no se dejen llevar por la ola de la moda, no tengan miedo. Tenemos un tesoro que es nuestra fe. No lo dejemos huir ni destruir. Es con responsabilidad que enfrentamos todo este drama y que debemos actuar en la medida de nuestra posibilidad. Debemos hablar en el asunto, evaluar en nuestras parroquias si hay medidas preventivas a tomar, actuar junto a los grupos de la catequesis y de los padres, con acciones de formación sobre los temas de la sexualidad. Ayudar a padres, educadores y sacerdotes a participar en grupos de trabajo … en fin, actuar para que nuestro tesoro no deje de brillar en nuestra vida.





Termino diciendo orgullosamente Je suis Católica, Je suis Papa Francisco, Je suis Iglesia.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *