Cumplió condena por abuso infantil, fue liberado y atacado nuevamente. Las nuevas víctimas del garaje de Farfalha









Algunas de estas reuniones tuvieron lugar en el garaje, pero "las prácticas para las cuales existe evidencia más sólida ocurrieron en el extranjero", dice una fuente de PJ, explicando: "Hay situaciones en las que el sospechoso ofrece un paseo a un joven, pero luego no lo lleves a donde quiera. En vez de eso, habrá llevado a la víctima a la mitad del pastodonde las prácticas sexuales se habrán consumado ”con el menor. También existe la sospecha de que secuestró a una de las víctimas y luego hubo una violación.

José Augusto Pavão niega haber cometido todos los delitos y garantiza que lo que sucedió fue con el consentimiento de las víctimas. En eso insistió en una entrevista con CMTV en junio de este año. "Si te lastimé, estarías conmigo mañana? ¿Me hablaste? ¿Caminaste conmigo? ”, Preguntó. Según lo que aprende el Observador, al menos uno de los menores volverá a tener "contactos sexuales gratificados" con él por segunda vez.

La madre del sospechoso también defiende al niño y culpa a las víctimas. "No son menores, ya son prostitutas y prostitutas", insistiendo en que las relaciones eran consensuadas y deseadas por ambas partes.

Si esta es la defensa de Farfalha ante el juez, tendrá poco o ningún impacto en la decisión final, cree Miguel Matias, el abogado que representó a las víctimas en el caso de Casa Pia. Esto se debe a que, explica, incluso si hubo un consentimiento de los niños, "la ley no reconoce esa capacidad". A pesar de que son adolescentes que "ya saben lo que está sucediendo", a diferencia de los niños que no tienen esta conciencia, la ley "no reconoce su capacidad legal de consentimiento" – Por el contrario, depende del adulto saber que el comportamiento es incorrecto y evitar que ocurra.

Además de un delito de tráfico de drogas agravado (relacionado con la sospecha de menores adictos a las drogas), Farfalha está acusado de seis delitos sexuales: tres de violación infantil, uno de coerción sexual infantil y dos de prostitución infantil. Todos se refieren a diferentes situaciones. “En violación, la persona es atrapada, agarrada y obligada a tener relaciones sexuales físicamente. La coerción sexual está relacionada con la capacidad de la persona para responder a tener más tarde el acto sexual, y este acto sexual puede no existir ”, explica Miguel Matias al Observador. El delito de recurrir a la prostitución de menores, por otro lado, castiga a quienes "participan en actos sexuales significativos con menores de entre 14 y 18 años, por pago u otra consideración", lea el Código Penal.

La violación de menores y la coerción sexual de menores están previstas en el artículo 173 del Código Penal, que se refiere al delito de actos sexuales con adolescentes. El uso de la prostitución infantil constituye un delito en sí mismo: artículo 174. Todos son crímenes contra la autodeterminación sexual. "El bien legal protegido por la ley, y que violan los autores de estos crímenes, es siempre la falta de capacidad para la autodeterminación sexual. Una persona mayor de 18 años es una persona con autodeterminación sexual. Con menos, no ”, explica Miguel Matias. Y es por eso que poco importa en la corte si se dio o no el consentimiento, ya que todas las víctimas tenían menos de 18 años.





Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *