Cuarentena





1) El mundo entero o casi se encuentra cuarentena.





Unas cuantas cuarentenas m√°s suaves. Otros m√°s cuarentena m√°s dr√°stica. Algunos cantan al comienzo de la cuarentena, en las ventanas o balcones de sus casas, como se ve en Italia. Otros, como en Portugal, se unieron a la ola de solidaridad continua a las 10 pm hacia las personas de salud que luchan contra el nuevo virus en el suelo, con gestos de luces y canciones en ventanas y balcones.

Incluso Trump, en su guerra pol√≠tica con la Uni√≥n Europea, impone una cuarentena a las conexiones transatl√°nticas y declara la situaci√≥n de emergencia en los Estados Unidos, cuando poco antes ¬ęv√≠a¬ęTodo va maravillosamente. Y ahora quiere la vacuna exclusiva. Trump es uno de esos mismos pol√≠ticos ¬ęsensible y consistente¬ę. Todo y su opuesto encajan en el ¬ętu bolsa l√≥gica¬ę!

Y la monumental farsa de Christine Lagarde no falt√≥ en una conferencia de prensa, o, como dir√≠an los buenos portugueses, se meti√≥ en el charco cuando, diciendo que el empeoramiento de la prima de la deuda en Italia, en el contexto del coronavirus, no era un problema para el Banco Central Europeo. El mi√©rcoles pasado tuvo que corregir e intervenir en una emergencia para rescatar las deudas de Italia y Espa√Īa. Empiezas a extra√Īar a Mario Draghi.

2) Pero, despu√©s de todo, ¬Ņqu√© es la cuarentena ¬ŅY de d√≥nde vino esta palabra?

Cuarentena est√° estrechamente relacionado con cuarenta (cuarenta d√≠as). Pero despu√©s de todo, no es tan preciso. Var√≠a en el coronavirus, con el tiempo considerado como el per√≠odo de incubaci√≥n. Unas dos semanas. No s√© si alguna base cient√≠fica respalda este tiempo promedio, aunque en situaciones anteriores que conocemos, la cara y / o la profesi√≥n tambi√©n determinaron otro momento o ning√ļn tiempo de cuarentena, en las circunstancias de exactamente las mismas personas.

Parece m√°s problem√°tico juzgar cu√°ndo habr√° aparecido la cuarentena.





Nadie lo sabe, pero en la Peste Negra se usó mucho el término. Y en los tiempos de los descubrimientos también se practicaba con esta u otra designación. A su regreso a Portugal, los marineros de barcos portugueses solían quedarse un tiempo (en cuarentena) o en la ciudad de Praia, en la isla de Santiago, Cabo Verde o en Madeira, para no llevar enfermedades a la metrópoli.

3) Laico en el virus en sí, ya no lo diré laico en el modelo del sistema de salud que debería guiar a la sociedad, y esta situación de epidemia / pandemia en particular o cómo la economía está reaccionando a los efectos de esta gran perturbación de la vida social, así que lo haré caminar más sobre estos dos temas importantes.

Sin embargo, antes no puedo dejar de mencionar la muy interesante ¬ęteor√≠a de la conspiraci√≥n¬Ľ con personas tan √ļnicas como Ant√≥nio Barreto, quien escribi√≥ (¬ęP√ļblico¬Ľ, 15/03/2020) ¬ęlos responsables de la pandemia y de esta locura generada a su alrededor son los chinos, su gobierno, sus fuerzas armadas, sus industriales y sus comerciantes ¬ę. O, la teor√≠a opuesta de que fueron los estadounidenses quienes llevaron el virus a China para evitarlo en su progreso econ√≥mico y tecnol√≥gico y, al menos, para retrasar su entrada en la posici√≥n superior en el contexto mundial de los pa√≠ses.

No conozco ning√ļn nombre en Portugal que pueda oponerse a Ant√≥nio Barreto. En el extranjero, bastantes chinos, por supuesto, pero no por razones de persuasi√≥n, como parece ser la situaci√≥n del autor del art√≠culo en ¬ęP√ļblico¬Ľ, sino de lucha pol√≠tica y diplom√°tica global.

4) Con respecto a los sistemas de salud, y tampoco centrado en las medidas y en el momento oportuno de la toma de decisiones por parte de los gobiernos o jefes de estado y menos a√ļn en un estado de emergencia, me atendr√© a la naturaleza del sistema de salud.

Sobre la naturaleza del sistema de salud, dos puntos:

  • ¬ŅQui√©n debe liderar, bien o mal (preferiblemente, bien) en cada pa√≠s, el proceso de atacar la pandemia?
  • ¬ŅEs a trav√©s de los mecanismos del mercado que los pacientes con coronavirus se sienten protegidos?

Sobre el primer punto, podemos criticar el tiempo y las medidas tomadas, pero todos estar√°n de acuerdo en que depende de los gobiernos y los respectivos departamentos de salud. Y he observado que, en Portugal, la gran mayor√≠a se√Īala al Primer Ministro al frente de mando, una posici√≥n que ha estado asumiendo, sin dejar ¬ęen la oscuridad / secundaria¬ę el ministro y el Director General de Salud. En mi opini√≥n, la distribuci√≥n del trabajo ha sido ejemplar y bien temperada.

En cuanto al segundo punto, los heraldos del entusiasmo liberal en salud y en otras áreas, como la educación, están contenidos y ahora incluso exigen todo del Sistema Nacional de Salud, qué puede y qué no puede.

Tampoco hablan de los costos de las pruebas en laboratorios privados, ni del ¬ędespacho¬Ľ que algunos hospitales privados han dado a pacientes infectados, envi√°ndolos a hospitales p√ļblicos. Temen que se perciban los efectos, en esta situaci√≥n, de un sistema de salud privado que defienden.

Se sabe que el sector privado responde a los flujos de demanda aumentando los precios. Ahora, en una situaci√≥n de tanta gravedad, ¬Ņcu√°ntas personas quedar√≠an en la carretera, sin tratamiento, si ese fuera el sistema en su lugar? No olvidemos la controversia recientemente sobre si el seguro paga por los tratamientos de coronavirus o no. Debe protegerse en esas peque√Īas cartas que nadie lee y que les da todo el margen de decisi√≥n arbitraria en detrimento del asegurado.

Incluso Trump tuvo que dar un paso atr√°s y aceptar un tipo temporal de Obamacare, que tanto ha estado luchando y destruyendo, bajo la presi√≥n de la presidenta de la C√°mara de Representantes, Nancy Pelosi, que amenaz√≥ a la Casa Blanca, para que aceptara un proceso com√ļn de ataque al virus. Trump cedi√≥ por miedo a perder su puesto, incluso en el Senado, donde gobierna el Partido Republicano.

Y la conclusi√≥n parece ser clara: solo con un servicio nacional de salud p√ļblica, el pa√≠s podr√° garantizar la protecci√≥n para todos, ya que solo cuenta con los recursos y el poder legal para coordinar los recursos humanos y materiales, incluidos los privados y colocarlos en forma planificada al servicio de las personas. Pero la conclusi√≥n es la de los heraldos del neoliberalismo sobre la privatizaci√≥n de la salud, ¬°incluso Trump tuvo que inflexionar!

5) La globalizaci√≥n de la econom√≠a y el desarrollo desigual de los pa√≠ses y su especializaci√≥n han hecho que algunos sean m√°s decisivos en las cadenas de suministro que otros. Y si estos pa√≠ses ¬ęse apoderan¬Ľ, encadenan a muchos otros. Lo mismo es cierto en las empresas y en los sectores m√°s globalizados.

Uno de los pa√≠ses que se ha vuelto decisivo en todo este cambio en el escenario econ√≥mico mundial desde los a√Īos ochenta y noventa fue China, como se ha mencionado aqu√≠ m√°s de una vez. Como el principal pa√≠s exportador del mundo, las medidas tomadas en China para atacar el coronavirus han atacado las cadenas de suministro en todo el mundo, causando varios paros o cierres temporales de unidades de negocios en todo el mundo.

En una segunda fase, las medidas para atacar el coronavirus en diferentes países, con el agravamiento de un lapso de tiempo, han llevado a una casi parálisis de las economías, lo que causará una profunda recesión que es difícil de predecir.

A esto se agrega la cruda guerra entre el Kremlin y Arabia Saudita, producción versus precios. Otro problema imprevisto con repercusiones negativas en el mundo y en los países productores de petróleo, incluidos los EE. UU. Y quizás debido a los EE. UU.

Por lo tanto, las economías se enfrentan a una imagen muy negra.

Las medidas económicas y financieras adoptadas por los países y las instituciones internacionales han sido insuficientes y tardías. Muchas nubes negras abundan en el horizonte. Las personas temen la pérdida de sus trabajos y, sin duda, muchos trabajos desaparecerán y el futuro será diferente. La organización del trabajo tenderá a ser diferente.

Aparecen futuros dif√≠ciles, sobre todo dada la fragilidad de las econom√≠as de los pa√≠ses. Y si bien el objetivo principal es salvaguardar la vida humana, la gesti√≥n cuidadosa de los gastos no puede dejar de desempe√Īar un papel crucial.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *