Davos comienza con Greta, Trump y la preocupación por el trabajo y el medio ambiente





El Foro Económico Mundial en Davos sucumbió al mocoso. La activista ambiental sueca Greta Thunberg, de 17 años, es la voz más esperada en la reunión que reúne a la élite financiera y política mundial a partir de este lunes (20) en los Alpes suizos.





Celebrando su 50a edición este año, el evento creado por Klaus Schwab en 1971 consolida la forma que ha tomado en los últimos años, con líderes nacionales y empresariales de los cinco continentes circulando entre activistas, artistas, académicos y otros representantes de la sociedad civil.

La participación de Greta en tres sesiones del evento sella esta transformación.

Después de dos años de debut presidencial en el evento, uno con Michel Temer (MDB) y el otro con Jair Bolsonaro (sin partido), Brasil bajó la graduación de su delegación, que estará encabezada por los ministros Paulo Guedes (Economía) y Luiz Henrique Mandetta. (Salud), flanqueado por el equipo económico.

La misión de Guedes será presentar a los inversores datos que puedan convencerlos de que Brasil se ha embarcado en un nuevo ciclo de crecimiento.

Gustavo Montezano, presidente del BNDES, quien ha destacado la importancia de las asociaciones internacionales, hace su debut en Davos. Acompañando también a la delegación, Wilson Ferreira Júnior, presidente de Eletrobras, la empresa estatal que encabeza la lista de privatizaciones del gobierno.

Sin embargo, asistirán dos aspirantes a la meseta: el gobernador de São Paulo, João Doria (PSDB) y el presentador Luciano Huck hablarán al público el jueves (23), el primero sobre las ciudades del futuro y el último sobre la ebullición de las calles de Estados Unidos. Latín





Sin el presidente, la lista de empresarios y ejecutivos brasileños también disminuyó, quedando casi limitada a los presidentes de bancos. El derecho del sector financiero brasileño incluye a Itaú Unibanco, Bradesco, BTG Pactual y Safra.

Pero no fue solo Bolsonaro quien renunció a la invitación.

La lista de jefes de estado y de gobierno este año es mucho más delgada que en su apogeo, 2018, cuando las aceras resbaladizas de la estación de esquí de 11,000 personas que inspiraron a Thomas Mann a escribir «La montaña mágica» (1924) fueron tomado por más de 70 delegados de presidentes, primeros ministros y monarcas.

Esta vez, habrá 43, 25 de ellos europeos.

Con la membresía de último minuto del estadounidense Donald Trump, aumentaron las expectativas y el quórum. Su partida, anunciada a principios de esta semana, se mantuvo en los planes de la Casa Blanca y la organización hasta este sábado (18). Pero Trump está en proceso de juicio político, no se puede estar seguro.

El viaje al extranjero en este momento está diseñado para ser leído como una señal de confianza de que el proceso se hundirá en un Senado con una mayoría republicana, lo cual es aún más probable. Sin embargo, una vez que se da cuenta, su presencia en Davos puede causar faldas apretadas.

En los pasillos alfombrados del centro de convenciones, el estadounidense debe cruzarse con (1) Greta, con quien mantiene una guerra verbal; (2) el viceprimer ministro chino Han Zheng, con cuyo gobierno está librando una guerra comercial en incipiente armisticio; (3) El presidente iraquí, Barham Salih, cuyo país fue utilizado por Estados Unidos como trampolín para una guerra cercana con Irán.

Y (4) con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, pivote de la guerra política que Trump enfrenta en su país después de que surgieron los llamados en los que exigía al europeo el jefe de enemigos políticos para mantener las contribuciones financieras estadounidenses a Kiev.

Justamente es lo que parece evitar Bolsonaro cuando se da por vencido en el evento y reduce la delegación justo antes de que su amigo estadounidense confirme su presencia.

Con los incendios en la Amazonía y los incendios en curso en Australia para mantenerlos vivos en el debate, los brasileños inevitablemente serían acusados ​​por su inacción ambiental, ya que, bajo el tema «Interesados ​​en un mundo sostenible y cohesionado», ecología y la sostenibilidad es la pista principal de la reunión de este año (con salud, trabajo, desigualdad social y las habituales: negocios, tecnología, geopolítica).

Y todavía podría tener que escuchar un sermón de Greta, a quien definió como un «mocoso».

Es sintomático y estratégico, por lo tanto, que el científico Carlos Nobre, presidente de la Academia Brasileña de Ciencias e investigador respetado sobre el calentamiento global, esté en la delegación, pero no el Ministro de Medio Ambiente de Bolsonaro, Ricardo Salles.

Parece que el gobierno ya tiene suficientes escándalos con los que lidiar, y exponer a Salles a preguntas sobre el Amazonas de personas como Greta, Al Gore y el Príncipe Carlos no ayuda.

Nobre, a su vez, estaba programado para tres sesiones oficiales sobre clima y medio ambiente. Es el mismo número que la estrella del equipo, Paulo Guedes, quien hablará sobre la industria el martes, el crecimiento y la inclusión social el miércoles y el dólar el jueves.

Sin embargo, lo que hace que Davos tenga el peso que tiene para definir la política y la agenda comercial del año que comienza son menos las etapas y más sus corredores, que están repletos de reuniones bilaterales.

El gobernador de São Paulo no se quedó atrás. La agenda preliminar de Doria totalizó 17 reuniones bilaterales con ejecutivos y representantes gubernamentales, además de almuerzos y cenas de negocios.

Hablando del viaje del viernes (17), el tucán cubrió a Bolsonaro cuando dijo que él es el único ejecutivo en el país que participó en el evento tres veces seguidas.

En el video para convencer a los inversionistas extranjeros de poner dinero en São Paulo, un nuevo empujón: la producción eléctrica que describe al estado como un punto de convergencia global muestra que São Paulo es prácticamente independiente de Brasil y sus problemas, y enfatiza el respeto por el Acuerdo de París sobre el clima , que Bolsonaro desprecia y ama el nuevo folleto comercial.

Sin embargo, la etapa principal del evento no debe presentar mayores emociones. Además de Trump y el viceprimer ministro chino, los otros líderes que hablarán allí serán la iraquí Salih, la alemana Angela Merkel, que dejará la política el próximo año, el español Pedro Sánchez, que acaba de sobrevivir a una crisis doméstica, El italiano Giuseppe Conte, el paquistaní Imran Khan y el Príncipe Carlos, en un huracán familiar después de que su hijo menor se apartó de la realeza, Greta todavía no lo hace, por ahora.

Ver discursos en www.weforum.org

Martes (21)

7:30 am: Donald Trump (EE. UU.)
10:15 am: Han Zheng (China) *

Miércoles (22)

7am: Pedro Sánchez (España)
10:40 am: Pr. Charles (R. Kingdom)
11:30 am: Imran Khan (Pakistán)
14h: Barham Salih (Iraq)

Jueves (23)

10:15 am: Angela Merkel (en alemán)
12h: Giuseppe Conte (Italia)
Hora de Brasilia; * viceprimer ministro

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *