De icono pop a títere de militar, argelino sale del poder como momia





En los √ļltimos a√Īos, las apariciones p√ļblicas de Abdelaziz Bouteflika, presidente de Argelia durante dos d√©cadas, eran motivo de constre√Īimiento y bromas m√≥rbidas.





Víctima de un accidente cardiovascular en 2013 que lo dejó en estado vegetativo, Bouteflika surgía en salas parcamente iluminadas, rodeado por enfermeros-asesores, en imágenes meticulosamente editadas por los órganos de Estado.

Para las masas que fueron a las calles contra su quinta candidatura, el presidente momificado simbolizaba un régimen enyesado y decadente. Confirmada a comienzos de la semana, la renuncia es el punto final en la trayectoria de un símbolo de la historia poscolonial de Argelia.

Nacido en 1937, Bouteflika entra en escena en su tierra natal, Ujda, en el vecino Marruecos, donde participa en la formación de una de las principales unidades del Frente de Liberación Nacional (FLN).

El movimiento derribó el potenciado colonial francés en una de las más intensas luchas de la descolonización africana, elevada a mito cinematográfico por Gillo Pontecorvo, realizador del monumental "La Batalla de Argel" (1966).

El famoso clan de Ujda ganó la disputa por el poder dentro de la FLN contra el grupo de ideólogos exiliados en Francia y asumió el mando del Estado independiente.

En 1963, Bouteflika, un bajito de ojos azules y una sonrisa triunfante, era a los 26 a√Īos, ministro de Relaciones Exteriores e icono de la lucha antiimperialista en el Sur Global.





Durante los 15 a√Īos que pas√≥ en el cargo, la capital Argel acogi√≥ a l√≠deres de todo el mundo, incluido el gobernador pernambucano Miguel Arraes, recibido en 1965.

Apoyando la lucha armada de los movimientos anticoloniales en Angola y Mozambique, Bouteflika sabía que la revolución tenía sus límites.

En 1975, el terrorista disfrazado de revolucionario Ilich Ramírez Sánchez, conocido como "Carlos, el Chacal" aterrizó en Argel un avión repleto de rehenes tomados durante un ataque a la sede de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en Viena.

En una negociaci√≥n "eficaz, relajada y supertranquila", seg√ļn telegrama de la √©poca del embajador estadounidense en Argel, Bouteflika desarm√≥ la situaci√≥n. Carlos entreg√≥ a los rehenes en menos de 48 horas.

La llegada al poder de una nueva generación de generales formada en la Unión Soviética interrumpió el período áureo de la carrera de Bouteflika. Junto a fundadores de FLN, es marginado e inicia una segunda vida como consejero de monarcas de Oriente Medio.

En los a√Īos siguientes, una sucesi√≥n de manifestaciones monumentales obliga al r√©gimen a organizar un proceso de apertura electoral. Pero la democracia tambi√©n tiene sus l√≠mites.

En 1992, desesperada por la victoria inminente del Frente Islámico de Salvación, el gobierno cancela las elecciones legislativas y deflagra una guerra civil que mató a 100 mil personas. En 1999, las exiliadas Fuerzas Armadas apelan a la vieja generación y conducen Bouteflika a la Presidencia.

Celebrado como el regreso a un pasado idealizado, el gobierno Bouteflika contribuye a la pacificación del país y, sobre todo, a la reorganización del aparato de Estado.

Jugar con el trauma de los a√Īos 1990 y aprovechando el alza de precios de commodities para multiplicar las ayudas a las capas m√°s pobres, el gobierno logr√≥ evitar la llegada de la primavera √°rabe, que sacudi√≥ a los vecinos en 2010.

Sin cartas en la manga, el aparato militar continuó ocultándose detrás de Bouteflika, a pesar de su cada vez más evidente debilidad física.

Sin embargo, el intento de emplazar un quinto mandato de un presidente que no se expresa en p√ļblico hace m√°s de dos a√Īos provoc√≥ una ola de manifestaciones y oblig√≥ al r√©gimen a cambiar los planes.

Icono pop de los 1970 y t√≠tere de militar en los a√Īos 1990, Bouteflika se convirti√≥ en momia en los 2000.

Sin una nueva generación de líderes y con una oposición en francos, Argelia se prepara para una nueva inmersión en el vacío. Y, esta vez, ella no podrá recurrir a su joker.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *