Cuidar a las personas con hipertensión para protegerse del coronavirus





Un hipertención arterial Es una de las enfermedades más prevalentes y una de las principales causas de muerte en Brasil y en todo el mundo. Además de las consecuencias ya conocidas por el individuo que no está bajo presión controlada, Covid-19 pandemia (causado por el coronavirus) se convierte, en este momento, en otro riesgo importante para estos pacientes.

Seg√ļn los informes de la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud, los pacientes hipertensos se encuentran entre los principales objetivos de complicaciones del coronavirus. En China, un estudio en Wuhan de pacientes infectados mostr√≥ que el 48% de las personas que murieron ten√≠an presi√≥n arterial alta. La tasa de pacientes hipertensos se redujo a la mitad (24%) entre los que se recuperaron bien.

Por eso los pacientes hipertensos merecen una atención especial. Ambos deben buscar evitar el contagio por el virus, una medida basada principalmente en aislamiento social Рcómo mantener la atención habitual para el control de la presión arterial. Y aquí me refiero a la uso regular de medicamentos, dieta balanceada y ejercicio.

Independientemente de la edad, ya que pertenecen al grupo de riesgo, los pacientes hipertensos deben tener sus vacunas al d√≠a. incluyendo la vacuna contra la gripe, que estar√° disponible para pacientes cr√≥nicos a partir del 16 de abril en la red p√ļblica.

El aumento anormal de la presión.

Pero, despu√©s de todo, ¬Ņpor qu√© aumenta la presi√≥n y permanece alta en ciertas personas? En t√©rminos generales, los ¬ęn√ļmeros¬Ľ de presi√≥n, medidos en mil√≠metros de mercurio (mmHg), son el resultado de la fuerza (o presi√≥n) que la sangre, bombeada desde el coraz√≥n, produce al atravesar las paredes de las arterias, lo cual, por a su vez, ofrecen cierta resistencia a este tr√°nsito. Esta ¬ędisputa¬Ľ determina la presi√≥n sangu√≠nea de cada individuo.





Se clasifica como hipertensiva si la presi√≥n es mayor o igual a 14 a 9 la mayor parte del tiempo. A partir de estos n√ļmeros, las posibilidades de que la presi√≥n arterial alta cause enfermedades cardiovasculares y renales son mayores que en personas con niveles normales.

El primer n√ļmero se refiere a la presi√≥n sist√≥lica o m√°xima, que registra el momento en que el coraz√≥n libera sangre y esto tiene su impacto en la aorta, la arteria m√°s grande del cuerpo. El segundo valor es la presi√≥n diast√≥lica, o m√≠nima, que viene dada por la resistencia impuesta por los vasos llamados arteriolas. Para considerar que una persona tiene ¬ębuena presi√≥n¬Ľ, la medici√≥n debe apuntar 12 por 8.

Enfermedad silenciosa

La mayor√≠a de las veces, hipertensi√≥n no da s√≠ntomas. Incluso la agresi√≥n a √≥rganos nobles como el coraz√≥n, el cerebro, los ri√Īones y los ojos puede ocurrir sin que el paciente muestre ning√ļn signo. De ah√≠ nuestra recomendaci√≥n de que, incluso en ausencia de manifestaciones extra√Īas, la presi√≥n se debe medir con frecuencia.

A√ļn as√≠, algunos s√≠ntomas pueden informar que la presi√≥n es alta. Es el caso de dolor en el pecho, dolor de cabeza, mareos, tinnitus, palpitaciones, debilidad, falta de aliento, sangrado nasal y visi√≥n borrosa.

Como la hipertensi√≥n tiene caracter√≠sticas gen√©ticas, el m√©dico debe estar informado sobre casos familiares, especialmente por ascendencia directa, como padre y madre. La edad tambi√©n influye, ya que, m√°s de 60 a√Īos, las arterias pierden su flexibilidad.

Otro factor de riesgo es el origen √©tnico: los estudios muestran que las poblaciones negras y asi√°ticas est√°n m√°s sujetas a hipertensi√≥n. La obesidad, la contaminaci√≥n, el estr√©s, el sue√Īo irregular, las bebidas alcoh√≥licas excesivas, el colesterol alto, el tabaquismo, el alto consumo de sal, la inactividad f√≠sica, la diabetes, las enfermedades renales, la apnea del sue√Īo y el hipertiroidismo, adem√°s de la menopausia, tambi√©n contribuyen a la condici√≥n.

P√©rdidas y da√Īos

La hipertensi√≥n generalmente llega sin previo aviso, pero puede causar un gran da√Īo cuando no se controla. Con la presi√≥n sangu√≠nea fuera de rango, el coraz√≥n tiende a ser uno de los √≥rganos m√°s afectados debido a la circulaci√≥n sangu√≠nea deteriorada. Por lo tanto, no recibe suficiente sangre y oxigenaci√≥n, lo que aumenta el riesgo de un infarto.

El Carrera (carrera) Es otro peligro real para los pacientes hipertensos. Esto se debe a que las arterias de la cabeza, debido a la enfermedad, son susceptibles a un estrechamiento y ruptura importantes. Adem√°s, la presi√≥n arterial alta causa peque√Īas obstrucciones y hemorragias en el cerebro, que destruyen las neuronas y conducen a demencia y p√©rdida de memoria.

Insuficiencia renal Es otra posible consecuencia de la hipertensi√≥n no controlada a largo plazo. La presi√≥n arterial alta a√ļn interfiere con los vasos que irrigan la retina, el tejido en la parte posterior del ojo, lo que puede causar visi√≥n borrosa o incluso p√©rdida de visi√≥n.

No hay cura, pero hay control

El control de la presi√≥n arterial tiende a requerir cambios en el estilo de vida y uso de medicamentos. El tratamiento farmacol√≥gico incluye varias sustancias recetadas por los m√©dicos, que a√ļn se pueden combinar: diur√©ticos, vasodilatadores, bloqueadores de los canales de calcio, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, bloqueadores de los receptores de angiotensina II y bloqueadores beta son algunos de ellos.

Pero sin duda, los buenos hábitos son la mejor medicina para combatir la hipertensión. Ejercicios físicos Bien orientados, incorporados a la rutina, principalmente actividades aeróbicas, como caminar, nadar y correr, ayudan a liberar el óxido nítrico, que es un vasodilatador y, por lo tanto, contribuye naturalmente a mantener la presión a niveles normales.

Uno dieta equilibrada con bajo consumo de sal, tambi√©n es crucial. La Sociedad de Cardiolog√≠a del Estado de S√£o Paulo (Socesp) recomienda hasta 5 gramos de sal por d√≠a, o una cucharadita. Es el l√≠mite de consumo, sin olvidar que la sal est√° presente en una gran parte de los alimentos procesados, como la pasta y las especias industrializadas, que se encuentran f√°cilmente en la mesa de los brasile√Īos, pero eso debe evitarse.

¡Nunca es demasiado tarde para cambiar esa mesa! Disfrute el período de aislamiento social y promueva su revolución personal en favor de una vida más saludable.

* El Dr. Flávio Borelli es cardiólogo, médico de la Universidad de São Paulo (USP), asesor científico de Socesp y médico asistente de la Sección de Hipertensión y Nefrología del Instituto Dante Pazzanese de Cardiología (SP)


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *