Cuanto más tiempo permanecen en el poder los líderes populistas, más radicales se vuelven.





Cuando pas√© un mes en un viaje de investigaci√≥n en India en diciembre de 2014, medio a√Īo despu√©s de que Narendra Modi llegara al poder, los escritores, acad√©micos e intelectuales que conoc√≠ tuvieron una discusi√≥n profunda sobre el futuro de su pa√≠s.





Todos rechazaron a Modi, un ferviente nacionalista hind√ļ, debido a su desd√©n por la constituci√≥n secular india. Pero estaban divididos sobre el impacto que su gobierno probablemente tendr√≠a en las libertades fundamentales que disfrutaban.

Algunos temían que Modi pudiera moverse rápidamente para sofocar cualquier disensión. Otros ignoraron estos miedos, que consideraron exagerados.

Modi hizo un da√Īo considerable a sus primeros cinco a√Īos en el poder, debilitando tanto las libertades de sus cr√≠ticos como las minor√≠as religiosas del pa√≠s. Pero lo peor estaba por venir.

Cuando Modi fue elegido con una mayor√≠a a√ļn mayor la primavera pasada, su gobierno comenz√≥ a tomar iniciativas radicales para desmantelar el secularismo de la Constituci√≥n india; Se puede argumentar que caus√≥ m√°s da√Īo en los primeros meses de su segundo mandato que en los cinco a√Īos anteriores. Algunas de las preocupaciones planteadas sobre Modi que parec√≠an exageradas al final de su primer mandato ahora comienzan a ser prof√©ticas.

Un gran movimiento de protesta ha tomado forma en las √ļltimas semanas para oponerse a medidas tan radicales. En ciudades y universidades de todo el pa√≠s, ciudadanos de todas las religiones han estado protestando contra el gobierno de Modi. Su reacci√≥n ha sido brutal: en algunos estados, el gobierno ha evocado los estatutos de la era colonial para prohibir las reuniones con m√°s de cinco personas. Otros estados han cerrado el acceso a internet. Videos brutales muestran polic√≠as agrediendo a estudiantes sospechosos de protestar contra el gobierno.

Muchos observadores en la India están sorprendidos de que Modi fuera mucho más extremo en su segundo mandato. Pero una comparación realizada con gobiernos populistas de todo el mundo sugiere que India está siguiendo una hoja de ruta predecible de lo que hacen los candidatos a líderes autoritarios cuando son reelectos.





Como ya hemos visto en pa√≠ses como Hungr√≠a, Turqu√≠a y Venezuela, inicialmente los l√≠deres populistas tienen una capacidad limitada para concentrar el poder en sus propias manos. Muchas instituciones clave, incluidos los tribunales y las comisiones electorales, todav√≠a est√°n dominadas por profesionales independientes que no deben su nombramiento al nuevo r√©gimen. Los veh√≠culos de la prensa a√ļn pueden y est√°n dispuestos a denunciar esc√°ndalos, lo que obliga al gobierno a actuar con cierta cautela.

Desde el momento en que estos gobiernos son reelegidos, estas limitaciones en su acci√≥n comienzan a desaparecer. Con la partida de jueces y funcionarios p√ļblicos de pensamiento independiente, los l√≠deres populistas se sienten empoderados para intentar realizar sus sue√Īos desp√≥ticos.

Esta es una advertencia para los Estados Unidos. En su primer mandato como presidente, Donald Trump caus√≥ graves da√Īos al estado de derecho. Aun as√≠, algunas de las predicciones m√°s extremas sobre su regla han sido infundadas hasta ahora. Por ejemplo, la advertencia de Madeleine Albright sobre el inminente fascismo result√≥ ser demasiado dram√°tica.

Quiz√°s es por eso que el miedo y el repudio que impulsaron protestas tan grandes en los primeros meses de 2017 parecen haberse disipado. Muchos estadounidenses hoy asumen que la reelecci√≥n de Trump no traer√° nada peor que cuatro a√Īos m√°s de lo que estamos viendo hasta ahora, terrible, sin duda, pero terrible hoy que ya podemos imaginar.

Pero lo que ha estado sucediendo en India y Polonia debería sorprender a los estadounidenses por la complacencia. El primer mandato de Trump es, en el mejor de los casos, una indicación imperfecta de los horrores que pueden estar acechando en los estadounidenses si logra ganar un segundo mandato.

Esto tambi√©n es una advertencia para Brasil. Con Jair Bolsonaro ahora en el poder por poco m√°s de un a√Īo, es tentador suponer que los eventos de los √ļltimos 12 meses son una indicaci√≥n confiable de lo que se avecina. Pero la trayectoria de otros l√≠deres populistas sugiere que suponer esto ser√≠a un grave error: cuanto m√°s tiempo permanezcan en el poder los l√≠deres populistas, m√°s radicales y peligrosos se volver√°n.

Traductor de Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *