Cuidados paliativos: una forma humana de ayudar al paciente que sufre





Pronto, cuando sea posible mirar el pandemia de coronavirus y para ver algunos aprendizajes promovidos por el cambio en el orden mundial, una rama relativamente nueva de la medicina se contará en la lista de progreso: Cuidados paliativos. El área se puede definir como un tratamiento multiprofesional, que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades graves que necesitan comodidad física, psicológica, espiritual y social.





Los cuidados paliativos son el camino cuando no hay perspectivas de cura y mantener el bienestar del paciente, con la mayor independencia posible y sin dolor, es lo que m√°s importa. Y el tema se aborda y actualiza ampliamente en Cuidados paliativos de emergencia (Editora Manole), un libro que acabamos de publicar y est√° dirigido a profesionales de la salud.

Esta especialidad, que involucra a médicos, enfermeras, fisioterapeutas, psicólogos, trabajadores sociales y otros profesionales, gana terreno y representatividad, tanto por el aumento de la esperanza de vida de la población como por el avance de la medicina, que proporciona una vida más larga a quienes tienen Enfermedades crónicas Рproblemas cardiovasculares y pulmonares, trastornos neurológicos, tumores, entre otros.

Con el COVID-19 nos pusieron frente a la mortalidad y la fragilidad de la vida (incluida la nuestra), lo que generó reflexión y quizás aceleró el proceso de comprensión sobre la importancia de los cuidados paliativos, que ya son recomendados por varias sociedades médicas, contemplando el control. síntomas, trabajo en equipo, incorporando los valores del paciente y la buena comunicación entre profesionales y familiares como parte fundamental del plan de tratamiento.

Lamentablemente, en la realidad del sistema de salud actual, quienes deberían tener acceso a cuidados paliativos terminan buscando atención de emergencia en los hospitales. Y sucede a diario. Hay datos que sugieren que se espera que hasta un tercio de las muertes que ocurren en la sala de emergencias sean el resultado de una enfermedad grave en una etapa avanzada.

Por tanto, existe un grupo identificable que merece un enfoque diferente, pero no tiene acceso a él. Hablamos de personas con insuficiencia cardíaca severa y demencias avanzadas, entre otras patologías críticas, que llegan al hospital con síntomas descontrolados y con gran malestar, desconociendo la gravedad de la situación y sin haber visto nunca antes a un médico de cuidados paliativos.

Una nueva filosofía, un nuevo tipo de cuidado

Aprendimos la medicina como ciencia binaria. Enfermedad es igual a tratamiento: la neumon√≠a presupone antibi√≥ticos; insuficiencia respiratoria, intubaci√≥n. La persona y su individualidad no parecen formar parte de la ecuaci√≥n. Estamos capacitados para intubar, pero no para evaluar los beneficios de la intubaci√≥n en un paciente de 90 a√Īos con un cuadro cl√≠nico grave. ¬ŅQu√© esperar de la terapia con antibi√≥ticos para quienes se encuentran en las etapas finales? ¬ŅRealmente mejora los s√≠ntomas? ¬ŅEstoy aportando alg√ļn beneficio con la transfusi√≥n? ¬ŅHidratar?





Son respuestas a estas preguntas que los equipos de urgencias, urgencias y cuidados intensivos deben buscar, sin perder el foco de subjetividad porque lo mejor para uno puede no ser lo mejor para otro, incluso con el mismo diagnóstico. Cada uno siente y reacciona de manera diferente. Veamos un ejemplo: la esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad que, con la progresión, puede someter a los afectados a permanecer conectados a un respirador hasta el final de la vida. Para algunos, esta dependencia es peor que la muerte, mientras que otros se adaptan y reportan cumplimiento. La conclusión es que no hay forma de hacer una buena medicina sin saber quién es quién.

¬ŅQui√©n es ese paciente cuyo diagn√≥stico es tan severo? eres tu una persona religiosa? ¬ŅIndependiente? ¬ŅTiene hijos? ¬ŅCu√°les son sus preocupaciones sobre el final inevitable? ¬ŅCu√°l es para √©l una prioridad a partir de ese momento? ¬ŅQu√© es importante conservar? ¬ŅQu√© trae paz? Los cuidados paliativos tienen una premisa: conocer al m√°ximo a la persona, incluso con todas las dificultades que la situaci√≥n impone, para brindarle cuidados de manera eficaz y ben√©fica.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Los profesionales de la salud deben saber valorar la capacidad de decisi√≥n del paciente, interpretar lo que dicen o averiguar por los familiares c√≥mo le gustar√≠a que lo trataran ante el cuadro cl√≠nico; si pudiera hablar, ¬Ņc√≥mo se manifestar√≠a al respecto? Porque incluso cuando esa persona no puede decidir, la atenci√≥n sigue estando en ella. Debes tener en cuenta tus valores a la hora de tomar decisiones.

En este contexto, los cuidados paliativos humanizan la medicina y la relación médico-paciente en la medida en que dejan de lado la obsesión por la curación y dejan que surja el foco en la persona. Sin embargo, esto no siempre significa tomar medidas para prolongar la vida. Por otro lado, es posible que ciertos procedimientos invasivos ni siquiera tengan mucho sentido para el médico cuando se les diagnostica. Pero, cuando existe la posibilidad de éxito para hacer que un paciente viva otros seis meses y lograr su objetivo de conocer a un nieto por nacer (incluso enfrentando posibles molestias para llegar allí), estos métodos deben ser considerados.

Ya hemos tenido casos emblem√°ticos en el Hospital das Cl√≠nicas de S√£o Paulo, como el de un interno ingresado con dolor oncol√≥gico dif√≠cil de controlar y que obtuvo un gran alivio con solo escuchar sus canciones favoritas en la cama del hospital. En otra situaci√≥n, un paciente pulmonar severo arranc√≥ el tubo que lo conectaba al respirador y dijo rotundamente que quer√≠a irse a casa para pasar los √ļltimos d√≠as con su hija.

Nuestro papel, como m√©dicos que conviven en situaciones l√≠mite, es no pisotear y decir: ‚Äúmal paciente, rechazo tratamiento, no te mirar√© m√°s‚ÄĚ, ni siquiera evitar dar recetas e informes para ‚Äúdefenderte‚ÄĚ. Dejando de lado una actitud paternalista, podemos optar por respetar el deseo y la negativa a cumplir con el protocolo, haciendo todo lo posible para que la salida se lleve a cabo con toda la seguridad posible.

La mirada del profesional de la salud debe considerar al paciente de forma multidimensional porque su sufrimiento no se limita al dolor físico. Cuando se descubre una enfermedad grave, además de la agonía relacionada con el diagnóstico, hay otras dolencias, como la pérdida del rol social y el miedo a no poder sostener a la familia, por ejemplo. Asimismo, la amputación de una pierna o un brazo generará una necesidad de readaptación que trasciende el aspecto motor, con mucho peso psicológico involucrado.

Corresponder√° a los profesionales estar debidamente preparados para identificar y acoger todas estas aflicciones, intervenir para aliviarlas de la mejor manera y, llegado el momento, identificar que el final est√° cerca, reconocer situaciones de refractariedad, hacer un excelente control de los s√≠ntomas y no prolongar. de manera in√ļtil el proceso de muerte.

Los cuidados paliativos no terminan con la muerte. La comunicaci√≥n de malas noticias es otra habilidad imprescindible en la zona, que consiste en dar la peor informaci√≥n de la mejor forma posible, viendo esa familia con todas sus particularidades: ¬Ņson religiosos? ¬ŅLe gustar√≠a un capell√°n de apoyo espiritual o un psic√≥logo? ¬ŅNecesitar√°n ayuda con los procedimientos legales? ¬ŅCu√°l es el lugar m√°s apropiado para hablar?

S√≠, los cuidados paliativos son la ciencia del detalle. Una mezcla precisa de t√©cnica y humanidad. Pero esa asignatura rara vez se ense√Īa en la universidad. Desafortunadamente, en muchas situaciones, a√ļn depende de quienes han abrazado la causa buscar capacitaci√≥n para aprender a usar todas las herramientas disponibles en la especialidad. El contrapunto es muy gratificante: escuchar al paciente, comprenderlo y hacer todo lo posible para aliviar su dolor f√≠sico y emocional nos reconecta con nuestra opci√≥n por la medicina y trae la satisfacci√≥n de ejercitarnos al m√°ximo como profesionales de la salud y como seres humanos.

* Sabrina Corr√™a da Costa Ribeiro es supervisora ‚Äč‚Äčm√©dica de la Disciplina de Emergencias Cl√≠nicas en el Hospital de Cl√≠nicas de la Facultad de Medicina de la USP y coautora de Cuidados Paliativos en Emergencias (Editora Manole), libro dirigido a m√©dicos y otros profesionales de los equipos de emergencia, terapia intensiva y cuidados paliativos

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *