Cultura, economía y Covid-19





Mis √ļltimos art√≠culos se han cruzado con aspectos de la Uni√≥n Europea, en los que hemos tratado de resaltar el falta de solidaridad sistem√°tico de un grupo de pa√≠ses llamado Norte hacia el resto en t√©rminos de pol√≠tica de cooperaci√≥n al desarrollo. Y la necesidad de sacudir esa realidad podrida.





El rechazo m√°s reciente por parte de Austria, Dinamarca, los Pa√≠ses Bajos y Suecia del plan presentado por Angela Merkel y Emmanuel Macron para el relanzamiento de la econom√≠a europea, despu√©s de la pandemia, es un insulto a los pa√≠ses del sur de Europa, es decir, por rechazo: ¬ępermitir√≠a que las econom√≠as europeas menos disciplinadas y m√°s d√©biles se beneficiar√≠an indebidamente de una financiaci√≥n m√°s barata, gracias a las econom√≠as m√°s fuertes de los pa√≠ses del Norte ‚ÄĚ.

La mayor falta de solidaridad y modestia es difícil de manifestar de manera tan expresiva. Todo lo que nos queda es cuestionar los objetivos del proyecto europeo, si se pasa por alto la cooperación al desarrollo.

1) El tema de hoy, sin embargo, es Cultura en la sociedad portuguesa, entendida como el espacio para las industrias culturales y creativas (ICC). Es bastante audaz de mi parte entrar en este tema, no ser del sector, ni un estudioso del mismo.

Con esta limitaci√≥n, tratar√© de referirme a la importancia de la cultura en su din√°mica con la econom√≠a, el significado / medici√≥n que la cultura tiene hoy en Portugal en t√©rminos de grandes n√ļmeros, llamando la atenci√≥n sobre la lectura de estos n√ļmeros, porque La cultura traducida en ellos abarca actividades muy diversas, desde productos de televisi√≥n, hasta grandes grupos editoriales, agencias de publicidad, hasta el dise√Īador con un recibo verde, pasando por el artista creativo o actor en un trabajo individual e intermitente. Y, finalmente, la precaria situaci√≥n en las relaciones laborales de las personas en estas actividades econ√≥micas y culturales.

¬ŅY por qu√© entra Covid-19 aqu√≠?

Porque fue la pandemia la que sacó a la luz la situación caótica, precaria y desesperada en la que muchas personas vinculadas a esta actividad se encuentran en términos de seguridad laboral y miseria en la remuneración, por no haber definido relaciones laborales o una carrera profesional.





De ahí la justa indignación de los profesionales que han avanzado y avanzan hacia un amplio movimiento de demandas del Gobierno por una política cultural sobre bases sólidas para el país. Es evidente enfatizar: una política sólida de la CPI no puede dejar de responder a la caótica situación existente en las relaciones labor.

Cultura y economia

2) Las actividades culturales y creativas se están volviendo cada vez más dinámicas en la creación de empleos y riqueza en cada país. Y cuando están bien fundados en proyectos sólidos y proyectados en los mercados, son un factor importante de competitividad económica, social y territorial.

Hay muchos espacios conocidos, especialmente ciudades de todo el mundo, en los que la Cultura en su diversidad funciona como un atractivo para las personas. Hay museos, centros de congresos, exposiciones, conciertos, cine, jazz, festivales de teatro, campos de investigación, etc. y, en otro nivel, la integración / difusión de realidades históricas en circuitos de conocimiento de una manera innovadora.

Su interconexión con el turismo está aumentando, dando lugar al aspecto multifacético del turismo cultural o el descubrimiento económico. Su impacto en muchas otras áreas de la economía se está expandiendo. De hecho, la cuenta satélite de Cultura, que merece profundizar y difundir los resultados, apunta en esta dirección.

La industria cultural portuguesa no segu√≠a la din√°mica de la Uni√≥n Europea en el per√≠odo anterior a Covid-19. La cultura como un componente econ√≥mico importante que genera dinero, empleos y riqueza se ha ¬ęarraigado¬Ľ en la UE, tanto que se ha convertido / es uno de los motores m√°s din√°micos de la econom√≠a europea. Su contribuci√≥n a la creaci√≥n de riqueza es, por lo tanto, en la mayor√≠a de los pa√≠ses avanzados, dos o tres veces mayor que la de nuestro pa√≠s (6-7%, cuando en Portugal oscila entre 2 y 3%).

En Portugal, a pesar de la importancia que las actividades de Cultura ya tienen, muchos segmentos a√ļn est√°n subdesarrollados. La salida de este retraso requiere una estrategia y un presupuesto para que el pa√≠s coincida con Europa. Requiere colocar a las ICC en el centro del desarrollo como lo recomiendan muchos estudios internacionales. La elaboraci√≥n de esta estrategia requiere una participaci√≥n real de los agentes del sector.

El gran n√ļmero de industrias culturales y creativas.

3) Seg√ļn el INE, en 2018, al servicio de ICC, hab√≠a al menos 131,4 mil, lo que corresponde al 2,7% del empleo total del pa√≠s, cuando, en 2015, hab√≠a 117,2 mil (2,6% del total). Esto significa que el sector en tres a√Īos ha creado 24,2 mil empleos, muchos de ellos precarios, sin duda.

Retrocediendo un a√Īo, debido al hecho de que tenemos un mayor n√ļmero de variables, las actividades culturales y creativas registraron 61.916 empresas, 113.4 mil trabajadores, 1.3 mil millones de euros en gastos de personal y una facturaci√≥n de 6.3 mil millones de euros Los gastos de personal son menos del 20% de la facturaci√≥n, una relaci√≥n muy desfavorable en comparaci√≥n con la gran mayor√≠a de sectores econ√≥micos similares.

Indicadores económicos interesantes

La distribuci√≥n de los trabajadores por tama√Īo de empresa, seg√ļn los niveles de empleo, fue la siguiente: las empresas con menos de 10 personas empleadas empleaban a 80.595 trabajadores; empresas en la categor√≠a de empleo (10-49), 16.163 trabajadores; empresas de nivel (50-249), 10.738, y empresas con 250 y m√°s personas empleadas, 5.859 personas.

En 2018, el 57.8% de los 131.4 mil trabajadores en estas actividades tenían educación superior en comparación con el 26.8% en el empleo global; 26.1% educación secundaria o postsecundaria versus 27.1% en empleo global; y 16.1% de calificaciones en el tercer ciclo de educación básica, contra 45.9% en empleo general.

Hay una diferencia muy marcada en las calificaciones en actividades culturales y creativas. Adem√°s, es un sector muy joven en t√©rminos de empleo global: 35.5% menor de 35 a√Īos, contra 25.3%. En resumen, su mejor calificaci√≥n y el predominio de los recursos humanos j√≥venes re√ļnen un claro potencial de desarrollo, basado en una estrategia y recursos financieros que coinciden.

Una reorganización que es necesaria.

La gran anarqu√≠a en t√©rminos de relaciones laborales que caracteriza a las ICC se ha acentuado y se ha vuelto dram√°tica con Covid-19. La Ministra de Cultura no ten√≠a el ¬ęarte¬Ľ para comprender m√≠nimamente la situaci√≥n ca√≥tica, incluso cuando avanz√≥ con l√≠neas de apoyo de emergencia para las artes. Ninguno dejar, o una variante, se aplic√≥ con decencia social.

En todos los sectores económicos hay una élite que siempre está bien protegida, con grandes salarios y contratos profesionales sólidos. No es este grupo el que necesita regularizar la situación.

Son ¬ęlos trabajadores¬ęDe las ICC que necesitan una carrera profesional y v√≠nculos bien definidos y seguros. Son estos los que, en gran parte, est√°n peor que un trabajador regular. Su precariedad es aguda, en muchos casos debido al tipo de trabajo intermitente y al hecho de que tienen que ofrecer su fuerza de trabajo a varias entidades, para recoger el trabajo casi a diario.

No estoy de acuerdo, como a veces veo escrito, que la cultura no debe verse desde la perspectiva de la econom√≠a. Debe, en el sentido global de la econom√≠a ¬ępol√≠tica / p√ļblica¬Ľ, y tambi√©n debe ser administrado por principios de eficiencia, diferentes de ser vistos predominantemente desde la perspectiva de la ganancia.

En las ICC, los aspectos de la cultura deben interpenetrarse profundamente con los del trabajo y la economía como en otras actividades, para que la sociedad pueda articularse y moverse de manera armoniosa.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *