Crece el conflicto con los radicales isl谩micos en Mozambique y ya involucra a 6 pa铆ses





Im谩genes del patrullero sudafricano SAS Makhanda frente a las costas de Mozambique y la llegada, el pasado fin de semana, de una columna de veh铆culos blindados Casspir, que alguna vez fueron utilizados por el r茅gimen del apartheid contra los manifestantes, marcaron el inicio de una nueva etapa en la lucha. contra los radicales isl谩micos en la provincia de Cabo Delgado.





El conflicto que comenz贸 en 2017, que ya ha causado la muerte de 3.000 personas y el desplazamiento de 800.000 en el norte de Mozambique, ha adquirido ahora caracter铆sticas regionales.

Al menos cinco pa铆ses africanos han enviado tropas a Mozambique o est谩n en proceso de hacerlo, aumentando la escala del enfrentamiento y los riesgos involucrados.

Ubicado en el extremo norte de la ex colonia portuguesa, Cabo Delgado es hist贸ricamente una regi贸n pobre y aislada que parec铆a haber ganado el premio gordo hace diez a帽os con el descubrimiento de vastos dep贸sitos de gas natural en alta mar.

Sin embargo, como sucede habitualmente en 脕frica, la riqueza mineral ha tra铆do consigo m谩s inestabilidad.

En el caso de Mozambique, esto dio lugar al surgimiento de la facci贸n Ansar al-Sunna (‘defensores de la tradici贸n’), que agrupa a unos 3.000 combatientes y afirma tener v铆nculos con el Estado Isl谩mico.

En marzo de este a帽o, el grupo realiz贸 su acci贸n m谩s audaz, en la ciudad de Palma, utilizada como base por varios trabajadores extranjeros. El ataque dej贸 decenas de muertos y provoc贸 la suspensi贸n de operaciones de la empresa francesa Total, que posee la concesi贸n de exploraci贸n de gas.





Tambi茅n gener贸 una reacci贸n del gobierno de Mozambique, que revirti贸 su desgana inicial y finalmente pidi贸 ayuda internacional.

鈥淎l principio, el gobierno de Mozambique trat贸 el tema como un caso de bandidaje com煤n, de perturbadores del orden que ser铆an r谩pidamente derrotados. Hubo cierta ingenuidad, pero los hechos terminaron imponi茅ndose, porque la situaci贸n se complic贸 鈥, dice Salvador Forquilha, quien investiga el tema en el Instituto de Estudios Econ贸micos y Sociales (Iese), en Mozambique.

La acci贸n multinacional involucra a cinco pa铆ses, adem谩s de Mozambique. Cuatro de ellos forman parte de una fuerza estabilizadora de la SADC (Comunidad de Desarrollo de 脕frica Meridional), un bloque regional.

Est谩 dirigido por Sud谩frica, que proporciona el contingente m谩s grande (1.500 hombres) y la mayor parte del equipo militar pesado. Por ahora, Zimbabwe, Botswana y Angola tambi茅n forman parte de esta fuerza. Tambi茅n hay informaci贸n no oficial de que las tropas de Tanzania ya estar铆an operando en territorio de Mozambique.

Para agravar el panorama, hay mil hombres m谩s enviados por Ruanda, que operan fuera de la cadena de mando de la fuerza de la SADC, despu茅s de una negociaci贸n bilateral con el gobierno de Mozambique.

Adem谩s, los equipos militares de Estados Unidos y la Uni贸n Europea brindan capacitaci贸n a las Fuerzas Armadas de Mozambique. El gobierno tambi茅n contrat贸 mercenarios rusos y sudafricanos para ayudar a combatir a los rebeldes, que te贸ricamente ya se han ido pero se sospecha que permanecen activos.

芦Si no hay coordinaci贸n entre estas diferentes fuerzas, la operaci贸n se convertir谩 en un desastre禄, dice Jasmine Opperman, una analista de defensa sudafricana que ha estado siguiendo la crisis.

Se dice que las tropas de Ruanda est谩n financiadas por Francia, aunque no hay confirmaci贸n de los gobiernos involucrados.

Con experiencia en misiones de mantenimiento de la paz en el continente y reputaci贸n de profesionalismo e impetuosidad, los ruandeses fueron los primeros en llegar. Afirman que ya han asegurado la circulaci贸n en 谩reas que anteriormente se hab铆an apoderado de los radicales y han matado a decenas de ellos en combate.

La misi贸n de la SADC, por otro lado, ha procedido m谩s lentamente y afirma que permanecer谩 durante solo tres meses, lo que los analistas encuentran completamente poco realista.

鈥淐on respecto a las carreteras y las zonas fronterizas, es posible un control m谩s r谩pido, pero para derrotar a los insurgentes hay que adentrarse en el monte, y eso no es f谩cil. No es algo que dure menos de un a帽o 鈥, dice Opperman.

Los radicales adoptan t谩cticas y m茅todos de guerrilla consagrados por otros terroristas, como las explosiones y la decapitaci贸n de civiles y militares.

A pesar de esto, dice Alex Vines, experto del think tank brit谩nico Chatham House, es una exageraci贸n verlos solo como una extensi贸n de otros grupos isl谩micos.

鈥淓sta rebeli贸n tiene menos que ver con el yihadismo y m谩s con cuestiones pr谩cticas, como la falta de derechos de la poblaci贸n鈥, dice Vines. 芦El supuesto v铆nculo con el Estado Isl谩mico es otra forma de que los militantes obtengan atenci贸n mundial禄.

Seg煤n 茅l, el norte de Mozambique est谩 culturalmente muy cerca de regiones de 脕frica central, con una fuerte tradici贸n isl谩mica.

鈥淐abo Delgado se encuentra en un extremo del llamado ‘corredor Swahili’, con conexiones personales y culturales que se extienden hasta Somalia. Es una regi贸n de influencia isl谩mica, pero no necesariamente radicalizada 鈥, dice Vines.

Estima que m谩s del 90% de los combatientes son mozambique帽os o provienen de Tanzania, pa铆s que limita con Cabo Delgado. Un pu帽ado solo vendr铆a de otros pa铆ses o del Medio Oriente.

鈥淧or otro lado, si el conflicto se expande, Cabo Delgado podr铆a comenzar a atraer a j贸venes radicalizados de otras partes del mundo, como sucedi贸 con Irak y Siria en los 煤ltimos a帽os鈥, dice el investigador.

El escenario de una guerra regional interminable, que involucra a cada vez m谩s pa铆ses, no es el m谩s probable en este momento, dicen los analistas. 鈥淟os pa铆ses africanos no tienen los recursos para permanecer en Cabo Delgado indefinidamente鈥, dice Opperman.

Solo Sud谩frica estim贸 su gasto en alrededor de R $ 350 millones, cuenta que ha sido objeto de cr铆ticas internas en el pa铆s.

A pesar de esto, la valoraci贸n por ahora es que es necesario luchar contra el radicalismo isl谩mico antes de que crezca y se convierta en otro foco de inestabilidad en el continente.

El proyecto de extracci贸n de gas solo en Cabo Delgado est谩 valorado en US $ 20 mil millones y no se espera que se reanude.

Adem谩s, alrededor de 1 mill贸n de personas necesitan ayuda humanitaria como resultado del conflicto, seg煤n el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

鈥淓xiste el riesgo de que el radicalismo isl谩mico se extienda por el sur de 脕frica. En los atentados llevados a cabo en Cabo Delgado, ya ha habido indicios de la presencia de ciudadanos sudafricanos 鈥, dice Forquilha.

Seg煤n 茅l, incluso si se controla la insurgencia, la tensi贸n en la regi贸n no deber铆a desaparecer de inmediato.

鈥淭odo indica que tendremos una zona con una especie de violencia end茅mica, como ocurre en el este de la Rep煤blica Democr谩tica del Congo. Y ojal谩 el grupo no se rompa, porque eso complicar谩 mucho la pelea 鈥, dice la investigadora.

El gobierno de Mozambique, que tiene unos 4.000 soldados operando en la regi贸n, ha adoptado una estrategia que combina el uso de la fuerza y 鈥嬧媗os gestos diplom谩ticos.

En un discurso a finales de julio, el presidente Filipe Nyusi agradeci贸 la presencia de tropas extranjeras y prometi贸 mantener las operaciones de combate hasta derrotar a la insurgencia.

Al mismo tiempo, el expresidente Joaquim Chissano (1986-2005), un l铆der que a煤n es bastante influyente en el pa铆s, propuso que en alg煤n momento se entablen negociaciones con los radicales.

鈥淓s probable que a corto plazo la situaci贸n se calme. Pero la gran pregunta es: una vez que el polvo se asienta, 驴qu茅 impide que el problema vuelva a aparecer? 鈥, Dice Vines.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *