¿Cuánto estamos dispuestos a pagar para salvar el planeta?





Gobiernos, organismos intergubernamentales, inversores y empresas han impulsado en los últimos años diversas iniciativas con el objetivo de contribuir al desarrollo sostenible en temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo (dimensiones designadas de ESG).





Pero, ¿qué podemos hacer la sociedad civil, cada uno de nosotros como ciudadanos, para contribuir a salvar nuestro planeta? Todos debemos contribuir a resolver los retos relacionados con el cambio climático, la erradicación del hambre y la pobreza, el acceso a la educación y la sanidad, el consumo sostenible o la reducción de las desigualdades sociales y de género, entre muchos otros.

Está en nuestras manos solucionar estos problemas. Dos estudios recientes muestran que las personas están dispuestas a contribuir al desarrollo sostenible: los consumidores pagan más para compensar las emisiones de CO2 cuando compran boletos de avión y los trabajadores renuncian a sus salarios para trabajar en empresas más sostenibles.

Un estudio del Bundesbank y la Universidad de Chicago evalúa cuánto están dispuestos a pagar los consumidores para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero que generan sus decisiones de consumo. En concreto, realizaron una encuesta a consumidores en Alemania para saber cuánto están dispuestos a pagar de más en tarifa aérea (al comprar un billete online) para compensar las emisiones de CO2 de su vuelo continental a Palma de Mallorca o intercontinental a Nueva York.

Estos programas de compensación de emisiones de CO2 son bastante comunes entre las aerolíneas. Por ejemplo, TAP utiliza el dinero pagado por los pasajeros para apoyar proyectos de reforestación en Brasil, el proyecto Ecomapuá, que conserva 86.000 hectáreas de bosque tropical en la Amazonía, más específicamente en la isla de Marajó, ubicada en la desembocadura del río Amazonas.

Lufthansa apoya proyectos en Kenia y Madagascar que tienen como objetivo reducir las emisiones de CO2 mediante la distribución de estufas eficientes a las familias o aquellas que usan energía solar en lugar de fuegos de leña (que también causan enfermedades respiratorias), o incluso proyectos de producción de energía renovable (solar y biomasa) en India , Indonesia y Brasil.

Los consumidores en Alemania están dispuestos a pagar 35 € por vuelo para compensar las emisiones (los costos de compensación son 14 € para Mallorca y 84 € para Nueva York). Sin embargo, si reciben información sobre los efectos y formas de mitigar las emisiones de CO2 y el cambio climático, su disposición a pagar aumenta en 15 euros, es decir, hasta los 50 euros.





Un aspecto interesante es que esta disposición a pagar es mayor en las mujeres, en las personas mayores con mayores ingresos, y sobre todo en las personas de ideología política de izquierda que están dispuestas a pagar ¡32 euros más! Estos resultados también ilustran cómo las campañas de información sobre cómo combatir el cambio climático pueden inducir a la acción y al cambio.

Otros estudios muestran que los consumidores están dispuestos a pagar precios más altos por bienes y servicios más sostenibles (¡en tiempos de inflación o crisis como los actuales, esta disposición a pagar más puede desaparecer a medida que la sostenibilidad se convierte en un bien de lujo!).

Otro estudio de las universidades de Róterdam, Ginebra y Estocolmo analiza si los trabajadores en Suecia están dispuestos a renunciar al salario para trabajar en empresas con más preocupaciones ESG. Los resultados indican que los trabajadores aceptan salarios un 10 % más bajos cuando trabajan en empresas de sectores más sostenibles como la salud, la educación y el reciclaje (en lugar de empresas de sectores menos sostenibles como los combustibles fósiles, los productos químicos y el transporte aéreo).

Un aspecto importante es que la comparación salarial se realiza entre trabajadores que son similares en términos de características demográficas, socioeconómicas, habilidades cognitivas y no cognitivas y tipo de ocupación. Esta reducción salarial es aún más acusada en el caso de los trabajadores jóvenes y más cualificados (millennials y generación Z) y ha ido aumentando con el tiempo.

Las empresas más sostenibles aún pueden atraer y retener talento incluso con un salario más bajo. Estos resultados muestran que las políticas de sostenibilidad de las empresas pueden tener efectos beneficiosos en términos de costes salariales y atracción de talento.

Estos estudios muestran que hay esperanza y que las empresas y las personas pueden, con sus acciones y decisiones de consumo y trabajo, contribuir a las metas del desarrollo sostenible. ¡Es posible “hacerlo bien y hacerlo mejor”!

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *