Crece el debate sobre la identidad de los negros





En Hollywood, Harriet Tubman será interpretada en una nueva película por una mujer negra británica, para molestia de algunos estadounidenses negros.





En el censo de los Estados Unidos, se espera que un inmigrante ultranigeriano y un afroamericano sudafricano de bajos ingresos estén en la misma sección.

Cuando muchas universidades estadounidenses se jactan de sus n√ļmeros de diversidad, los estudiantes negros nacidos en el Bronx y Bahamas se cuentan como iguales.

Se está produciendo un intenso debate en las comunidades negras de los Estados Unidos sobre la medida en que la identidad debe ser definida por la herencia africana, o si los vínculos ancestrales con la esclavitud son lo que debería contar sobre todo.

Las tensiones entre los estadounidenses negros descendientes de esclavos e inmigrantes negros de √Āfrica y el Caribe no son nuevas, pero un grupo de agitadores en l√≠nea est√°n tratando de convertir estas diferencias en un movimiento pol√≠tico.

Quieren que las universidades, los empleadores y el gobierno federal den prioridad a los afroamericanos cuyos antepasados ‚Äč‚Äčtrabajaron en cautiverio, y argumentan que las pol√≠ticas de acci√≥n afirmativa originalmente dise√Īadas para ayudar a los descendientes de esclavos en los Estados Unidos se han utilizado ampliamente para beneficiar a otros grupos, incluidos los inmigrantes de los Estados Unidos. √Āfrica y el Caribe.

Los descendientes estadounidenses de esclavos, dicen, deberían tener su propia categoría racial en los formularios del censo y en la matrícula universitaria, y no deberían agruparse con otros que tengan el mismo color de piel pero experiencias de vida muy diferentes.





El grupo, que se llama a s√≠ mismo ADOS, los estadounidenses de la descendencia de la esclavitud, es peque√Īo en n√ļmero, con miembros activos estimados en miles. Pero la discusi√≥n que provocan fluye a trav√©s de conversaciones en todas partes.

Los que adoptan su filosof√≠a se√Īalan las disparidades entre los negros que emigraron voluntariamente a los Estados Unidos y otros cuyos antepasados ‚Äč‚Äčfueron encadenados.

Seg√ļn el Pew Research Center, alrededor del 10 por ciento de los 40 millones de personas negras que viven en los Estados Unidos nacieron en el extranjero, en comparaci√≥n con el 3 por ciento en 1980. Los inmigrantes africanos tienen m√°s probabilidades de tener un t√≠tulo universitario que los negros y blancos nacidos en los Estados Unidos. Unidos

Un estudio de 2007 publicado en el American Journal of Education encontr√≥ que el 41% de los estudiantes de primer a√Īo negros en las principales universidades del pa√≠s eran inmigrantes o hijos de inmigrantes, aunque estos grupos representan el 13% de la poblaci√≥n negra en los Estados Unidos.

En 2017, los estudiantes negros de la Universidad de Cornell protestaron a favor de admitir más "estudiantes negros subrepresentados", que definieron como estadounidenses negros multigeneración en los Estados Unidos. "Hay una falta de inversión en estudiantes negros cuyas familias fueron directamente afectadas por el Holocausto africano en los Estados Unidos", escribieron los estudiantes al presidente de la universidad.

Funcionarios de la universidad dicen que los estudiantes negros de otros países contribuyen a la diversidad del campus, incluso si su admisión no alivia las injusticias de la esclavitud estadounidense.

Muchos grupos de inmigrantes negros también son descendientes de esclavos en otros países.
El productor de cine Tariq Nasheed es uno de los partidarios de la idea de que los descendientes estadounidenses de la esclavitud deben tener su propia identidad étnica.

"Todos los otros grupos, cuando llegan aquí, se esfuerzan por decir: 'Soy jamaicano. Soy nigeriano. Soy de Somalia'", explicó. "Pero cuando decidimos decir 'OK. Somos un grupo étnico diferente', la gente lo ve como algo negativo".

Este a√Īo, respondiendo a las solicitudes de "datos m√°s detallados y desglosados ‚Äč‚Äčsobre nuestra diversa experiencia estadounidense", la Oficina del Censo anunci√≥ que los afroamericanos podr√°n enumerar sus or√≠genes en los formularios del censo por primera vez, no simplemente marcar "negro".

El objetivo de los dos fundadores de ADOS, Antonio Moore, abogado en Los √Āngeles, e Yvette Carnell, ex asesora de parlamentarios dem√≥cratas en Washington, es abordar las frustraciones de los estadounidenses negros aprovechando los cambios demogr√°ficos en el pa√≠s.

Al aceptar su papel de insurgentes, Moore y Carnell celebraron su primera conferencia nacional en octubre y adoptaron como principio fundamental las reparaciones de su plataforma para el brutal sistema de esclavos sobre el que se construyó Estados Unidos.

Su movimiento también se convirtió en un pararrayos de críticas de la izquierda. Su desconfianza hacia los inmigrantes a veces adquiere un tono similar al del presidente Donald Trump. Y el grupo ha atacado ferozmente al Partido Demócrata, instando a los votantes negros a no votar por el próximo candidato presidencial demócrata a menos que él o ella produzca un plan económico específico para la población ADOS del país.

Dichas tácticas han llevado a algunos a acusar al grupo de sembrar la división entre los afroamericanos y a participar en una forma de represión de los votantes, a diferencia de las purgas de los votantes y las iniciativas de división de distrito defendidas por algunos republicanos.

"No votar resultará en otro mandato de Donald Trump", dijo Brandon Gassaway, secretario nacional de prensa del Comité Nacional Demócrata.

Shireen Mitchell, fundadora de Stop Online Violence Against Women, ha estado librando una batalla en l√≠nea con activistas de ADOS durante meses. Mitchell dice que los l√≠deres del grupo est√°n "usando las reparaciones como un arma" para hacer que Trump sea m√°s aceptable para los votantes negros. Otros se√Īalaron que Carnell apareci√≥ una vez en su canal de YouTube con el sombrero "Make America Great Again".

Recientemente, Hollywood se ha convertido en la fuente de gran parte de la frustración en torno a la línea divisoria entre los afroamericanos nacidos en los Estados Unidos y los inmigrantes negros. Cuando la actriz negra británica Cynthia Erivo fue contratada para interpretar a la abolicionista Harriet Tubman, el elenco sufrió ataques inmediatos. Del mismo modo, el cineasta Jordan Peele fue criticado por contratar a Kenyan Lupita Nyong'o y Daniel Kaluuya, británicos, para interpretar personajes afroamericanos en sus películas.

Moore, de 39 a√Īos, y Carnell, de 44, dicen que no son chivos expiatorios negros, ni intentan desviar a los votantes negros. Dicen que solo est√°n exigiendo algo concreto de los dem√≥cratas a cambio de votos, y est√°n tratando de crear conciencia sobre las dificultades econ√≥micas de muchos estadounidenses negros.

Carnell también fue criticado por servir en la junta de Progresistas para la Reforma de Inmigración, un grupo antiinmigrante que recibió fondos de una fundación vinculada a John Tanton, citado como la fuerza detrás del movimiento nacional nativista para el Centro de Leyes de Pobreza del Sur.

Un boletín de septiembre de Progressives for Immigration Reform elogió la creciente influencia política de ADOS y lo llamó "un movimiento que comprende el impacto que la inmigración sin restricciones ha tenido en los trabajadores más vulnerables de nuestro país".

Este verano, ADOS provoc√≥ una ola de cr√≠ticas despu√©s de que Carnell se quej√≥ de que la senadora dem√≥crata de California, Kamala Harris, se postul√≥ para la presidencia como candidato afroamericano, pero no present√≥ una agenda para los negros. Se√Īal√≥ que Harris es la hija de un indio y un jamaicano. Los cr√≠ticos acusaron r√°pidamente a Carnell de nativismo y xenofobia.

Y mientras Carnell y Moore dicen que ADOS es un movimiento no partidista, su hashtag fue utilizado por conservadores que apoyan a Trump.

"Me gusta #ADOS", escribió la comentarista conservadora blanca Ann Coulter en Twitter. "Pero creo que debería ser #DOAS: descendientes de esclavos estadounidenses. No esclavos haitianos, ni esclavos marroquíes".

En la conferencia en Kentucky, los partidarios se opusieron a la idea de que eran antiinmigrantes o adherentes a la agenda del presidente. "No somos xen√≥fobos", dijo Mark Stevenson, director de la marina, quien dijo que recientemente fund√≥ una secci√≥n de ADOS en Columbus, Ohio. "Si le preguntas a un latino cu√°l es su herencia, √©l dir√° que es puertorrique√Īo, dominicano o cubano. Esta es nuestra herencia", agreg√≥. "No veo el problema".

Traductor de Luiz Roberto Mendes Gonçalves

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *