Covid-19, el acelerador inesperado de soluciones sin efectivo





El nuevo coronavirus ha sacudido ciertos hábitos de la sociedad y nos ha cerrado en casa. Puede que el virus no haya creado nada nuevo, pero levantó el velo del escepticismo que se cernía sobre el uso de la tecnología y facilitó el ajuste de los comportamientos para minimizar los riesgos de contagio. Quizás la adaptación más sustancial al encierro haya pasado por el mundo del trabajo. Confinados en casa, aquellos que podrían encontrar, por necesidad, una (nueva) forma de trabajar en herramientas de teletrabajo. Los equipos Zoom o Microsoft, entre muchas otras opciones, ya existían, pero hasta Covid-19 el status quo de la reunión cara a cara nunca había sido cuestionado como en tiempos de pandemia.





En términos de métodos de pago, también se tomaron medidas para mitigar el riesgo de contagio. A finales de marzo, el sistema bancario nacional, junto con el Banco de Portugal (BdP) y SIBS, aumentó el límite para pagos con tarjeta sin contacto de 20 euros a 50 euros. La iniciativa quería alentar los pagos con tarjeta a expensas del dinero físico. Y un decreto ley del gobierno estableció que, hasta el 30 de junio, los comerciantes que ofrecen TPA no pueden rechazar o limitar la aceptación de tarjetas para el pago de bienes o servicios, independientemente del valor de la transacción.

“Los pagos se mantienen al día con las tendencias de digitalización, a saber, la libertad de hacerse en cualquier lugar y en cualquier momento. Durante este período, el Gobierno creó medidas legislativas para facilitar y alentar el uso de medios de pago electrónicos ”, dice Madalena Cascais Tomé, CEO de SIBS, la compañía que administra la red Multibanco y creó MB Way.

Pero post-Covid es un gran signo de interrogación. Desde el retorno a la «normalidad» hasta el retorno a la «anormalidad», como se ha dicho en la plaza pública, lo único que se da por sentado es que no sabemos cómo será el mundo si se vacuna contra la pandemia.

Los medios de pago no pueden escapar a esta incertidumbre. Para consolidar su digitalización «ahora es necesario dar el siguiente paso», subraya Madelena Cascais Tomé, es decir, «eliminar la naturaleza temporal de estas medidas y comenzar el proceso que conducirá a la aceptación universal de los pagos electrónicos».

Revolut Portugal, a su vez, se sumergió en una sociedad sin efectivo sin dudarlo. Para Ricardo Macieira, gerente de país de Revolut Portugal, estamos pasando por «esos momentos decisivos».

«Esta certeza se ha consolidado durante mucho tiempo de que estamos avanzando hacia un futuro marcado por la progresiva desmaterialización del dinero», dice el líder de fintech. Y enfatiza: “No tengo dudas de que esta pandemia ha traído la certeza de que el dinero físico, tal como lo conocemos, es obsoleto y que nos estamos moviendo hacia sociedades progresivamente sin efectivo. Las personas hicieron menos retiros, hicieron más compras en línea, usaron más tarjetas virtuales y desechables que ofrecen mayor seguridad, como pagos sin contacto por razones de higiene y salud pública. Nada volverá a ser exactamente como antes y la forma en que vemos y usamos el dinero ha cambiado y continuará cambiando frente a esta nueva realidad ”.





Covid-19 llevó a muchas personas a descargar la aplicación del banco a su teléfono móvil o usar la banca en casa por primera vez. Acostumbrado a ver de cerca la innovación, João Freire de Andrade, director ejecutivo de BiG Start Ventures y fundador de Portugal Fintech, dice que «no hay duda de que el encierro ha acelerado varios hábitos digitales», como comprar en línea.

“Para esto, muchas personas instalaron aplicaciones de pago por primera vez o utilizaron este tipo de medios en un proceso de compra. Este efecto se sintió no solo por los compradores sino también por los vendedores. Muchos no tuvieron viajes de compras digitales hasta hoy, lo cual fue un factor que también retrasó la propagación de este tipo de servicio ”, explica.

Más MB Way y más Revolut durante la pandemia
Helder Rosalino, director del Banco de Portugal (BdP), reveló recientemente cómo la digitalización de los pagos ha entrado en la vida cotidiana portuguesa, a pesar de la reducción «sin precedentes» en los pagos con tarjeta.
En un artículo de opinión en el periódico «Eco», el administrador de BdP declaró que en los primeros meses del año, las compras realizadas con tarjetas sin contacto aumentaron en un 60% y las compras en línea crecieron un 11% en comparación con el mismo período del año pasado.

SIBS Analytics, por otro lado, descubrió que, durante el estado de emergencia, las compras en la tienda cayeron un 50% en comparación con enero y febrero, «con cierta recuperación a una caída del 30% en las últimas dos semanas, después del comienzo de la deflación», explica Madalena Cascais Tomé.

Hoy, MB Way tiene 2,4 millones de consumidores, además de registrar un aumento en su uso. «Los datos de la última semana muestran que las compras en la tienda con MB Way alcanzaron el valor más alto, 45% por encima del promedio de compras registradas antes del primer caso de infección y 13% por encima de la semana anterior», subraya el CEO de SIBS .

«Covid-19 trajo cambios innegables en los hábitos de consumo de los portugueses», dice Madalena Cascais Tomé.
El fortalecimiento de la digitalización de los pagos, y la banca, no se vio afectado por el virus. Durante la pandemia, Revolut Portugal continúa creciendo, aunque a una «tasa ligeramente más baja en los meses de encierro», dice Ricardo Macieira. Pero, año tras año, el crecimiento fue mayor este año, en un momento en que Revolut Portugal ya tiene alrededor de 500 mil usuarios.

El gerente de país de Revolut Portugal anticipa que “a fines de junio podremos hacer oficiales a medio millón de clientes en nuestro país. En diciembre de 2018 tuvimos 98 mil usuarios, y el crecimiento en el último año y medio fue muy fuerte, independientemente de la pandemia ”.

En Fintech House, las nuevas empresas que impulsan diariamente al sector financiero por la innovación sintieron un «gran freno», porque sus clientes, bancos y compañías de seguros, se estaban adaptando al teletrabajo, explica João Freire de Andrade.

Sin embargo, las fintechs no se detuvieron y «la adaptación de sus soluciones fue muy rápida». “Las soluciones variaron, desde dar acceso rápido a los métodos de pago más diversos, como es el caso de Switch, hasta soluciones biométricas para abrir una cuenta, como es el caso de LOQR, o soluciones de facturación digital, como InvoiceExpress. Hubo casi 50 fintechs que ofrecieron sus servicios adaptados al contexto actual ”, dice el fundador de Portugal Fintech.

¿Vamos a entrar en un nuevo paradigma en la forma en que usamos el dinero? Todavía se desconoce, pero SIBS «ve una economía cada vez más digital, en la que el dinero, en su formato físico, tiende a ser menos relevante, fomentando una sociedad progresivamente más sin efectivo», enfatiza Madalena Cascais Tomé.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *