Corte Suprema de EE.UU. juzga acciones que determinarán el futuro de las redes sociales





La Corte Suprema de Estados Unidos comienza este lunes (26) a juzgar dos acciones que determinarán el futuro de las redes sociales. El máximo tribunal de Estados Unidos analizará acciones que impugnan leyes aprobadas en 2021 en Texas y Florida para, según legisladores, combatir la supuesta censura impuesta por las big tech a las voces conservadoras.





La ley de Florida prohíbe a las redes sociales prohibir candidatos a cargos políticos y «ocultar» sus publicaciones. La ley de Texas impide que las empresas discriminen a los usuarios por sus «puntos de vista». Está en juego la capacidad de las redes sociales para moderar contenidos.

Es decir, la Corte Suprema decidirá si Facebook, YouTube, X y TikTok se parecen más a teléfonos, ferrocarriles o periódicos.

El tribunal puede aceptar el argumento de los gobiernos de Texas y Florida de que las redes sociales son empresas de beneficio público que brindan servicios esenciales y deben servir a todos los ciudadanos por igual, sin discriminación, de la misma manera que un ferrocarril no puede impedir que una persona viaje en tren debido a su posición política y una compañía telefónica no pueden bajar el volumen de llamadas que realizan personas que tienen determinadas características.

Si esto ocurre, se podría impedir a las empresas eliminar publicaciones, por ejemplo, de personas que niegan la eficacia de las vacunas o que cuestionan la existencia del Holocausto.

El tribunal también podría ir en la dirección opuesta y decidir que las redes sociales no son un servicio de utilidad pública porque los usuarios tienen opciones: si no les gusta X, pueden recurrir a redes como Truth Social o Gab, por ejemplo. En otras palabras: en este escenario, las cadenas funcionan como periódicos, que tienen derecho a tomar decisiones editoriales sobre qué contenidos transmitirán —o no— y qué tan destacado darán a cada noticia. En este caso, pueden eliminar vídeos que promuevan la anorexia o el suicidio y elogien a Adolf Hitler, contenidos que no son necesariamente ilegales, pero que violan las normas de uso de las plataformas.





Los casos ante la Corte Suprema son otra manifestación más de la polarización en Estados Unidos. Las leyes de Texas y Florida suponen que las redes sociales censuran a los conservadores, discriminan a los políticos de derecha y promueven contenidos más progresistas.

La legislación de Florida, promulgada en mayo de 2021 por el gobernador Ron DeSantis, fue una respuesta directa a la suspensión de Donald Trump del entonces Twitter y Facebook. El ahora expresidente fue vetado de las redes por difundir contenidos que incitaban a la violencia y que habrían contribuido a los ataques al Capitolio del 6 de enero de 2021, en los que sus seguidores intentaron revertir el resultado de las elecciones presidenciales de 2020, que dieron la victoria a Joe Biden. . La invasión dejó 5 muertos en Washington y es considerada el ataque más grave a la democracia estadounidense en su historia moderna.

«Muchos en nuestro estado ya han sufrido la censura y otras tiranías en Cuba y Venezuela. Si los censores de las Big Tech aplican sus reglas de manera inconsistente para discriminar a favor de la ideología dominante de Silicon Valley, ahora tendrán que rendir cuentas», dijo DeSantis en el momento de la sanción.

Además de prohibir el «desplatforming» de candidatos, la ley exige que cada empresa publique los criterios utilizados para moderar el contenido y también permite a los ciudadanos de Florida demandar a las grandes tecnológicas.

Tres días después de que el gobernador aprobara la ley, NetChoice, una asociación que agrupa a empresas como Meta, Google y TikTok, presentó una demanda pidiendo que se suspendiera la legislación. El argumento es que viola la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que protege la libertad de expresión; en este caso, la libertad de las empresas privadas de decidir qué expresión permiten o no, sin interferencia del gobierno.

«Se trata de un ataque frontal a la Primera Enmienda y una intervención gubernamental en el libre mercado de ideas, algo que sería impensable para los medios tradicionales, librerías y bibliotecas», afirmó la entidad. «Así como Florida no puede decirle al New York Times qué editoriales publicar o Fox News qué entrevistas transmitir, no puede decirle a Facebook o YouTube qué contenido difundir».

La administración Biden, que normalmente impulsa una mayor regulación de las grandes tecnologías, esta vez se puso del lado de las plataformas.

Después de que un tribunal de distrito emitiera una orden judicial que suspendía la aplicación de la ley, el fiscal general de Florida apeló ante el Tribunal de Apelaciones, que confirmó la orden judicial, lo que llevó al estado de Florida a apelar ante la Corte Suprema.

La ley de Texas se promulgó en septiembre de 2021. Prohíbe la censura basada en el punto de vista o la ubicación del usuario. «Al igual que las compañías de telégrafos de antaño, los gigantes de las redes sociales utilizan su control sobre la plaza pública moderna para dirigir y amordazar el debate público», dijo el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, afiliado al Partido Republicano.

Menos de dos semanas después de la aprobación de la ley de Texas, NetChoice presentó una nueva demanda impugnándola, también basada en la Primera Enmienda. Un tribunal de distrito bloqueó la ley, pero Paxton apeló y un tribunal de apelaciones restableció la ley. La entidad que representa a las empresas apeló ante el Tribunal Supremo.

Los magistrados de la Corte Suprema comenzarán a escuchar los argumentos orales este lunes, pero la decisión final no se espera hasta junio o julio. Cualquiera que sea el veredicto, afectará la regulación de Internet en general.

Si deciden respetar las leyes, esto restringirá en gran medida la capacidad de las empresas para moderar el contenido y podría hacer que las redes sociales sean aún más tóxicas.

Si se considera que las empresas no son de beneficio público o que las leyes violan la libertad de expresión de las plataformas, se podrían hacer inviables muchos otros intentos de regular las grandes tecnológicas.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *