Cuida la salud mental de tu mascota





Era cerca del mediod铆a de un viernes, y el antrop贸logo Jean Segata estaba a punto de cerrar su trabajo en la cl铆nica veterinaria donde estaba haciendo su trabajo de campo para su doctorado. Ubicado en el municipio de Santa Catarina de Rio do Sul, en el valle de Itaja铆, el establecimiento tambi茅n funcionaba como una tienda de mascotas. El objetivo del estudio fue investigar el uso de tecnolog铆as est茅ticas y de salud. animales. Pero ese verano de 2009, la tesis de Segata dio un nuevo giro.

Una mujer entr贸 en la sala de espera con un caniche muy d茅bil y deshidratado de 9 a帽os. Pink (nombre ficticio dado en la encuesta) no comi贸 ni bebi贸 agua adecuadamente, gimi贸 toda la noche, se rasc贸 constantemente y camin贸 un poco t铆mido. 鈥淥tro m茅dico me dijo que tiene depresi贸n, pero no lo creo. Mi amigo en contabilidad es depresivo y no se comporta as铆 鈥, anticip贸 el contador y tutor.

Despu茅s de evaluar la salud del perro, el veterinario responsable le recomend贸 que se quedara el fin de semana en la cl铆nica. Segata vigil贸 de cerca la bater铆a de prueba y la aplicaci贸n de suero. Despu茅s de las pruebas de laboratorio y descartar posibles enfermedades, el veterinario confirm贸 las sospechas iniciales: Pink estaba realmente deprimida.

M谩s tarde, el antrop贸logo descubrir铆a que este no era exactamente el diagn贸stico. A diferencia de la depresi贸n humana compleja, el comportamiento depresivo animal no constituye un trastorno mental en s铆 mismo. Es un nombre gen茅rico para una estrategia de protecci贸n, una reacci贸n del cuerpo a algo que no va bien.

鈥淐uando el animal se enferma, la depresi贸n es necesaria para hacerlo m谩s tranquilo, menos vulnerable. Tambi茅n se desencadena por problemas que, cognitivamente, no puede resolver 鈥, explica el experto en comportamiento animal veterinario Mauro Lantzman, que trabaja en Sao Paulo.





Durante la mayor parte del d铆a, Pink estuvo sola en su apartamento y poco a pasear al aire libre. Los malos h谩bitos del cuidador se reflejaron as铆 en el perro. Segala se dio cuenta de que los lazos entre las personas y los animales dom茅sticos eran mucho m谩s profundos de lo que pensaba, al menos desde un punto de vista antropol贸gico. "Nosotros y otros seres humanos, mascotas" fue el t铆tulo de su tesis doctoral, defendida en 2012.

Aunque la depresi贸n animal es diferente del trastorno que afecta a nuestra especie, los animales tambi茅n pueden sufrir un trastorno con s铆ntomas similares a los de nuestra condici贸n depresiva. Es el s铆ndrome de separaci贸n de ansiedad animal (Sasa). Afecta al 17% de los perros, seg煤n un estudio de la Universidad de Helsinki, Finlandia, que analiz贸 3.824 casos de 192 razas diferentes.

Sin embargo, entre los perros planos, la prevalencia es superior al 55%, seg煤n una encuesta brasile帽a realizada por la Universidad Federal Fluminense. El s铆ndrome tambi茅n maltrata gatos, p谩jaros, ovejas, cabras, caballos y cerdos, una gran fauna. Y eso es lo que Pink ten铆a cuando lleg贸 a la oficina ese viernes.

Sasa es un conjunto de reacciones que los animales exhiben cuando est谩n solos o separados de un ser querido. Sus signos m谩s comunes son vocalizaciones excesivas, actitud destructiva y comportamiento depresivo, es decir, la depresi贸n en s铆 misma es otro s铆ntoma del s铆ndrome.

La confusi贸n tambi茅n proviene del hecho de que los medicamentos recetados para la depresi贸n humana y de Sasa son los mismos: antidepresivos.

Aunque cl铆nicamente incorrecto, el uso del t茅rmino "depresi贸n" por parte de los veterinarios ten铆a un prop贸sito pr谩ctico: era explicar a las personas la causa de la apat铆a de sus animales. "La depresi贸n canina podr铆a considerarse una especie de ficci贸n 煤til", concluy贸 Segata en su tesis.

Loros llorones

Las aves tambi茅n pueden mostrar signos de ansiedad como resultado de la separaci贸n de los due帽os. Esto es lo que sucede con las especies de loros y cacat煤as, por ejemplo. Debido a que son animales muy sociables, la partida de otro p谩jaro o tutor puede desencadenar una sucesi贸n de "gritos".

Las vocalizaciones comienzan como simples llamadas y, si no se responden, progresan a ruidos cada vez m谩s nerviosos. Para revertir esto, el tutor puede intentar acostumbrar al ave a su ausencia, comenzando con salidas cortas y siguiendo gradualmente las m谩s largas.

驴Cu谩les son los otros trastornos mentales de los animales?

Sasa es el trastorno que m谩s afecta la salud mental de las mascotas. Pero no es el 煤nico. Muchas mascotas pasan estrictamente sus vidas fuera de su h谩bitat. Separados del reba帽o, viven encerrados en casas, establos, jaulas o acuarios. Frenamos su comportamiento instintivo en nombre de nuestras reglas de coexistencia.

En reacci贸n a su naturaleza reprimida, pueden desarrollar una gama de comportamientos extra帽os o, por ejemplo, desagradables, al menos a nuestros ojos. 鈥淎 los gatos, por ejemplo, les gusta explorar el medio ambiente. Si viven en la c谩rcel, se enojan, se aburren. Ciertamente afecta su estado emocional 鈥, dice el veterinario Renato Pulz, profesor de la Universidad Luterana de Brasil en Canoas, Rio Grande do Sul.

Aislamiento: piense en una bestia que se queda sola todo el d铆a en un apartamento, no solo hace que nuestros compa帽eros se sientan ansiosos, sino que tambi茅n pueden hacerlos m谩s violentos. Es a trav茅s de la agresi贸n que los animales inseguros intentan controlar su entorno. Esto, por cierto, es la principal causa de quejas de agresi贸n por parte de los cuidadores.

Otras posibles razones son la defensa territorial, el historial de abuso o incluso la disfunci贸n hormonal. Por supuesto, hay predisposiciones gen茅ticas que deben tenerse en cuenta. Por ejemplo, los perros pit bull y rotweiller han sido seleccionados artificialmente para actuar como perros guardianes y, por regla general, tienen m谩s caracter铆sticas territoriales. Lo contrario es cierto para los labradores o golden retrievers, que generalmente son animales de compa帽铆a.

Pero nada impide que un pit bull sea d贸cil; y una dorada, agresiva. Depender谩 de la hostilidad o la amabilidad del entorno creativo. Las mascotas no son violentas por nada, a diferencia de los humanos. "En animales, la agresividad pura es muy rara", dice Ceres Faraco, director cient铆fico del Instituto de Salud y Psicolog铆a Animal, Inspa, en Porto Alegre.

Entre los h谩bitos extra帽os, uno de los m谩s comunes se llama coprofagia: en el buen portugu茅s, comer caca. Aunque suene desagradable, esto no siempre es sin贸nimo de problemas. Los polluelos ingieren heces para equilibrar el intestino, al igual que las madres de algunas especies hacen lo mismo para mantener limpio el nido.

Alrededor del 50% de los perros intentan consumir sus desechos en alg煤n momento de sus vidas, y el 28% son efectivamente coprof谩gicos, seg煤n una encuesta de la Universidad Estatal de Colorado.

Adem谩s de comer su propia caca, los perros se sienten atra铆dos por las heces de gatos y caballos ricas en prote铆nas, que contienen materia vegetal con celulosa rota. La raz贸n de comer mal olor a menudo es una mala digesti贸n de nutrientes o una falta de nutrici贸n regular. Dado que, en teor铆a, las mascotas est谩n bien alimentadas en el contexto dom茅stico, la coprofagia suele ser un signo de compulsividad y falta de atenci贸n.

Todav铆a en el cat谩logo de comportamientos extra帽os vienen las heridas de lamer. B谩sicamente, algunos animales, como perros y gatos, compensan su inquietud al pasar la lengua sin cesar sobre partes de sus cuerpos, como sus patas. Hasta el punto de lastimarlos desafortunadamente.

Los lamidos que se convierten en lesiones recuerdan mucho nuestro ansioso h谩bito de mordernos las u帽as. Pero tienen consecuencias m谩s graves entre las mascotas, ya que pueden abrir la puerta a dermatitis e infecciones. Algunos animales se quedan lamiendo, otros incluso muerden …

Los veterinarios estadounidenses Valarie Tynes y Leslie Sinn publicaron un estudio hist贸rico sobre los comportamientos repetitivos de perros y gatos y descubrieron que este tipo de automutilaci贸n estaba presente principalmente en perros grandes y gatos de ca帽a, una raza criada por gatos dom茅sticos cruzados. y otros salvajes con manchas de leopardo. Cuidado con lamer, por lo tanto. Ella no siempre es inofensiva y a menudo suena la alarma de angustia mental.

Caballos masoquistas

Los caballos tambi茅n practican la automutilaci贸n. Alrededor del 70% de los casos ocurren con sementales, los caballos no castrados que se separan del resto de la manada, seg煤n la Enciclopedia Ensopier de Comportamiento Animal. Por lo general, el animal mira de lado, pellizca partes del pecho o del abdomen, gira 180 grados y patea con una de sus patas traseras.

Los cient铆ficos a煤n no saben si el comportamiento es de origen gen茅tico o si es simplemente el resultado de la t铆pica inquietud del aislamiento. El consejo de los veterinarios es no dejar al caballo solo. Si no es posible mantenerlo junto con otros caballos, perros o cabras pueden ayudar en la socializaci贸n.

La salud mental de las mascotas viejas.

A medida que avanza la edad, los comportamientos inusuales pueden indicar otro problema, el s铆ndrome de disfunci贸n cognitiva (SDC), una enfermedad degenerativa similar al Alzheimer humano. "Los animales pueden estar deambulando, saliendo de casa y sin saber c贸mo regresar, olvidando al tutor, sin aprender a hacer sus necesidades en el lugar correcto", ilustra Gisele Fabrino, profesora de veterinaria en la Universidad Estatal Paulista (Unesp) en Ara莽atuba.

Seg煤n una encuesta realizada por la Universidad Federal Rural de R铆o de Janeiro, hasta el 30% de los gatos entre 11 y 14 a帽os padecen la enfermedad. En los perros, tendr铆a la misma prevalencia, pero parece llegar antes, en promedio entre 7 y 9 a帽os, seg煤n una revisi贸n de la Universidad Regional de Blumenau, Santa Catarina. En ambas especies, la disfunci贸n cognitiva afectar铆a al 50% de los animales mayores de 14 a帽os.

Aunque no tiene cura, la CSD puede tratarse para aliviar los s铆ntomas. Los est铆mulos mentales y algunos suplementos diet茅ticos parecen ayudar. Pero, como en otras situaciones, es fundamental consultar al veterinario para diferenciar un trastorno de una rareza de comportamiento resultante de una dificultad de adaptaci贸n a la vida que le hemos dado a las mascotas. A veces, peque帽os ajustes a la rutina ya les brindan m谩s comodidad, seguridad y alivio.

Consejos para evitar que su mascota se sienta ansiosa y deprimida

No lo separe de su madre temprano: Un animal que se retira de su progenitor muy temprano puede desarrollar una serie de trastornos de conducta como el miedo y la compulsividad. Para los perros, se recomienda esperar al menos 55 a 60 d铆as para llevarlo a casa. "Despu茅s de eso, transfiere el v铆nculo que ten铆a con su madre al tutor", explica Mauro Lantzman.

Otro consejo para que su mascota se acostumbre a su nuevo entorno es poner un reloj anal贸gico en su cama. Tic-tac simula los latidos del coraz贸n de la madre y los hermanos.

Ofrecer paseos y juguetes: tu animal tiene que desperdiciar energ铆a. Los perros, por ejemplo, generalmente ordenan dos o tres caminatas al d铆a, as铆 como juegos de cuerda, pelotas peque帽as y objetos de hueso. En el caso de los gatos, tiene razas naturalmente m谩s tranquilas, como los persas, y m谩s en茅rgicas, como los siameses. Pero todos necesitan est铆mulos contra el aburrimiento, como rascarse y bolas esponjosas.

Para los periquitos y las cacat煤as, puede ofrecer cuerdas y piedras para que puedan ejercer su pico.

Adopta m谩s de una mascota: "Siempre recomiendo que las personas tengan dos animales para entretener", aconseja la profesora Gisele Fabrino. Aunque no es una opci贸n para aquellos con un presupuesto limitado, cuidar a m谩s de un animal ayuda a evitar los disturbios causados 鈥嬧媝or la soledad. Y esto es cr铆tico para las especies y razas m谩s sociables.

Si ya tiene una mascota que ha estado en la pieza durante mucho tiempo, es mejor insertar gradualmente la nueva mascota para evitar conflictos.

Intenta dejarlo en la guarder铆a: Para aquellos que se mantienen alejados de su perro durante largas horas, algunos establecimientos ofrecen servicio de guarder铆a. En ellos, el animal interact煤a con otros animales, recibe atenci贸n y tiene juguetes y agua disponibles.

Otra alternativa son los tours o hosting que ofrecen las aplicaciones. El tutor puede controlar la situaci贸n del animal desde la distancia. Sin embargo, los gatos no son muy expertos en cambios bruscos de entorno y se sienten m谩s c贸modos en casa con caras conocidas.

Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *